Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas
» Muy buenas!
Jue Abr 30, 2015 3:40 am por Kenta

» Ethernia Ehlysea {Afiliación Élite}
Dom Mayo 25, 2014 7:56 am por Invitado

» Foro RPG Naruto (Élite) (caida de botones)
Dom Mayo 25, 2014 6:04 am por Invitado

» holau gente ^^
Lun Mayo 12, 2014 6:03 am por taider kend

» Foro RPG Naruto (Élite)
Sáb Mayo 03, 2014 7:20 am por Invitado

» School of devil way [Elite]
Dom Mar 23, 2014 7:39 am por Invitado

» Attack On Titan ;; Reapertura [Cambio de Botón - Normal.]
Mar Ene 14, 2014 1:09 pm por Invitado

» Anime Rol [Élite]
Dom Dic 08, 2013 3:51 pm por Invitado

» I Want Candy! {Invitación}
Lun Nov 11, 2013 9:54 am por Invitado

» Homines Hortum || Élite [Yaoi]
Dom Oct 20, 2013 2:42 pm por Invitado

Miembros del Staff
Bleach Legend StoryDarkest Night: El foro de rol de DC Comics Never AfterHeart BlackBleach: Shadow Of SeireiteiCity of HorrorKikanKikan Sword Art Online (SAO)Mariollette Empire ~ ROLTrono de Poniente Nova Orbis











Recordatorio: El tamaño de los botones deberá ser obligatoriamente de 40x40
Shiki Topsite! Sekai Anime Top List  Kuroi Bara Lista Top  Lista Top Onigroup ROLTop4Us BRA Topsite Roleplay Monster
Este skin ha sido diseñado por Deimos y modificado por el Staff de Souls&Swords por lo que la copia o distribución de los códigos está prohibida. El código de algunas descripciones pertenece a Remember. Agradecimientos a Haru por compartir el código de la portada con nosotros.




Antiguas Espadas de Hueco Mundo

Ir abajo

Antiguas Espadas de Hueco Mundo

Mensaje por Rey Espíritu el Vie Mayo 10, 2013 11:12 pm



Alina Moonlight - 1ª Sección:

De carácter frío y soberbio, Alina siempre gustó de regocijarse en el hecho de que ella fue la primera. La Primera Espada.

Su historia se remonta a la misma fundación del Amanecer, al inicio de los procesos de arrancarización. Se desconoce si Marcus había estudiado o practicado este proceso con otros especímenes anteriormente; pero podría decirse que Alina fue la primera criatura que el Espada 0 arrancarizó y puso bajo su mando. De inmediato, Marcus la nombró Espada, su primera Espada, viendo que su poder, en aquel entonces, eclipsaba al de la mayoría de criaturas salvajes de Hueco Mundo. Y por muchos años, la sentó a su diestra, y delegó en ella la tarea de mantener el orden entre las huestes del Amanecer.

Alina, orgullosa e imperante, cumplió con sádica mano de hierro con su cometido, discriminando siempre, a su torcido juicio, entre los “elegidos” y la “masa”. Para ella, sólo los elegidos, los destacados en la jerarquía del Amanecer podían merecer mínimamente sus respetos. El resto, simplemente, era basura hollow prescindible, y así lo hacía llegar con sus castigos extremos y excesiva severidad. Pero pronto, Alina Moonlight perdió el norte de su cometido, y se dejó llevar por el salvajismo y la sed de sangre de su interior. Su justicia acabó por teñirse de sangre, y sus condenas, fuera cual fuera el delito, siempre eran la muerte.

Llegados a un punto, se tuvo que forzar a muchos de los nuevos arrancars a ponerse bajo las órdenes de Alina, pues nadie deseaba hacerlo voluntariamente. Cada día, y más si la Espada no encontraba un objetivo para su justicia en el Amanecer, Alina ejecutaba, por mero capricho, a miembros de su propia Fracción, a quienes devoraba delante del resto a modo de “advertencia” para el futuro.

Pese a todo, y en contra de lo que ella misma hubiera aceptado jamás, Alina nunca fue más que eso: la primera. Tras de ella, generaciones de nuevos arrancar fueron engrosando las filas del Espada 0. Cada vez más numerosos…y cada vez más perfectos. Pronto, Marcus encontró otros especímenes más poderosos de lo que Alina había sido, y dispuestos a ponerse bajo su mandato y liderazgo. Pronto llegaron los demás Espadas, más poderosos y sedientos de poder…

Aún así, Marcus no se deshizo de su primera creación. La mantuvo como Espada, y conservó su labor como mano ejecutora de la “justicia” en el Amanecer. Porque posiblemente hubiera algunos pocos arrancars más fuertes que ella; pero el Espada 0 nunca llegó a engendrar a una criatura más leal y fervorosa que la primera. La Primera Espada. Alina Moonlight…








Drako Blackgod - 2ª Sección:

El Espada de la Segunda Sección era uno de los altos cargos de Hueco Mundo de mayor inteligencia de todos los reclutados por Marcus. Y no solo eso, además era un magnífico guerrero, pues respetaba más que nadie las reglas de la batalla. Podríamos hablar de él como un gran amante de la guerra, así como de las palabras filosóficas. Era habitual encontrarlo en compañía de otros espadas que le observaban sin entender muy bien lo que les estaba diciendo. Pese a esta salvedad, era tal la sapiencia que desprendía su persona, que era admirado por muchos, incluso por sus peores enemigos y detractores. Pues sus modos reflexivos y su forma analítica de meterse en las batallas eran dos grandes virtudes que escaseaban en el Hueco Mundo de aquella época pasada.

Como murió, aún a día de hoy, algo incomprensible, nadie puede entender que ocurrió exactamente. Pues durante la famosa batalla, actuó de un modo que poco o nada tenía que ver con su habitual carácter táctico. Ni él mismo se veía en aquella locura e impulsividad que le costó la vida a manos del capitán del Noveno Escuadrón. Al parecer fue su propio asesino el que le hizo ver las cosas de otra manera, porque los que sobrevivieron cuentan que tras tener una larga conversación con él, sus movimientos se volvieron dispares, predecibles e irreflexivos. De ahí su muerte.

Casi todos los miembros de su sección le adoraban como a una divinidad, pues no dejaba de ser un buen líder. Algunos estaban a su lado por simple veneración, pero otros tenían cuentas que saldar con el extraño arrancar y habían decidido quedarse a su lado.

Era de sobras conocida la faceta – algo sorprendente, a decir verdad- de conquistador de Blackgod. Al parecer mantuvo relaciones íntimas con algunos de sus subordinados, así como con arrancars de otras secciones. No era raro ver a diferentes arrancars penetrar en su despacho y no salir en días. Eran varias las habladurías que había al respecto. Pero nunca nadie osó levantar la voz contra el extraño Drako Blackgod.

Otra de las características que llamaban la atención de la Espada era su capacidad para anexionarse a otros arrancars con cualidades. Entre sus filas siempre podía encontrase un joven prometedor o alguien al que habían desahuciado y con él, recuperaba su esplendor perdido. De ahí que sus subordinados no dudasen de sus decisiones, solían ser más que acertadas.








Lillian - 3ª Sección:

“No recuerdo como me llamaba antes, aunque tampoco me importa. No necesito tener un apellido como el resto de los mortales. Porque yo soy El Cerebro del Universo y el resto dejó de tener sentido cuando me di cuenta de esta gran verdad. Vosotros también deberíais saberlo ya”. Estas eran las frases más recordadas que la extravagante Lillian dijo a lo largo de su reinado en la Tercera Sección de Hueco Mundo. Nadie tenía muy claro de donde había sacado aquello ni a cuento de qué lo decía cada vez que tenía ocasión. Así como su verdadera identidad (conocida únicamente por unos pocos) pero no dudaban que su trastornada personalidad algo tuviera que ver con eso.

La pequeña- pues su aspecto era el de una siniestra niña con uniforme de colegio perennemente manchado de sangre- era sin lugar a dudas, el miembro más insano y sádico de todo Hueco Mundo, llegando a rozar el masoquismo con los extraños experimentos que llegaba a hacer en su propio cuerpo. Desde la zanpakutoh que se había implantado en el brazo derecho, hasta cambios en su organismo interno que nadie llegaba a comprender. Y lo peor de todo era que cuando ya estaba cansada de experimentar en su pequeña anatomía, tomaba a cualquiera de su sección que pasase por allí y se dedicaba a “jugar” con él. Si el desdichado sobrevivía, seguramente lo haría de un modo que poco o nada tendría que ver con su anterior existencia.

En la batalla decisiva, ocupó un lugar medianamente seguro en la retaguardia, pero cuando el combate se volvió más cruento no tuvo más remedio que enfrascarse en él. Resultó muerta a manos de la capitana del décimotercer escuadrón. Pese a ser tan macabra como sanguinaria no dejaba de ser demasiado joven y pese a haber esquivado varios golpes mortales y a sus inteligentes contraataques nada pudo hacer y cayó en las Arenas de Hueco Mundo, como un peso muerto.

Tras su muerte, los que sobrevivieron de su sección, respiraron tranquilos. Se habían acabado los experimentos y las torturas. Algunos de los que quedaron allí aún sentían los extraños anclajes en su carne, esos que la Espada les había obligado a llevar por simple capricho personal. Lillian siempre había dado miedo.








Alastor McGravian - 4ª Sección:

Uno de los más miembros con más fuerza bruta de toda la corte de Marcus, sin lugar a dudas. Competía con este título con el también Espada, Raven Grand, pero nunca se decidió quien de ellos era más poderoso, estaban bastante igualados.

Alastor era uno de los Espadas más completo en lo que a técnicas de lucha se refiere. No solo tenía poder físico (era uno de los subordinados de Marcus de mayor tamaño) sino que también combinaba éste con una sorprendente velocidad para alguien de semejantes proporciones. Era, en definitiva, un Espada muy completo en las batallas. Era un luchador que mezclaba todo tipo de técnicas en su estilo, por ello el líder del Amanecer lo tenía en tan alta estima.

Gracias a todo esto, durante el combate decisivo entre los shinigamis y los arrancars, acabó con la vida del capitán del Segundo Escuadrón, el joven Izuke Raito. Con el desprevenido muchacho usó una de sus poderosas técnicas, con “Laberinto del Minotauro” mareó al chico y lo venció. Aunque el joven le dio toda la guerra que pudo y más, porque aunque fue incapaz de llegar a la velocidad del temible arrancar, tuvo las agallas y la capacidad para dejarlo bastante malherido. El enorme arrancar, al parecer, tuvo más tarde un segundo encuentro tras el cual nada más se supo de él. Todos pensaron que había muerto.

Alastor era un arrancar bastante respetado por muchos de los espadas y arrancars, pues era muy poderoso, tenía un poder realmente apabullante. Otros, sin embargo sentían cierto odio por él, a fin de cuentsa era uno de los favoritos del espada “0” y eso producía las inquinas de muchos. Pese a ser una persona importante para Marcus y a su gran tamaño, el Espada era bastante amable y atento con los que tenía a su alrededor. Aunque aquello no dejaba de ser una máscara, una fachada que le convenía presentar frente a los demás. El cuarto Espada no estaba nada de acuerdo con muchas de las decisiones que se tomaban en el Amanecer, y por eso decidió traicionar a la mano que le había dado de comer hasta ese momento.

No murió, como les hizo crear a todos, durante la guerra contra los shinigamis. Escapó y se ocultó en una zona bien alejada del palacio del Espada “0” para crear su propia facción en contra del señor de Hueco Mundo. A base de insistir, entrenar y reclutar a arrancars, ha obtenido un ejército bastante decente con el que pretende sacar a Marcus del trono por la fuerza. La batalla está a punto de comenzar y son muchos los que van a participar en ella.

Definitivamente, Alastor es un arrancar que da de qué hablar.








Rave Grand - 5ª Sección:

Comparar al espada de la Quinta Sección, Raven Grand, con un animal con demasiado poder pero ninguna inteligencia para administrarlo, no sería desacertado. Porque a grandes rasgos, eso es lo que era el temible Raven Gran, una criatura poderosa, letal, pero de limitadas percepciones mentales y capacidades emocionales. Tal era el caso, que en más de una ocasión, el arrancar había llegado a perder la conciencia y a actuar de manera impulsiva y sicótica. Cuando esto ocurría, el único que era capaz de detenerle era el otro arrancar que competía con él por ser el más fuerte, Alastor. Con el Espada de la Cuarta Sección tenía una extraña relación de amistad. Pues solían pelear casi todo el tiempo. Raven se sentía superado por cualquier tipo de actividad social que tuviera que llevar a cabo, era incapaz de explicar lo que quería, de modo que el único modo que encontraba para hacerlo era mediante la violencia.

En el desierto de Hueco mundo peleó contra la capitana del tercer escuadrón dándole muerte en un combate singular, lleno de emociones fuertes y espectáculo, ya que ambos se mantuvieron a la altura de la situación dejando en claro por que fueron elegidos entre tantos para ocupar sus puestos. Muy a pesar de lo que parecía por su aspecto y sus manetas brutales, Raven mostró una gran habilidad en batalla al ser de los pocos que dejaba ver a través de su furia irracional sus pensamientos y emociones. Tras innumerables combates, exhausto y con varias heridas salió del campo de batalla para morir como los robles, erguido, terminando como una estatua hecha por la memoria de tantas personas que nunca terminaron de morir del todo, porque serían muchos los que los recordasen.

Grand siempre fue un incomprendido por casi todos los de Hueco Mundo. Las únicas personas que le tenían en cierta estima eran Marcus (le gustaba contar en sus filas con alguien tan fuerte como Raven) y su amigo, Alastor, el gran traidor. Pese a tener cierta protección por parte de tan importantes personajes, el extraño Raven siempre fue maltratado por los miembros de su propio escuadrón. Sus subordinados disfrutaban haciéndole jugarretas a su superior, pero no eran pocas las veces que los incautos pagaron sus bromas con sus vidas o con golpes tan devastadores que les hacían morir entre horribles dolores unas semanas después. La sensación de que su jefe era un patán quedó en ellos hasta que luchó con casi treinta enemigos, al borde de la muerta, con el único fin de salvar a algunos de los miembros de su fracción.







Vladimir Nightroad - 6ª Sección:

Definir a Vladimir con una sola palabra sería verdaderamente sencillo: oscuro. Uno de los arrancars más tenebrosos y introvertidos de Hueco Mundo. Temido y admirado a partes iguales por todos. En este segundo grupo podríamos decir que se encontraban los sujetos que estaban más cerca de la ideología del Espada, que a grandes rasgos se simplifica en destruir a cualquier enemigo que tuviera la osadía de enfrentarse a él y una vez terminado todo, hacerle beber su propia sangre hasta la muerte. Vladimir tenía un firme propósito en su vida, ansiaba el poder, ascender y llegar a lo más alto, lo que solía conllevar pisotear a otros que quizás supusiesen un obstáculo en su camino hasta lo más alto. Aunque si tenemos en cuenta la definición que se ha hecho de él, no es de esperar que no le importase demasiado.

La idea que tenía de su propio poder era completamente arrogante. Se creía un dios para los demás, de ahí que su trato con el resto (sobre todo con los del bando contrario) fuera un tanto difícil. Humillaciones, salidas de tono, pero sobre todo una soberbia insana que se reflejaba en cada una de sus acciones. Se sentía como alguien todopoderoso, como si todos los que se encontrasen a su alrededor tuvieran que rendirle pleitesía y sino lo hacían, hablamos de arrancars de nivel inferior al suyo, los destruía, sin tener en cuenta secciones o rangos.

Teniendo en cuenta su forma de ser, no fue de extrañar que se lanzase raudo y veloz hasta el epicentro del combate. Con su ímpetu se llevó por delante a la capitana del sexto escuadrón, la embriagadora Valeria Rin. Pero su vida terminó por la mano del capitán Samura, que vengó a su pareja y frente al que nada pudo hacer el oscuro Vladimir.

El recuerdo que quedó después de su muerte fue de alguien perverso y de gustos insanos, solo los que eran tan retorcidos como lo había sido él le tuvieron durante un tiempo en mente. Pero como todo debe seguir, éste también se fue, arrojado al blanco desierto de Hueco Mundo.









Marian Luxferno - 7ª Sección:

¿Hombre, mujer o un híbrido de ambos? Si se tiene en cuenta que este detalle tan básico no terminaba de estar claro en Hueco Mundo, sobra decir que Marian era de las Espadas más desconocidas de toda la sociedad. Ambigua a más no poder tenía un aura tétrica que asustaba a shinigimis (los que se habían enfrentado a ella en una u otra ocasión) y arrancars por igual. Esto le servía para verse libre de la compañía de otros, que no era demasiado de su agrado, prefería la soledad que tanto buscaba por motivos que no eran conocidos ni comprendidos por nadie a su alrededor. Siempre era habitual encontrarla silenciosa, pues solo intercambiaba un par de palabras cuando era realmente necesario, ahogada entre la oscuridad de su ya olvidado corazón y los pocos recuerdos que aún conservaba de un pasado poco distante.

En las arenas del Desierto, hubo de enfrenarse con el capitan del Décimo Escuadrón, quien había acabado con su compañero Vladimir. El atractivo shinigami confundió a la andrógina Marian con un chico, y al darse cuenta de su error no quiso seguir con el combate. Esta muestra de caballerosidad fue tomada por la arrancar como un detalle machista y encendió aún más la batalla, que acabó venciendo a la ambigua criatura. Pese a su poder acabó cayendo bajo las garras de un capitán mucho menos carismático del hombre que acababa de matar.

Debido a su extravagante carácter no estaba demasiado bien vista en su sección, era una persona solitaria, esquiva y poco dada a interactuar con sus inferiores. Normalmente debían arreglárselas solas, teniendo muchas veces demasiados problemas con arrancars de otras facciones con líderes más responsables y entregados.








Lucyus Fallen - 8ª Sección:

Solitario y callado son las características más saltantes al momento de definir esta espada llegando a constituir su marca de identidad. Su carácter constante, serio, lo hacían una persona de pocas palabras aún con la única espada con la que mantenía una relación de amistad. Era uno de los arrancars más misteriosos y fuertes dentro de Hueco Mundo y su carácter cerrado no hacía más que aportar una cortina de humo al tema. Todo este misterio daba pie a rumores o incluso, al tener en cuenta su considerable fuerza, a leyendas conocidas no solo entre los muros de El Amanecer.
Se podría decir que su seriedad no hacía más que retroalimentar su lado más estricto en la dirección de la 8ºSección. No toleraba los fallos ni la desobediencia y más de uno murió a causa de alguna de las causas anteriores. Gracias a esto, y por cruel que parezca, consiguió formar una sección de gente que poseía una fe ciega el su líder, al que seguirían hasta el fin del mundo sin cuestionar sus palabras.

En la Gran Batalla mató con relativa facilidad a la capitana de la 8va división, la que le dio a conocer el poder del bankai, aunque no fue rival para el espada. Su siguiente batalla sería una de las más recordadas y veneradas por distintos miembros, tanto arrancars como shinigamis, al ser una de las más encarnizadas. Tras un duro combate salió herido de muerte pero “decidió conveniente” llevarse a su adversario a la tumba. Se dice tras la muerte de Lucyus sus seguidores o subordinados entraron en una especie de estado de furia, pareciendo ser más poderosos, y arremetieron con esa furia sin vacilar contra todo enemigo hasta que no les quedó gota de vida.

Durante su vida tuvo algunos roces con varios altos cargos, casi siempre propiciado por su carácter, que irritaba a algunos; aun así, de algún modo siempre conseguía zanjar las disputas sin necesidad de usar la violencia, simplemente por el gran poder que poseía. A pesar de todo siempre mantuvo su inquebrantable lealtad hacia Marcus lo que le garantizó totalmente su posición como espada.








Khalil Blackburn - 9ª Sección:

Conocido como uno de los espadas más problemáticos de toda la historia, este arrancar no dudaba en desafiar a todo aquel que cuestionase su poder o que Khalil sospechaba que lo hacía. La palabras contenerse o reservarse no aparecían en el diccionario de este violento arrancar, lo cual lo hacía incluso más peligroso de lo que ya era de por sí.

Incluso antes de unirse al Amanecer, Khalil era conocido como uno de los adjuchas más violentos e inestables del Bosque Menos y fue esa fama la que llevó a Marcus reclutarlo. De personalidad tan explosiva como sus poderes, llegaba muchas veces a destrozar todo a su paso reduciéndolo a cenizas en uno de sus repentinos cambios de humor. Su carácter no era más que el resultado de mezclar su gran poder, arrogancia y ego desproporcionado; lo cual desembocó en numerosas ocasiones en combates contra otro espada incluido Marcus. Pero su mayor problema es que no conocía su propio límite, lo cual le causó más de una humillante derrota ante el espada 0, y a pesar de ello, se negaba a admitir que era más débil, su ego no se lo permitía.

De todo lo anterior se puede deducir la relación con sus subordinados. Le tenían un respeto generado por el miedo a convertirse en el n-ésimo nombre en la larga lista de muertes causadas por el espada lo que alguna vez produjo algún que otro desliz de un raso al preocuparse más del látigo de su amo que de la espada enemiga.

Pero al 9ºEspada no le quitaba el sueño eso, él no necesitaba subordinados, él se valía por sí mismo. Al momento de estallar la batalla salió entre los primeros a dar la “bienvenida” a los capitanes del Gotei 13, peleando contra dos capitanes al mismo tiempo y arrasando con ambos gracias a sus poderes que estaban mucho más desarrollados que los de cualquier espada. Finalmente no pudo ganar esta vez contra la capitana del 13º Escuadrón, que le ofreció un combate reñido hasta que decidió mostrar todo su poder liberando su bankai, lo cual supuso la caída casi inmediata de un espada que andaba escaso de poder tras acabar con los dos capitanes anteriores.








Lucer Bloodgust - 10ª Sección:

Conocido desde antes de convertirse en arrancar como un ser al que poco o nada le importaba la vida de seres inferiores a él, se unió al ejercito de Marcus probablemente por aburrimiento o quizás por la tarea que le sería encomendada. Bajo el techo del Amanecer se convirtió en un maestro de torturas, tarea de la que se encargaba su sección, tornándose en un ser retorcido hasta los extremos.

Sanguinario y bizarro, tenía un gusto macabro por la sangre, que degustaba como uno de los mejores manjares que podría encontrar. Mantenía siempre una sonrisa macabra en el rostro que muchas veces era confundida por los novatos como una llamada a la amistad y a la amabilidad, lo que desembocaba en la mayoría de los casos en una cruel muerte. De este modo se podría decir que Lucer veía a sus subordinados como simples trozos de carne de los que eventualmente se podría alimentaba.

Tras instigar el miedo entre sus tropas para que avanzasen sin dudar contra numerosos enemigos, su momento de gloria llegó cuando tu el gusto de rematar a una capitana bastante exhausta; a pesar de lo cual resultó ser un duro adversario al que logró derrotar gracias a su última reserva de energía obtenida al devorar a sus subordinados. Tras esto tuvo la desgracia de toparse con la capitana del 9º Escuadrón, Kuchiki Saori, quien lo hundió en una derrota total sin recibir rasguño alguno.

Los miembros de su sección casi siempre mantenían la distancia con su líder por miedo a convertirse en la próxima merienda del espada, excepto algunos que eran los más cercanos a él y recibían ciertos privilegios. Por su fama de personaje gustoso por probar la sangre de quienes mostraba interés, además de su gusto demente por el dolor de otras personas, recibió el apodo de Lucer “Vampire” Bloodgust inspirado en las criaturas mitológicas que se alimentaban de sangre humana.








Lucylde Darkwood - 11ª Sección:

Conocida como la niña mala del Amanecer, si es que ese concepto no fuera un tanto benigno para la fastidiosa e hiperactiva arrancar, era alguien a tener en cuenta. Aunque inofensiva la mayor parte de las veces, no lo fue tanto con el colosal Raven, del que no tuvo más remedio que huir en alguna ocasión. Su rutina con el descerebrado Espada siempre era la misma, una y otra vez: hacerle enfadar hasta que perdía los estribos e ir corriendo a refugiarse en los brazos del también enorme Alastor, que era como un padre como ella. Pese a tener una forma de ser infantil y capaz de hacer perder las formas a cualquiera, toda Lucyle cambiaba cuando llevaba a cabo su resurrección. La criatura se volvía siniestra y fría como la escarcha. Era lógico que todos dijeran que llevaba una máscara que en realidad ocultaba a una siniestra bruja.

Siguió a Alastor en el combate (como buena hija que ha decidido seguir los pasos de su progenitor) hasta que éste tuvo que enfrentarse con un capitán al que dio su merecido. Cuando Lucyle vio el desenlace de la batalla fue a acercarse a él, pero la capitana de la novena sección, la venerada Kuchiki, se le adelantó y peleó con el Espada, permaneciendo ella en la retaguardia, lejos del combate. Solo regresó cuando vio a Alastor caer. Persiguió a la shinigami hasta que, estando ésta exhausta pudo darle muerte. Después de aquello caminó como una demente, sin rumbo fijo, y terminó por suicidarse donde había visto morir a Alastor (o donde ella creyó que había muerto) para aplacar su dolor.

La Espada, pese a sus formas inmaduras y sus salidas de tono, fue muy respetada dentro de se sección, donde hizo grandes cosas. Era sorprendente ver como era capaz de afrontar los problemas de alto nivel y como tenía la seriedad suficiente para ganar el respeto y cariño de los integrantes de su sección, que la adoraban como si se tratase de su soberana.








Cenarius Fortress - 12ª Sección:

Cenarius era, dentro del grupo de Marcus, el Espada más espiritual y pacífico. Era atípico en muchas de sus maneras de hacer las cosas y de afrontar la vida. Era, sobre todo un gran amante de la naturaleza, pese a que la suya siempre fue un desierto. Y pese a pertenecer a un grupo de guerreros preparados para acabar con shinigamis, era considerado un gran detractor de los combates. Por esta razón se ganó más de un enemigo, pero él seguía fiel a sí mismo. Era una criatura serena y tranquila, con unas habilidades curativas únicas en todo Hueco Mundo. Este don hizo que pudiera servir de apoyo durante la gran guerra en la que, como no podía ser de otra forma, ocupó un lugar pacífico y lejos de los combates.

Y volviendo a como actuó en la gran guerra, podemos decir que sus labores fueron curativas, como era de esperar en él. Sanó desgarrones, contusiones e hizo todo lo que pudo por los heridos que le traían. Aún así, después tuvo que encontrarse con el destrozado Hiroaki Samura, que tras la muerte de su querida Valeria solo había locura y desesperación en sus actos. El arrancar le dio muerte en una muestra del poder ofensivo (que se vio maximizado a través de su resurrección) que guardaba tras todas sus dotes curativas, que le hizo vencer al shinigami sin demasiada dificultad. La muerte le encontró en sus actividades, curando a todo aquel que lo necesitase (tanto aliados como enemigos) y aunque no se sabe muy bien que pasó, algunos especulan con que pudo sucumbir a manos del mismísimo comandante de la Sociedad de las Almas.

En la sección que lideraba era respetado por muchos miembros. Y no solo por ellos, sino también por arrancars de fuera. De hecho eran muchos quienes se ponían en contacto con él en casos de extrema urgencia, pues su gran sabiduría y su forma de ser, serena y pacífica, era capaz de encontrar la solución para todo. Abogaba constantemente como la paz y el diálogo como medios para terminar con la guerra.



avatar
Rey Espíritu
Administrador
Administrador

Post : 64
Edad : 99

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.