Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas
» Muy buenas!
Jue Abr 30, 2015 3:40 am por Kenta

» Ethernia Ehlysea {Afiliación Élite}
Dom Mayo 25, 2014 7:56 am por Invitado

» Foro RPG Naruto (Élite) (caida de botones)
Dom Mayo 25, 2014 6:04 am por Invitado

» holau gente ^^
Lun Mayo 12, 2014 6:03 am por taider kend

» Foro RPG Naruto (Élite)
Sáb Mayo 03, 2014 7:20 am por Invitado

» School of devil way [Elite]
Dom Mar 23, 2014 7:39 am por Invitado

» Attack On Titan ;; Reapertura [Cambio de Botón - Normal.]
Mar Ene 14, 2014 1:09 pm por Invitado

» Anime Rol [Élite]
Dom Dic 08, 2013 3:51 pm por Invitado

» I Want Candy! {Invitación}
Lun Nov 11, 2013 9:54 am por Invitado

» Homines Hortum || Élite [Yaoi]
Dom Oct 20, 2013 2:42 pm por Invitado

Miembros del Staff
Bleach Legend StoryDarkest Night: El foro de rol de DC Comics Never AfterHeart BlackBleach: Shadow Of SeireiteiCity of HorrorKikanKikan Sword Art Online (SAO)Mariollette Empire ~ ROLTrono de Poniente Nova Orbis











Recordatorio: El tamaño de los botones deberá ser obligatoriamente de 40x40
Shiki Topsite! Sekai Anime Top List  Kuroi Bara Lista Top  Lista Top Onigroup ROLTop4Us BRA Topsite Roleplay Monster
Este skin ha sido diseñado por Deimos y modificado por el Staff de Souls&Swords por lo que la copia o distribución de los códigos está prohibida. El código de algunas descripciones pertenece a Remember. Agradecimientos a Haru por compartir el código de la portada con nosotros.




Pensamientos y un futuro incierto

Ir abajo

Pensamientos y un futuro incierto

Mensaje por Renshū Otokonoko el Jue Nov 15, 2012 7:54 am

Renshu se encontraba solo en su espacioso cuarto, en la segunda planta del segundo escuadrón, mirando por el ventanuco que permitía apreciar el patio y parte del resto de los escuadrones. Suspiró, llovía con fuerza y el viento azotaba con intensidad las paredes del edificio provocando un silbido casi constante. Aquél tiempo agriaba el carácter alegre y curioso que por lo general predominaba en el shinigami y lo volvían taciturno y apático. Volvió a suspirar y se separó de la ventana para sentarse sobre el cómodo futón con las piernas cruzadas. Metió la mano en la manga para sacar su zampakuto y se concentró en mirar los detalles de su funda. Su arma no era muy grande, pero estaba bellamente decorada. Ambas partes de la vaina, compuesta por madera de nogal, se sostenían gracias a un armazón de oro y en la parte más cercana a la punta se podía apreciar el relieve del simbólico yin yang. El mango del kukri estaba compuesto de madera y no poseía guarda alguna que protegiese la mano de su portador, para eso, en la hoja había una muesca con forma de “tres” que servía para atrapar los filos enemigos y poder desarmarlos. El dorso estaba decorado con la figura de un dragón chino. La hoja estaba diseñada para aumentar la fuerza de los golpes de su portador, pudiendo utilizarse como hacha, puñal o daga.

Recordó todo lo que había aprendido de la gente con la que se juntó desde que el Maestro le ordenase que acudiera al segundo escuadrón y allí solicitase a su capitana el formar parte de las fuerzas especiales. A quién más recordaba era aquella persona que se parecía tanto a su madre y la conversación que habían tenido. No le gustaba no llevarse bien con su zampakuto y dado que el día no acompañaba decidió probar suerte e intentar comprender a Shuryo Muchi. Cerró los ojos y se concentró en la respiración, haciendo que esta fuese profunda y pausada, cuando lo consiguió dibujó en su mente aquél símbolo de dualidad, del bien y el mal, la vida y la muerte y tantos otros significados que se le daban. La imagen comenzó a girar sobre si misma, al principio lentamente, e iba ganando velocidad conforme el shinigami se concentraba y tomaba mayor consciencia del signo.

Cuando el niño abrió los ojos se encontraba a los pies de una ladera selvática y pedregosa, con una corriente de agua que descendía rauda por los saltos naturales que el caudal había formado hace tiempo. Encima de uno de los arboles se encontraba un hombre cuarentón, alto y musculado, de pelo y barba negra, vestido con pieles de guepardo, que observaba al niño agazapado como si de una pantera se tratase. Sus ojos entrecerrados miraban a Renshu con desconfianza e ira. -¿Qué haces en mis dominios?- preguntó con voz profunda y grave el tipo. -Venía a buscarte, Muchi. No quiero que sigamos así, quiero entenderte y llevarme bien contigo- contestó el chico, acercándose al árbol donde esperaba el espíritu. El hombre bajó de la rama de un salto y se acercó al chaval -¿De qué me serviría? Eres un niñato, un cobarde que reniega de si mismo y de su naturaleza. Engañas a todos, diciéndoles lo que quieren oír por miedo a quedarte solo de nuevo. No tienes un objetivo claro y te mueves al son de los demás. Eres distraído y despistado, un estúpido y un iluso. Dices querer buscar a tu Maestro, pero ¿para qué? Ni siquiera lo intentas- las palabras de Shuryo calaron hondo -Puedo cambiar, puedo ser un buen shinigami si tu me ayudas- suplicó Renshu. -No- fue la simple respuesta que dio el espíritu. -Te lo juro Muchi. Quiero ser más fuerte, quiero encontrar al Maestro y deseo que nos entendamos. Si me ayudas haré todo lo que me pidas- se puso de rodillas y apoyó la cabeza contra el suelo. La zampakuto miró a su dueño con una mirada asqueada -deja de actuar de esa manera. ¡Madura de una vez!- sentenció este con tono irritado.

Un ruido en el exterior rompe la concentración de Otokonoko, que abre los ojos rápidamente y desenfunda el kukri pensando que está bajo ataque, pero cuando se fija bien en su alrededor nada ha cambiado, exceptuando, tal vez, la mariposa infernal que golpea el cristal de la ventana con insistencia, queriendo entrar para entregar el mensaje a su destinatario. El chaval mira con desagrado al animal, aunque sea un espíritu le sigue desagradando mucho el aspecto físico del mismo. Se muerde el labio indeciso, pero con la promesa de cambio todavía en mente decide hacerle frente al bicho y en pocos pasos se sitúa frente a la ventana y la abre lo suficiente para que el alado insecto entre.
La mariposa porta dos mensajes que no pueden ser más claros. El primero dice así:

“Jibi-chan, he recibido noticias de tu maestro. Actualmente se encuentra más allá del último distrito, no sé cuanto tiempo permanecerá aquí, así que deberías darte prisa y emprender el camino cuanto antes. El otro pergamino te dará la oportunidad perfecta para que puedas encontrarte con él.

Att. H.Y.

P.D: Quema este pergamino después de leerlo, es de vital importancia que nadie más lo sepa”


Las manos de Renshu tiemblan, después de tanto tiempo por fin obtiene algo de información que merece la pena. Sin dudarlo se acerca a la mesa y deja que el fuego del candil que ilumina parte de la estancia consuma se alimente del papel, evitando así que terceros puedan obtener cualquier información. Tras comprobar que no quedan más que cenizas inservibles se centra en el segundo pergamino:

“Al shinigami Otokonoko Renshu del segundo escuadrón, por ordenes de la capitana del presente escuadrón, Hokori Yoruko, se le ordena que acuda al extrarradio del rukongai. Se han avistado Hollows que atacan sin discriminación a los pluses. Su misión será calcular el número de enemigos que se concentran y las zonas en las que se resguardan. Mandará informes periódicos, indicando la localización y número de enemigos para su posterior eliminación, así como la protección de toda alma incapaz de defenderse que encuentre durante el transcurso de su misión.”

-Ves Muchi, a partir de ahora todo va a ir a mejor- soltó Renshu con una sonrisa -Sí..a mejor....¿Sabes qué? Voy a ayudarte y voy a hacerte más fuerte, pero tendrás que hacerme caso. ¡En todo!- respondió el espíritu, frotándose las manos, a partir de ahora las cosas cambiarían y serían como tendrían que haber sido desde un principio. Con gran alegría y sin percatarse del tono empleado por su arma se dedicó a recoger sus pertenencias y parte del dinero ahorrado. Cuando finalmente terminó de guardar todo lo necesario en un saco, se lo cargó al hombro y cogido de la mano con su oso de peluche salió de la habitación.
- - - o - - -

-Ya sabes lo que tienes que hacer- dijo Shuryo a su amo mientras este titubeaba -Pero es mi amigo, no puedo hacerle eso- se quejó la rubia personilla -lo harás, si quieres hacerte más fuerte has de hacerlo- soltó irritado el espíritu -pero...yo...- la indecisión de Renshu era casi palpable. -Pero nada, ¡Hazlo!- exhortó el hombre con rabia. El niño con gran pesar dejó al peluche en el suelo, desenfundó el arma y acuchilló al oso con lagrimas en los ojos. -Bien Ren, lo estas haciendo bien-

- - - o - - -

Pasaron los años, todavía no había recibido ordenes de volver a su escuadrón, dado que aún quedaban restos de Hollows por erradicar, los grupos ya no eran tan grandes como antes y no informaba con tanta asiduidad, si Shuryo le ordenaba que acabase con ellos, simplemente actuaba, siempre bajo la tutela de su arma. Aquellos años en soledad y la decepción que había recibido con la llegada de un pergamino de su Maestro explicándole por que no había podido esperarlo, meras escusas para librarse de él, como bien había dicho Muchi, y él siempre tenía razón y lo que es más: Nunca le había abandonado. Por lo menos ya tenía el nombre del hombre que le había enseñado a actuar como un shinigami, Sunao Senshi...ya se encargaría de buscarlo y darle las gracias por todos los años de sufrimiento que había vivido. Mientras tanto seguía obedeciendo ordenes, hasta que un día, después de pasar cinco largos años llegó una mariposa espiritual con nuevas ordenes, volver y reincorporarse al escuadrón, su misión había terminado.

Ahora por fin podría mostrar a todo los que antes se habían reído de él, maltratado y abandonado quién era Otokonoko Renshu. Al destruir el peluche había seguido creciendo y su apariencia había cambiado a una más adulta y gracias a la ayuda y guía del alma su cabeza era menos infantil, más fría y decidida, además ya no sufría de doble personalidad, era una sola mente cruel y atormentada.
avatar
Renshū Otokonoko
Raso Yu
Raso Yu

Post : 162
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.