Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas
» Muy buenas!
Jue Abr 30, 2015 3:40 am por Kenta

» Ethernia Ehlysea {Afiliación Élite}
Dom Mayo 25, 2014 7:56 am por Invitado

» Foro RPG Naruto (Élite) (caida de botones)
Dom Mayo 25, 2014 6:04 am por Invitado

» holau gente ^^
Lun Mayo 12, 2014 6:03 am por taider kend

» Foro RPG Naruto (Élite)
Sáb Mayo 03, 2014 7:20 am por Invitado

» School of devil way [Elite]
Dom Mar 23, 2014 7:39 am por Invitado

» Attack On Titan ;; Reapertura [Cambio de Botón - Normal.]
Mar Ene 14, 2014 1:09 pm por Invitado

» Anime Rol [Élite]
Dom Dic 08, 2013 3:51 pm por Invitado

» I Want Candy! {Invitación}
Lun Nov 11, 2013 9:54 am por Invitado

» Homines Hortum || Élite [Yaoi]
Dom Oct 20, 2013 2:42 pm por Invitado

Miembros del Staff
Bleach Legend StoryDarkest Night: El foro de rol de DC Comics Never AfterHeart BlackBleach: Shadow Of SeireiteiCity of HorrorKikanKikan Sword Art Online (SAO)Mariollette Empire ~ ROLTrono de Poniente Nova Orbis











Recordatorio: El tamaño de los botones deberá ser obligatoriamente de 40x40
Shiki Topsite! Sekai Anime Top List  Kuroi Bara Lista Top  Lista Top Onigroup ROLTop4Us BRA Topsite Roleplay Monster
Este skin ha sido diseñado por Deimos y modificado por el Staff de Souls&Swords por lo que la copia o distribución de los códigos está prohibida. El código de algunas descripciones pertenece a Remember. Agradecimientos a Haru por compartir el código de la portada con nosotros.




El arte del miedo [3ª Sección]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El arte del miedo [3ª Sección]

Mensaje por Scatha el Mar Mayo 31, 2011 11:07 pm

Las manos tintadas de la arrancar se movían con lentitud y pereza sobre las innumerables cuentas y abalorios que portaba, esperando. Era de las pocas veces que estaba dando uso a las habitaciones y dependencias de la tercera sección, pues como era habitual en la fracción, no acostumbraba a abandonar su habitación en penumbra. Aquel lugar despejado y luminoso hacia que sus sentidos tuvieran que esforzarse más por mantener la concentración, evitando que la claridad reinante la saturase en un exceso de información y le impidiera ver las auras con claridad. Razón por la que prefirió acomodarse junto a la pared donde estaban todas las ventanas, evadiendo la luz directa. Un siseo ahogado se removía a sus pies, como siempre; agitándose con sus decenas de patitas carnosas.

Creía haber sido lo bastante clara esa mañana, razón por la que no estaba en su habitación. Tenía demasiado trabajo que hacer y aquella mañana, se había levantado con el suficiente humor como para poner a toda la sección en pie y hacer que sus acomodados traseros comenzasen a ganarse el pan, el mero derecho a estar en la tercera en lugar de cualquier otro sitio. No entraba en sus planes que la sección se durmiera en los pasillos y dejasen de ser lo que esperaba, una fuerza a temer.

Scatha, en su febril y desatinada locura esperaba poder hacer de la sección lo que realmente deseada: un núcleo de terror. El combate y la guerra eran sus insignias, sangre y vísceras eran sus huellas en mitad de la lucha; eran la mano de hierro del Amanecer y aunque ahora no eran más que un trozo de hierro oxidado, la fracción estaba dispuesta a hacer que esa mano férrea tomase todo su esplendor de nuevo. Había demasiado que trabajar, demasiado que perfilar y demasiados arrancar necios y arrogantes a los que enseñar cual era su sutio en la sección. La bestia ominosa que llevaba la voz cantante en aquel sitio esperaba hacer ver a los demás su particular visión del combate, del arte de la guerra. Esa mañana, la inspiración había acudido a ella sin hacerse esperar.

La respuesta era tan sencilla que su propia simplicidad la había hecho obtusa. Los miembros de la sección debían aprender no sólo a combatir con sus propios recursos sino también a controlar y manejar las situaciones con todas sus consecuencias. La ventaja de algo así sería demasiado grande como para no intentarlo; de ser un fracaso, ya se demostraría quien no estaba preparado para ello. Los planes de Scatha eran sencillos pero sacrificados, quizás estuvieran algunos días fuera del Amanecer y tal vez no regresasen todos, pero sin lugar a dudas, la lección sería valiosa cuanto más ardua fuera en su obtención.

-Lo verán... les guste o no... -musitó como si hablase con aquella abominación que caminaba cerca de sus pies-.

Resonó en su voz el tinte más lóbrego y amenazador que aquella arrancar pudo esbozar; lleno de locura y desatino. Aquel día conseguiría la clave de todo y entonces, el miedo hacia la tercera se podría oler en el aire.



------------------------------
OFF: Bueno, como la Sección estaba bastante parada se me ha ocurido la idea de hacer un entrenamiento/cacería para todos los arrancars de la Tercera, así podemos rolear cosillas interesantes y dar hostias, en un sólo tema.
avatar
Scatha
Espada Sinister
Espada Sinister

Post : 95
Edad : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte del miedo [3ª Sección]

Mensaje por Ayatsuru el Miér Jun 01, 2011 11:46 pm

Por fin. El momento había llegado, su Señora les había convocado a todos. Aquello era síntoma de cambios, si no ¿por qué habría decido abandonar su magnifica y gloriosa habitación?, ¡Aaah!....aquella habitación era perfecta, impresionante. Solo de pensarlo un escalofrío de placer recorrió la espalda del titiritero, definitivamente la Fracción tenía buen gusto en lo que a decoración se refiere.

Pero el buen gusto no era importante en esta ocasión, algo iba a ser diferente a partir de ahora, lo presentía. Era demasiado el tiempo que habían pasado cada uno por su cuenta, factor que tampoco importaba mucho al Arrancar dado que todo el tiempo que podía lo invertía en el estudio y realización de nuevas técnicas de tortura, que probaba en aquellos seres tan débiles llamados humanos. También había probado con algún que otro hollow menor, ya que estos tenía más resistencia, pero nada podía superar el placer casi divino que experimentaba cuando torturaba y se alimentaba de los tiernos y jugosos Dioses de la Muerte.

Ya volvía irse por las ramas, cavilando por otros derroteros más adecuados para su gusto, pero aún así ese no era el momento adecuado para ello. El Arrancar se levantó de su silla y activó mentalmente a la marioneta. Se fue hacia el perchero y cogió el sombrero de copa, que estaba cosido por cierto corte que le hizo su arma en el pasado, y la chaqueta. Se colocó ambos y sacó un bastón, de reciente adquisición, de madera de nogal y pomo de plata de un paragüero adyacente. Tras esto se encaminó hacia el lugar señalado por su Ama.

Cuando llegó al lugar llamó a la puerta, golpeando esta con el bastón, esperó unos segundos por educación y entró con la marioneta. Una vez dentro miró rápidamente el lugar. Parecía que no había nadie y aquello le extraño, volvió a mirar, esta vez más detenidamente, efectivamente no estaba solo, Scatha había llegado ya, pero la luz que inundaba la sala le había impedido verla en un principio. Había llegado el primero ante su presencia, buena señal. Se quitó el sombrero he hizo una reverencia que fue también realizada por el muñeco de madera. -Saludos, Oh todopoderosa malignidad. ¿Qué necesita de su humilde y fiel siervo?- dijo el viejo en tono meloso. El títere no habló, sabía por experiencias anteriores que el tonillo repetitivo y burlón que utilizaba Zora la ponía nerviosa y la cabreaba....y no deseaba ninguna de las dos cosas, por el momento.
avatar
Ayatsuru
Fracción Sinister
Fracción Sinister

Post : 44
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte del miedo [3ª Sección]

Mensaje por Mikami Horuto el Vie Jun 10, 2011 7:25 am

Les había llamado. Ella, Scatha. Aquello no podía significar nada bueno, pues nada bueno podía surgir de aquel ser, pero bueno, casi se podía decir lo mismo de la mayoría de arrancars que existían en Hueco Mundo, pero Mikami era el perro de Scatha. Como buen perro obedecería a Scatha en todo lo que le ordenara, que por suerte gracias a la sección donde estaban prometía ser bastante divertido. De hecho aquel era un buen punto por el que acudir a la llamada.

El malo es que como perro, recibiría patadas de su ama. Eso era peor, pero bueno, solo debía aguantar hasta que un amo superior llegara... En aquel momento Scatha se podía dar por vendida. Así pues acudió a la llamada, de buen grato sin duda sería algo divertido y sino no podrían culpar a Mikami de traicionar a Scatha... Lo único malo que le podría suceder es que Scatha se pusiera a hablar...le daba dolor de cabeza solo con escuchar a alguien hablar más de 10 minutos....

Así pues sin pausa pero sin prisa, se dirigió hacía donde su ama los había citado. Tampoco quería llegar el primero y soportar a aquella Arrancar en soledad, demasiado le dolían las heridas todavía, pero no quería perderse la diversión. Aquello sería peor que morir. La vida era aquello, emociones fuertes, cuanto más fuertes mejor. Y lo único que conseguía proporcionarlas a Mikami era la violencia, nuestra dulce y conocida violencia.

Llegó a la puerta. Estaba abierta y casi por milagro estaba iluminada la sala, cosa un poco rara tratándose de Scatha. Pese a eso consiguió ver a dos arrancars más, que no situaba en ese preciso momento, pero extravagante era, parecía divertido. No le gustaba la cara del otro. Era...antinatural.... Más allá, con un poco de esfuerzo, se podía ver a Scatha. Un escalofrió le recorrió el cuerpo al verla.

- Scatha.- Dijo mientras hacía un movimiento de saludo con la cabeza, mientras sonreía esplendorosamente.- Espero que vayamos a hacer algo digno del nombre de nuestra jodida división, y no estemos aquí para realizar un puto picnic...- Aquel era su error, en aquel mundo era peligroso hablar de más y Mikami era un experto bocazas, pese a eso nadie podía negar que poseía buen humor... si es
que aquello servía de algo.
avatar
Mikami Horuto
Arrancar Ira
Arrancar Ira

Post : 15

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte del miedo [3ª Sección]

Mensaje por Scatha el Sáb Jun 11, 2011 1:16 am

[OFF: al menos somos tres... podría ser peor.... Bien, empecemos. Si alguien más quiere meterse, puede hacerlo así esto tiene más gracia]


El silencio oprimía la estancia, denso y en permanente tensión, sólo roto por el gorgogeo pastoso de aquel pequeño engendro y sus pisadas de insecto, constantes y ritmicas. Cuando los arrancars comenzaron a llegar, la criaturita se acercó a uno de ellos interesado en su olor y en el que desprendia aquella persona extraña que la seguía. Gorgogeó agitado, cuando entró el siguiente; provocando que sus tentáculos lumbares salieran hacia arriba y comenzasen a zarandearse, mostrando el recelo de aquel monstruoso bebé.

Scatha lo obligó a venir con un simple chasquido de lengua. Era extremadamente desconfiada con sus pequeños; no le gustaba que ninguno se agitase y mucho menos, que los demás pensasen que era algo que podían tomar como diana. La única vez que eso ocurrió la sección sufrió un par de bajas y el olor que inundó los pasillos hicieron que fuera imposible de olvidar. Era complicado ganarse el favor de Scatha, pero tenerla en contra solía ser mucho menos productivo.

La arrancar esbozó una mueca de asco cuando notó la presencia de Horuto en la puerta. Como detestaba a aquel sujeto. Era necio, infantil... poco más que un perro baboso ansioso por hincarle en diente y poder quitarse las pulgas bajo otro título.

-Cierra la maldita boca, niñato. La proxima vez que la abras y no digas nada con sentido, te arrancaré la lengua y se la daré de comer a mi progenie -amenazó con voz gutural, incorporándose mientras se aproximaba con pasos lentos; ocultándose en sombras mientras la luz caía a su espalda-. ¿No estás contento? Pues márchate y deja que los combatientes hagan lo que deben. No queremos desechos que gritan y luego lloran...

La sección necesita ponerse en marcha ya. Poco importaba que no tuvieran un espada del que seguir órdenes, no iban a estancarse. No mientras fueran un ariete en Hueco Mundo. Eso era lo que quería Scatha, enseñar a ese grupo de salavjes lo que era ser un verdadero frente ofensivo y era, lo que iba a hacer.

-Marchemos, hay mucho que hacer -sentenció dirigiéndose a la puerta-.
avatar
Scatha
Espada Sinister
Espada Sinister

Post : 95
Edad : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte del miedo [3ª Sección]

Mensaje por Ayatsuru el Dom Jun 12, 2011 5:55 am

No se había percatado de que a Scatha le acompañaba "algo" infantil y primigenio, una criatura demasiado pequeña como para tomarla en cuenta, demasiado débil como para servir como objeto de tortura.

Una nueva persona entró en la sala. No lo conocía, pero había entrado hablando más de la cuenta. Miró por encima del hombro para ver como era con una mueca de asco en su rostro. Se le ocurrió hacerle una presentación espectacular, algo digno de recordar -Zora, saluda al recién llegado.- La marioneta giró la cabeza en un angulo de 180º, algo imposible para cualquier ser vivo, le miró de arriba a abajo y abrió los parpados, los globos oculares giraron de manera estrambótica y la boca se abrió para mostrar una larga lengua. A continuación le hizo una reverencia, imposible para cualquier ser con espina dorsal. Se permitió también que el títere hablase delante de la Arrancar, solo en aquella ocasión -Bonjoouuuuuurrrrr, sotttte- (Hola, mentecato) con ese tonillo femenino, irritante y chillón.

-Parece que todos los siervos a sus ordenes son unos maleducados. ¿Me encargo de él?- preguntó acostumbrado ya a barrer la mierda de aquella sección tan falta de un material resistente....síi, alguien que fuese capaz de soportar sus largas horas de estudio sobre el dolor y el sufrimiento, un objeto que no se deteriorase tanto como los miles de humanos, cientos de hollows y decenas de shinigamis que habían caído en sus manos con anterioridad. Dulces y amargos recuerdos, placer y congoja constantes, recordaba cada una de sus caras en el momento del clímax. En fin, de todas maneras el “nuevo” tampoco se equivocaba mucho, estaba de acuerdo en la parte del picnic, para eso podría hacer otras cosas más interesantes. Aún así no era tan estúpido como para decirlo en voz alta delante de aquella mujer con tan poca paciencia, no le convenía convertirse en objeto de su ira, cuanto más desapercibido pasase más probabilidad de que lo dejasen a su aire.

La señora se fue hacia la puerta, cuando pasó por su lado inclinó la cabeza -Después de usted, Adalid del Terror- y se situó a su derecha a pocos pasos detrás de ella.
avatar
Ayatsuru
Fracción Sinister
Fracción Sinister

Post : 44
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte del miedo [3ª Sección]

Mensaje por Mikami Horuto el Lun Jun 13, 2011 10:07 pm

Mikami no le dio mucha importancia a las palabras de Scatha, de hecho estaba interiormente agradecido que no hubiera llegado a nada más que palabras...porque, para que servían las palabras...se las llevaba el viento, no eran vinculantes, lo que de verdad cuentan son las acciones, no las palabrejas. Así pues Mikami se limitó a encogerse de hombros, con aquella estúpida sonrisa que siempre mostraba.

Lo que de verdad le alegró de aquella visita fue el arrancar que desconocía. No podía negar que a primer vista había confundido a el muñeco con una persona, pero tampoco podía negar que le había hecho gracia como se movía aquella marioneta, aunque desconocía lo que le dijo, le dirigió una mirada divertida a su controlador. Aunque fueron sus siguientes palabras las que le animaron todavía más, necesitaba urgentemente aplastar a alguien.

-Inténtalo cuando quieras payaso. Aunque sería una pena destrozar tu muñeca, me ha caído bien...- Dijo con una sonrisa felina en la boca, mientras sus ojos brillaban como un depredador que acababa de ver a su próxima presa.

Así pues esperó a que salieran de la sala,sonriendo a causa de las palabras del payaso, pues tampoco tenía muchas ganas de estar cerca de Scatha, y empezó a caminar diversos pasos atrás de ellos. Así los tendría controlados, y podía entretenerse durante el camino pensando e imaginando horribles muertes para aquellos dos... Aquella falta de acción lo estaba volviendo loco, se sentía como un animal en el zoo... esperaba que la broma no se convirtiera en realidad y Scatha los estuviera llevando hacía un picnic junto con sus horribles hijos...

Aún así la duda sobre donde los llevaba Scatha continuaba allí. ¿ A donde los llevaba? ¿ A donde llevaba a un payaso y a un perro? Pero aquello tampoco duró demasiado en la cabeza de Mikami. Pensar demasiado le producía dolor de cabeza. Además, les llevara donde les llevara no tenía ningún derecho a protestar, aunque estaría bien que en su destino particular picnic hubiera un poco de "carne"
avatar
Mikami Horuto
Arrancar Ira
Arrancar Ira

Post : 15

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte del miedo [3ª Sección]

Mensaje por Scatha el Jue Jun 23, 2011 12:22 am

Los pasos de la estoica arrancar los condujeron al exterior de las dependencias de la sección. No iba a comentar absolutamente nada de sus planes; a fin de cuentas, no siempre se contaba con información suficiente con la que entrar en combate. Las patitas recortadas de mil pies inquietos seguían la estela imperturbable de la fracción, enarbolando sus carnosos apéndices, observando por su ama y señora cada movimiento que se iba sucediendo.

Aquellas criaturitas grotescas eran más peligrosas de lo que aparentaban ser, pues aun pequeñas y de aspecto frágil, eran escurridizas y veloces como un parpadeo; escupían aguijones de sus retorcidos tentáculos además ser llegar al mundo de tres en tres. Aquellas aberrantes criaturas eran los ojos de Scatha, la advertencia a todos los de la sección de que estaban vigilados; se dividían y deambulaban por la sección, olisqueando, gorgogeando. Nadie había tenido el valor de hacerles nada, pues la sangre se paga con sangre y el único desgraciado que tuvo la estúpida idea de hacerles algo, desmotró no tener sangre suficiente para calmar la descontrolada ira de la fracción. Tras eso, se aprendió una lección: nunca tocar a la Progenie.

Scatha los condujo hasta el basto desierto, junto a la puertas del Amanecer.

-Seré clara: no quiero negativas. El primer necio que se niegue morirá aquí mismo -masculló la mujer mirando al frente, a la bastedad del desierto pálido-. No quiero basura en la sección, ni torpes ni cobardes y por desgracia, alguno que otros apesta a mierda. Si vais a cagaros en los pantalones hacedlo donde el olor no me llegue u os prometó que os hará tragar vuestra inmundicia, porque hoy mismo comenzaremos el juego de la tercerca sección.

Apoyó el extremo de la zampakutou sobre una sola salpicada de blanca arena, con un golpe sordo, macizo. El viento árido comenzó a hacer que sus abalorios tintineasen y sus ropas se mecieran.

-Estoy cansada de esperar, harta de los tristes juegos macabros de Hueco Mundo. Si somos la pesadilla de esas criaturitas lastimeras que se hacen llamar shinigamis, estoy dispuesta a darles una razón de peso para ello -decía inspirada por las ansias de miedo y sangre; las palabras surgían con un tinte ronco y candente, dotado de cierta gracia sensual, la misma que otorgaba la muerte en su última caricia-. Somos garras y acero, el ariete de Hueco Mundo... Desde hoy seremos la pesadilla más atroz que nadie desee conocer jamás, seremos la agonía del que reza para que alguien se lo lleve antes de sentirnos cerca, la desesperación del moribundo... Seremos la verdad que todos necesitan saber...

Scatha se relamió aquellos labios pequeños y abultados. Pronto comenzaría un espectáculo grotesto y maravilloso, el primero de muchos hasta que llegase la gran función.
avatar
Scatha
Espada Sinister
Espada Sinister

Post : 95
Edad : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte del miedo [3ª Sección]

Mensaje por Ayatsuru el Vie Jun 24, 2011 9:12 am

Aquél nuevo participante era todo un enigma, apestaba a problemas y a un cabreo por parte de la Señora. Tenía los cojones necesarios para estar en la tercera sección, pero se los echaba a la persona equivocada. -Tranquilo, cun (capullo en francés XD) o te meteré esa lengua descontrolada por tu culo y haré que te tragues la mierda que escupes...- Le dijo al otro Arrancar convocado sin perder en ningún momento esa sonrisa macabra que tanto le caracterizaba. “Esto es una mierda, con lo tranquilo que estaba yo, me tiene que molestar y encima aguantar a un niñato irreverente” -...Y para tu información, soy clown y mago, no un simple payaso. Si te portas bien te enseñaré algún truco al final de la velada.-

Todopoderosa les llevó al exterior y detrás de ellos les seguían la prole, los hijos e hijas de Scatha. Nunca había visto a tantos congregados “¿Qué planea esa maldita zorra?” sin embargo no se iba a dejar amilanar, su rostro era una máscara imperturbable y su reiatsu seguía siendo tan desagradable como siempre.

Les llevó al desierto, a aquella masa de arena en la que pocos lograban sobrevivir. Aborrecía el desierto, lo odiaba con toda su alma, pero no iba a dejar que los otros lo notaran. De repente La Señora comenzó a hablar y él la escuchó con atención, sus palabras eran lógicas y sonrió ante su comentario muy típico de ella. Le encantaba hacer limpieza, aunque no solía recogerla ella, como ya había comprobado con antelación. Miró al otro para ver como reaccionaba por que, desde luego, él no se iba a dejar amilanar por aquellas palabras.

La Fracción de detuvo y siguió con su discurso. Aquellas palabras ya le gustaban más, de solo imaginar a esas tiernas criaturas crujiendo bajo sus dientes se excitaba y la marioneta era un indicio claro. Los dientes de madera de la muñeca castañeteaban, emitiendo un sonido hueco y los ojos se movían a tanta velocidad que iban a salirse de sus órbitas. No pudo contenerse e hincó una rodilla en el suelo, agachó la cabeza y se llevó el sombrero al pecho. Por cosas como esa merecía la pena seguir las ordenes de esa mujer. -¡Salve, Scatha, Adalid de la Tormenta, Portadora de la Oscuridad! Señala al enemigo y será destruido, dí lo que deseas y haré lo que sea por conseguírtelo. Deja que sea el martillo que se abata sobre nuestros adversarios.- Todo su cuerpo temblaba, anhelante de sangre, chillidos de sufrimiento, el fragor de la batalla, el hedor de los cobardes y el último estertor del rival vencido.
avatar
Ayatsuru
Fracción Sinister
Fracción Sinister

Post : 44
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte del miedo [3ª Sección]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.