Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas
» Muy buenas!
Jue Abr 30, 2015 3:40 am por Kenta

» Ethernia Ehlysea {Afiliación Élite}
Dom Mayo 25, 2014 7:56 am por Invitado

» Foro RPG Naruto (Élite) (caida de botones)
Dom Mayo 25, 2014 6:04 am por Invitado

» holau gente ^^
Lun Mayo 12, 2014 6:03 am por taider kend

» Foro RPG Naruto (Élite)
Sáb Mayo 03, 2014 7:20 am por Invitado

» School of devil way [Elite]
Dom Mar 23, 2014 7:39 am por Invitado

» Attack On Titan ;; Reapertura [Cambio de Botón - Normal.]
Mar Ene 14, 2014 1:09 pm por Invitado

» Anime Rol [Élite]
Dom Dic 08, 2013 3:51 pm por Invitado

» I Want Candy! {Invitación}
Lun Nov 11, 2013 9:54 am por Invitado

» Homines Hortum || Élite [Yaoi]
Dom Oct 20, 2013 2:42 pm por Invitado

Miembros del Staff
Bleach Legend StoryDarkest Night: El foro de rol de DC Comics Never AfterHeart BlackBleach: Shadow Of SeireiteiCity of HorrorKikanKikan Sword Art Online (SAO)Mariollette Empire ~ ROLTrono de Poniente Nova Orbis











Recordatorio: El tamaño de los botones deberá ser obligatoriamente de 40x40
Shiki Topsite! Sekai Anime Top List  Kuroi Bara Lista Top  Lista Top Onigroup ROLTop4Us BRA Topsite Roleplay Monster
Este skin ha sido diseñado por Deimos y modificado por el Staff de Souls&Swords por lo que la copia o distribución de los códigos está prohibida. El código de algunas descripciones pertenece a Remember. Agradecimientos a Haru por compartir el código de la portada con nosotros.




Armonía y serenidad

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Armonía y serenidad

Mensaje por Otsuka Isono el Jue Oct 07, 2010 4:06 am

OFF:Post libre!



El sol se ocultaba lentamente. La luz ambarina inundaba todo lo que tocaba a su paso, envolviéndolos en un aura dorada y cálida, tiznada de cierto pesar ante la cercanía de la noche. Isono había terminado sus obligaciones en el escuadrón y aunque no estaba del todo mal, prefería estar sola. El silencio la tranquilizaba y hacía que se sintiera mejor consigo misma. Dejaba atrás los rigores y la compostura para dejarse llevar por sus impulsos más tímidos; flotar y divagar sin pensar en nada en concreto.

Se sentó sobre sus pies en un gesto riguroso, como si de un ritual se tratase; su mano derecha sacó la guarda de Sangeki y la depositó en el suelo, horizontalmente frente a ella. Exhaló un profundo suspiro. Todavía no había hecho nada destacable en el escuadrón y se preguntaba cuando llegaría ese momento; no esperaba estar allí para pasearse por los pasillos ni para llevar papeles de un lado a otro, y mucho menos adoptar la tarea de recordarle a su teniente donde firmar. No, se negaba a ello; tenía su orgullo y no estaba dispuesta a socabarlo con funciones burocráticas.

-¿No tienes nada que decirme, Sangeki? Es muy raro que estando a solas no me dediques tus palabras -susurró Isono-. Supongo que tendrás mucho que decir después de todo, no es propio de ti ser considerada y callarte. Empezaría a pensar que te estás ablandando.

-El día que del cielo llueva sangre y vísceras ma habré ablandado, Isono. ¿Quieres hablar? ¿Es lo que buscas? ¿Tienes algún propósito para estas palabras o es mera complacencia? Me gusta tu presencia, muchacha; pero no olvides que no estoy aquí para darte consejos de madre ni para guiarte como lo haría un mentor; mi función no es esa. Tú dependes de mí, de la misma forma que yo dependo de ti. Nos necesitamos para existir: yo te entrego mi identidad y mis capacidades, te entrego mi servidumbre y te exijo obediencia; tú me das vida. No creo que exista mejor relación que la que nos une a ti y a mí, mi persistente shinigami .

Isono esbozó una fugaz sonrisa. Sangeki era así.
Miró en derredor esperando no encontrar a nadie en las cercanías; era tarde a fin de cuentas. Isono sacó los brazos de su haori, quedándose únicamente con el sarashi cubriéndole el pecho y el tronco; después con pasos medidos asió a Sangeki. Por su cabeza comenzaron a relucir los viejos recuerdos en la casa familiar, de las largas lecciones de Kagetsu perfectamente aprendidas; todas y cada una de sus palabras. Sus dedos casi acariciaron la empuñadura de su zanpakutou antes de hacerla balancearse con delicadeza, rememorando las lecciones de su padre adoptivo. Sus movimientos, lentos y armoniosos encajaban perfectamente entre ellos, desencadenandose uno tras otro como la melodía mil veces escuchada; su zanpakutou era una extensión de su brazo que se desplazaba al mismo compás que sus pies y el resto de su cuerpo. La mano izquierda de Isono asió la guarda y tiró de ella, desevainando la afilada hoja de Sangeki.
Acostumbrada a su shikai, las manos ocupadas no le resultaban desconocidas; ni siquiera cuando estaba en su forma original y se respalda en una simple guarda de madera. Con movimientos rápidos y coordinados, Isono casi hizo bailar a Sangeki, enlazando un barrido o una sucesión de varios golpes con gracia y destreza. Aquello era lo que verdaderamente le gustaba: su zanpakutou y todas sus implicaciones; sentirse libre para decidir qué opciones elegir y hacerse consecuente de ellas.

Aún cuando la noche calló, Isono continuó practicando.
avatar
Otsuka Isono

Post : 1242
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Amako Noriko el Sáb Oct 09, 2010 9:10 am

[[OFF: Siento que sea tan corto, pero aun estoy mala e la cama y mi mente no tiene mas neuronas, pero queria meterme en un post contigo asique aprovecho la oportunidad]]

La noche estaba fría, no corría el viento, ni siquiera una pizca de aire que moviesen los largos cabellos de Noriko. Llevaba un cubo de madera vacío, con pequeñas gotas recorriendo su borde que anteriormente había estado lleno de agua. A una mano llevaba su Obi reliado en la muñeca. Sus pechos lo tapaban unos vendajes que siempre (o al menos siempre que iba a entrenar) llevaba puesto. Su zampakutoh estaba atada a estos vendajes por la espalda en una posición inclinada, siempre dejando ver que podía defenderse perfectamente.

Iba a recogerse a su escuadrón, a su sexto escuadrón, cuando observo a una mujer pelirroja, al igual que ella. Nunca antes la había visto por aquel lugar, claro que no es que ella tampoco conociera a todo el mundo, pero solía pasarse las horas entrenando día y a veces también las noches.

Noriko estaba algo cansada, había estado todo el día practicando. Acababa de echarse el último cubo de agua encima para saciar su sed y calmar su calor. Aunque la noche había empezado a refrescar bastante si se le alargaba mucho el camino de vuelta quedaría resfriada.

Aun así se acerco a la muchacha con paso firme y sonante, para que supiera que alguien más rondaba por aquel sitio.

- Buenas noches - dijo haciendo una reverencia con su puño en su pecho - Mi nombre es Noriko Amako, shinigami del sexto escuadrón.

Como ya sabia Noriko jamás podría preguntar el nombre de alguien sin antes haberse presentado ella, no eran buenos modales.

- Es raro ver a alguien por aquí tan de noche… da gusto saber que alguien se esfuerza tanto. ¿Necesita ayuda con algo? - dijo ofreciéndose voluntaria
avatar
Amako Noriko
Raso Gi
Raso Gi

Post : 482
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Otsuka Isono el Sáb Oct 09, 2010 10:04 am

OFF: no te preocupes, mujer; tú ponte bien. Y gracias por entrar

Isono estaba concentrada en la consecución de sus movimientos, pero aún así, escuchó los pasos de alguien aproximarse, La resonancia de las pisadas eran demasiado contundentes para ser de alguien que se esconde o tal vez, de alguien demasiado torpe; pero descartó esa idea, ante la cercanía del ruido. Alguien la había visto; sólo esperaba que no fuera nadie de su división. El sarashi le cubría el pecho y aunque no mostraba nada gracias al cerrado tejido de las vendas, no le agradaba la idea de que alguien la viera así. Así que cuando se detuvo en seco y descubrió a una mujer, parte de su preocupación se esfumó. Guardó a Sangeki en su funda para dirigirse a la recién llegada; no era cortés hablar con alguien con un arma desenfundada en la mano.

- Buenas noches. Mi nombre es Noriko Amako, shinigami del sexto escuadrón. Es raro ver a alguien por aquí tan de noche… da gusto saber que alguien se esfuerza tanto. ¿Necesita ayuda con algo?

-No, gracias, sólo practicaba. Soy Otsuka Isono, miembro del 5º Escuadrón. Encantanda de conocerla, Noriko -se rpesentó inclinando la cabeza-. Me gusta practicar golpeando el aire, me ayuda a relajarme. Parece una estupidez, pero volcarte en tu zanpakutou sin razón aparente y escuchar como canta su filo, es una armonía que calma el corazón .

Cuando se dio cuenta de lo que acababa de decir, enrojeció como la dedalera. Sujetó a Sangeki con vehemencia, intentando aliviar su vergüenza.

-Olvida eso último, parece más propio de una adolescente que de un adulto. A veces no debería pensar en voz alta cuando no estoy sola. Disculpa -dijo apresurada, desplazándose de un pie a otro-. Olvidemos, ese torpe comentario... Pareces agotada, ¿también prácticas hasta tan tarde? Pensé que era la única a quien le gustaba estar sola para entrenar.

Las mejillas de Isono regresaron a su tono habitual, más aliviada. Se sentía un poco torpe hablando con la gente, al menos,con shinigamis que se terciaban a ello. Noriko parecía una persona tranquila y segura; eran buenas cualidades que rara vez alguien conservaba sin que se convirtieran en una máscara de papel pintado.

Sonrió, despacio, casi con disimulo.
avatar
Otsuka Isono

Post : 1242
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Amako Noriko el Sáb Oct 09, 2010 11:40 pm

Noriko se quito su keikogi y lo puso en el cubo que anteriormente había llenado de agua para esparcírselo por encima, dejando ver solamente los vendajes que tapaban su cuerpo. Se recogió una coleta alta con el obi blanco que tenía en sus manos y se acercó para estar frente a frente con Isono.

Parecía una chica fuerte, no en cuanto a físico nos referimos, si no a la personalidad. Sus ojos eran distintos a los de otro shinigami que Noriko había visto, estos eran profundos. Amako tampoco parecía fuerte en cuanto al físico, no tenía los músculos de los tíos del onceavo escuadrón, cosa que tampoco deseaba, ya que la fuerza se saca del interior y de la voluntad de cada uno. Noriko podría haber entrad sin problemas en el onceavo, pero prefería seguir los caminos de la justicia, tanto ella como kozen y por supuesto no haría nada que le perjudicaran a ambas.

La shinigami era del quinto escuadrón, justo del único donde no podría haberse metido, era nula con el kidoh, ni para atacar ni para defenderse. De hecho siempre que intentaba lanzar alguno alguien o algo salía perjudicado…o incendiado…

-No, gracias, sólo practicaba. Soy Otsuka Isono, miembro del 5º Escuadrón. Encantada de conocerla, Noriko -se presentó inclinando la cabeza-. Me gusta practicar golpeando el aire, me ayuda a relajarme. Parece una estupidez, pero volcarte en tu zampakutou sin razón aparente y escuchar como canta su filo, es una armonía que calma el corazón.

- El placer es mío Isono - dijo haciendo una reverencia.- Realmente, estando en un lugar así, ahora mismo, tan calmado, tan apacible, estando solo con tu zampakutoh, escuchar como cortas el viento con su hoja y poder sentirte parte de ella. Pocas veces puedes estar tan… tranquila.

Isono se mostraba algo avergonzada, sus mejillas se tornaron en un color rojizo.

-Olvida eso último, parece más propio de una adolescente que de un adulto. A veces no debería pensar en voz alta cuando no estoy sola. Disculpa -dijo apresurada, desplazándose de un pie a otro-. Olvidemos, ese torpe comentario... Pareces agotada, ¿también prácticas hasta tan tarde? Pensé que era la única a quien le gustaba estar sola para entrenar.

- Realmente no eres la única que te sientes así Isono. A mi me gusta venir aquí siempre que puedo a unirme mas con Kozen - dijo ladeando la cabeza hacia su zampakutoh - Es cierto que te encuentras en un momento de armonía, solo estáis tu y tu zampakutoh, sin prisas, sin pensar en nada…-hizo una pausa- Practico hasta tan tarde para ser más fuerte, mi meta no es convertirme en teniente ni en capitana, si no poder hacer algo, poder conseguir lo que quiera con mi fuerza, no depender de nadie y saber que la gente puede contar conmigo - En realidad quería conseguir muchas mas cosas, pero únicamente vivía para el entrenamiento y para hacerse mas fuerte.

Miro el cielo una vez mas con sus ojos con un matiz brillante, volvió a mirar a Isono.
- Si molesto en tu entrenamiento solitario puedo irme.- dijo con una sonrisa amistosa entrecerrando los ojos
avatar
Amako Noriko
Raso Gi
Raso Gi

Post : 482
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Otsuka Isono el Dom Oct 10, 2010 1:04 am

-Realmente no eres la única que te sientes así Isono. A mi me gusta venir aquí siempre que puedo a unirme mas con Kozen. Es cierto que te encuentras en un momento de armonía, solo estáis tu y tu zampakutoh, sin prisas, sin pensar en nada… Practico hasta tan tarde para ser más fuerte, mi meta no es convertirme en teniente ni en capitana, si no poder hacer algo, poder conseguir lo que quiera con mi fuerza, no depender de nadie y saber que la gente puede contar conmigo.

Noriko detuvo un breve instante sus palabras.

-Si molesto en tu entrenamiento solitario puedo irme.

Isono la observó unos instantes. No parecía una mujer intimidante, ni siquiera agresiva pero denotaba un carácter fuerte y seguro, fácilmente reconocible en sus palabras firmes y en su actitud. No hacía falta tener grandes músculos para ser fuerte, sino voluntad y conciencia. Voluntad no le faltaba, sólo se preguntaba como de consciente sería de las implicaciones que quería alcanzar. La independencia era muy diferente de la entrega, y mucho más distante de la abnegación y el sacrificio; eran fines nobles y altruistas, pero eran difíciles de conseguir sin caer mil veces en el camino y verse tentado por la resignación o la frustración.

-Descuida, no me molestas –negó, depositando la mirada sobre ella-. Es agradable hablar con calma con alguien que tiene los pies en la tierra .

Su mente se detuvo un instante en sus propias razones para estar allí. Deseaba pensar que todo era por pura abnegación: su entrega, su sacrificio en contra de su libertad; pero en el fondo, algo le decía que el orgullo guiaba sus pasos hasta el Gotei. Muchos la señalaron como la causa de la desgracia familiar, por su origen vulgar y la dedicación de Kagetsu. Una herida que aún escocía pese al tiempo; el impulso arrollador que la impelía a demostrar que no era ella la causa de nada de lo ocurrido… La soberbía traicionera que mueve el espíritu hacia un camino plagado de falsos prejuicios; el mismo que le susurraba, que podía demostrar no sólo su inocencia, sino su potencial, su capacidad para tomar el mando de la familia e imponerse sobre las acusaciones y las miradas desaprobatorias.

Isono temía eso. Su inseguridad iba en aumento con cada día que pasaba en el Gotei. No quería caer en la opción fácil. No le importaba lo que los demás pensaran de ella, mientras pudiera salvar su deuda con su padre. Quería convencerse de ello, pero dudaba.

-Te envidio, Noriko. Pareces estar muy convencida de tus metas; sobretodo cuando intentas hacer algo no sólo por ti, sino también por los demás. Parece que tus ambiciones tienen un fin muy diverso al del resto de nosotros –comentó, volviendo a ella su semblante serio-. Cualquiera puede sentirse atraído por fines convencionales cuyos frutos puedan obtenerse con facilidad; sin embargo, lo complejo es hacer metas que no nos impliquen a nosotros solos. La entrega es un don… escaso –hizo una pausa, prolongada; clavó los ojos en Noriko, firme- ¿Puedo preguntar por qué te hiciste shinigami?

Isono cambió de postura. Afianzó los pies en el suelo terroso; deslizó a Sangeki por el obi. Su rostro, serio y distante, no era más que una máscara de papel para ocultar sus miedos; no quería mostrar más de lo necesario, al menos, mientras no estuviera segura de sí misma.

avatar
Otsuka Isono

Post : 1242
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Amako Noriko el Dom Oct 10, 2010 7:00 am

-Descuida, no me molestas –negó, depositando la mirada sobre ella-. Es agradable hablar con calma con alguien que tiene los pies en la tierra.

Noriko se sentó en el suelo cerca de Isono con los las piernas separadas, las mayos apoyadas en aquel circulo que formaban sus piernas y la espalda ligeramente inclinada hacia adelante. A veces cambiaba su posición y ponía las manos apoyadas en el suelo por detrás de la espalda, esta vez inclinándola en el sentido contrario.

Era agradable estar allí. Noriko había tenido poco tiempo para hacer amistades, aunque llevaba mucho tiempo en la sociedad de almas no tuvo tiempo de forjar amistades en la academia. Ahora tan solo conocía unos pocos miembros de su mismo escuadrón, y algunos desperdigados. Pero en aquel momento, en aquel lugar se sintió casi completa. Pocas veces había estado charlando a gusto con alguien, normalmente nadie se quedaba hasta tan tarde, si era algo común en Isono más de una vez se verían tras los entrenamientos.

Noriko cerró los ojos y se dejó caer hacia atrás sin llegar a posarse en el suelo dejando su zampakutoh también tumbada a su lado, que aunque no estuviera en forma humana, la trataba como si lo fuera, ya que Kozen podría salir por donde menos se lo esperaba una.

El entrenamiento tan rutinario en Noriko apenas le había dejado tener algo de vida social, por ello le encantaba estos momentos de relax.

-Te envidio, Noriko. Pareces estar muy convencida de tus metas; sobretodo cuando intentas hacer algo no sólo por ti, sino también por los demás. Parece que tus ambiciones tienen un fin muy diverso al del resto de nosotros –comentó, volviendo a ella su semblante serio-. Cualquiera puede sentirse atraído por fines convencionales cuyos frutos puedan obtenerse con facilidad; sin embargo, lo complejo es hacer metas que no nos impliquen a nosotros solos. La entrega es un don… escaso –hizo una pausa, prolongada; clavó los ojos en Noriko, firme- ¿Puedo preguntar por qué te hiciste shinigami?

El rostro de Isono cambió completamente, hacia un momento pareció mostrar una sonrisa, sin embargo ahora parecía un tanto seria, quizás la palabra no fuese seria…

Noriko la miró con las cejas enarcadas, esbozó una sonrisa y hasta casi se le escapó una carcajada.

- Es la primera vez que me lo preguntan, la verdad. Realmente nunca me he acercado a nadie, la familia que me acogieron en el rukongai eran completos desconocidos para mí, siempre fui muy fría con ellos. Me di cuenta que tenía un don innato en cuanto a la justicia y a la fuerza bruta, aunque dicen que no se usarla del todo bien - dijo recordando los entrenamientos con Aoki- Realmente me hice shinigami sin una meta, sin una razón. Sin embargo, hubo un joven, que lograba volver conmigo de las misiones, éramos siempre uno de los pocos. La ultima misión, antes de convertirme en shinigami del 6º escuadrón fuimos juntos de nuevo. Pero… - soltó una lágrima que rápidamente se secó fingiendo que algo le había entrado en el ojo- Jamás volvería a realizar una misión con aquel joven. No fui lo bastante fuerte como para salvarle, de hecho fracasamos aquella misión. Por ello quizás sigo como Shinigami, por hacerme más fuerte para poder proteger a todas las personas que me importan. ¿Qué típico no? - dijo casi sonriendo - Realmente quiero hacer justicia por todas aquellas personas que no la tienen. Quizás quise hacerme shinigami para poder desarrollar mi fuerza, es el único sitio donde podría superarme a mí misma.

Miró a Isono con un rostro nostálgico, como si recordara todo aquello.

-¿Y tu? ¿Por qué decidistes hacerte Shinigami? ¿Por que escogistes el quinto escuadrón?- Noriko jamás entendió las personas que manejan Kidoh, por eso le extraña que haya gente en ese escuadrón.
avatar
Amako Noriko
Raso Gi
Raso Gi

Post : 482
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Otsuka Isono el Dom Oct 10, 2010 12:05 pm

Esquivo y discreto; aquel sencillo gesto quiso pasar desapercibido, pero Isono se percató de él. Un leve movimiento para borrar malos recuerdos. Sin embargo, no hizo mención alguna al respecto; había recuerdos que era mejor no clamar en voz alta; demasiado íntimos… o dolorosos.
Haciendo acopio del gesto de Noriko, Isono se sentó sobre sus pies manteniendo siempre una postura recta, con las manos en el regazo. Se quitó los guantes de cuero que cubrían sus manos, dejando únicamente su inseparable pulsera de cuentas. Los dejó en el suelo, frente a ella.

-¿Y tu? ¿Por qué decidistes hacerte Shinigami? ¿Por que escogiste el quinto escuadrón?

Intuía que le tocaría responder a su propia pregunta, no obstante, no sintió ninguna urgencia en evitarla.

-No sería del todo cierto decir que me decanté por el 5º Escuadrón sólo por el kido; aunque influyó en gran medida dadas las circunstancias -contestó pausadamente, midiendo cada palabra con lupa-. Entré en la Academia para cumplir con las expectativas de mi familia… Mi padre tenía grandes esperanzas puestas en mí y en los frutos que podría dar su estricta disciplina; imaginaba que yo me convertiría en el motivo de orgullo de su nombre. Así pues, ¿qué mejor opción que convertirse en shinigami? Yo acepté de buen grado, a fin de cuentas, él me dio todo lo que tenía: una casa, una familia… protección; además para mí era…

Isono hizo una pausa. Miró a Noriko con el aliento atorado en la garganta, lejos de una fachada seria y formal, mostrándose tal cual era, sin artificios ni máscaras que ocultasen la verdad. Y lo cierto, es que le costaba mucho hablar de sí misma, de su historia y sus pesadillas. Era como abrir la caja de Pandora: al final, cuando el culpable se decidía a cerrarla, sólo dejaba dentro lo único que podría consolarlo.

-Todo lo que hago ahora es por él; se lo debo –añadió-. Para mí esta es la forma de saldar mi deuda con él, de hacer real las expectativas que posó sobre mí. Y para eso… Je –rió con tristeza-. Para eso necesito mejorar. El kido es la esencia de Sangeki, su fuerza es mi habilidad. No soy la mejor practicante de kido, tenlo por seguro; pero si consigo potenciar mi reiatsu, podré hacer más cosas y llegar más lejos. Confió en mi técnica con mi zanpakutou, pero creo que mi espíritu no es lo bastante fuerte aún

Una mueca a medio camino entre la sonrisa y la burla se esbozó en sus labios rosados. Se sentía bien. Hablar y confiar en otra persona era algo que dejó de hacer cuando la casa familiar se quedó vacía; jamás imaginó que podría sincerarse, en parte al menos, con otra shinigami.

-No me gusta decirlo en voz alta, pero me temo que nos queda mucho por recorrer antes de alcanzar la meta, Noriko –comentó adoptando un tono relajado, aunque afectado; por mucho tiempo que pasase, había cosas difíciles de asumir-.
avatar
Otsuka Isono

Post : 1242
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Amako Noriko el Miér Oct 20, 2010 7:06 pm

[[OFF: Siento el post tan corto, pero ahora carezco de imaginación. A ver si con el siguiente me vuelve]]

Aunque se había dado cuenta que la anterior pregunta quiso obviarla Noriko no insistió, al igual que ella que solo contó cosas por encima a Isono le pasaría igual, dejaría el tema en paz si así lo deseaba. Pero antes quiso zanjar el tema con una última frase.

- No tienes por que hacer esto por tu familia, Tengo la esperanza de que el cómodo ritmo de la familiaridad retrasará un poco más lo inevitable. Hacer que las cosas vuelvan a la normalidad, lo que sea para hacernos ganar algo de tiempo. Fingir, disimular, puede que esto sea lo único en lo que nunca maduramos. Si te gusta hazlo por ti, no por tu familia. Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes.

Noriko se quedó un rato embobada con la pulsera que portaba Isono, una pulsera de cuentas preciosa, hacían pequeños ruidos cuando movía la muñeca. Dejo los guantes frente a ella, se estaba poniendo cómoda, aunque Noriko no entendía por qué practicaba con guantes, para ella llevar ropa era demasiado peso del cual se tenía que liberar, por eso no dudaba nunca en desprenderse de su ropa, y desde el incidente con los pitapollos lleva una venda cubriéndole el pecho para estos casos.

Aunque tenía curiosidad por las cuentas sabía que era de mala educación preguntar sin apenas conocerse, ya le preguntaría más adelante.

- ¿Por qué llevas tanta protección? Los guantes no retendrán un duro golpe
avatar
Amako Noriko
Raso Gi
Raso Gi

Post : 482
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Otsuka Isono el Jue Oct 21, 2010 3:12 am

Pero no era tan fácil. Podría hacer caso a las ingenuas y no faltas palabras de valor de Noriko, imponerse por encima de todas las miradas adustas y acusaciones, pero temía caer en el egoísmo; convertir su meta en algo vanidoso que perdiera su sentido. Aquella shinigami hablaba con razones, las mismas que blande alguien con una voluntad honesta y antes de sumarse a esa entrega, tenía que estar segura de sí misma.

Sintió como todo su cuerpo se tensaba, preso de una súbita sensación de angustia. Un leve opresión en el estómago, un escalofrío que recorrió su espalda y se desvaneció tan pronto como vino. Aspiró aire con fuerza; aire puro y fresco en sus pulmones que alejasen aquellas malas sensaciones. Observó como los ojos de Noriko se posaban sobre su muñeca

- ¿Por qué llevas tanta protección? Los guantes no retendrán un duro golpe -preguntó; su aspecto y su actitud marcial no veían la utilidad a llevar las manos cubiertas-.

Isono arqueó las cejas mostrando su desorientación. Nunca llevaba protecciones, ni siquiera en el pecho, cubierto únicamente por las vendas del sarashi; apenas llevaba algo más que el uniforme.

-¿Te refieres a ésto? -preguntó mostrando uno de los guantes de cuero-. En realidad, no los llevo por protección, están tan desgastados que no podían si cubrirme de un arañazo. Me acostumbré a su tacto mientras mi padre me aleccionaba. Cuando era niña y practicaba con la espada de kendo, me salían unas ampollas enormes -explicaba señalando la palma de la mano, donde tenía unas marcas amarillentas casi imperceptibles-. Mi padre me entregó estos siendo algo más mayor. Me decía que aunque portase unas espada y mis manos les fueran familiares, nunca debía dejar de ser una señorita... Y las damas no tienen tacto de asparto -musitó con una expresión de incredulidad en la cara-. Se reía de mí, supongo. Aunque ahora los llevo más por el valor sentimental que por su utilidad. Igual que esto -señaló la pulsera de cuentas-. No tiene ningún uso, pero es un regalo que aprecio en alta estima.

La mano de Isono volvió a posarse en su rodilla, lenta y meticulosa en sus movimientos. Podría ser una espadachín astuta y con poco sentido del honor, pero desde luego, nadie dudaría de sus formas siempre rectas.

-Háblame de ti, Noriko. ¿Verdaderamente la razón por la que estás aquí es para los demás? -preguntó Isono motivada por la curiosidad y en parte, porque quería ver si todos aquellos shinigamis eran tan entregados como había oído decir-.
avatar
Otsuka Isono

Post : 1242
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Amako Noriko el Vie Nov 05, 2010 4:10 am

[[Siento la tardanza y el post corto...no tengo muchas ideas estos dias...]]


- ¿Y por qué si no iba a estar aquí? Quien tiene fuerza debería proteger a los demás

Casi se pudo pensar que la pregunta la tenía ya calculada y pensada. Quizás estaba con la guardia, quizás simplemente era la costumbre.

- Se hace tarde, si me quedo aquí por mucho más mañana no podré madrugar para entrenar, a menos que tengas algún plan pensado – dijo con una sonrisa picarona.

Normalmente Noriko era así, vivía para el entrenamiento día y noche, estaba esperando una invitación a un combate o a dar alguna vuelta por los jardines del seretei, hasta por el Rukongai. De hecho, era una de las pocas veces que se sentía cómoda y a gusto con alguien, tanto que hasta pensaba llegar tarde a los entrenamientos del día siguiente… Tampoco nadie le echaría en falta, un día de descanso podría cogerselo cualquiera.

- ¿Qué me dices? ¿Es demasiado tarde o aun quieres mantenerte despierta?
avatar
Amako Noriko
Raso Gi
Raso Gi

Post : 482
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Otsuka Isono el Vie Nov 05, 2010 10:01 am

Una respuesta sencilla y sin demasiados entresijos; algo asumido que no admitía demasiadas réplicas y ella, no era nadie para replicar a menos que se viera envuelta, y no era el caso. Apoyándose sobre las puntas de sus pies, se alzó hasta quedar de pie de nuevo, ciñéndose a Sangeki al cinto. Se colocó la parte superior de su uniforme, ocultando así el sarashi que llevaba debajo.

-¿Qué me dices? ¿Es demasiado tarde o aún quieres mantenerte despierta? -preguntó Noriko en un tono casi provocador, instándola a seguir en pie.

Mientras se vestía, no pudo evitar reprimir una risotada. La verdad es que no le apetecía continuar con largos y agotadores entrenamientos; bastante tenía ya con aprender a captar el reiatsu del ambiente en sus largos y concienzudos entrenamientos. Esa noche quería quitarse de encima todas sus cargas y prejuicios; por una vez, necesitaba sentirse libre de ataduras y ver qué opciones le ofrecía la vida.

-¿Vamos a comer? -inquirió una vez estuvo lista-. Aún no he cenado y empiezo a sentir hambre. Conozco algunos sitios del Rukongai donde podremos comer bien sin dejarnos el sueldo. ¿Qué te parece?... Además, si me siento inspirada te podría enseñar algo verdaderamente inusual.

La miró con una ceja enarcada, esperando su reacción. Aunque Noriko era una persona de aspecto concienzudo y terco, estaba segura que tras aquella sugerencia inicial, estaría dispuesta a pasarse la noche en vela.
avatar
Otsuka Isono

Post : 1242
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Amako Noriko el Lun Nov 08, 2010 5:11 am

Noriko asintió con la cabeza, sentía como su estomago estaba rugiendo, llevaba horas entrenando sin haberse acordado de su cuerpo.
Se colocó el Keikogi, se ató bien su Obi y colocó bien su Zampakutoh.

Con todo el tiempo que pasaba por el escuadrón y entrenando había paseado pocas veces por el Seiretei o el Rukongai, y siempre que se había dejado caer por allí siempre ocurría algo.

- Llevame a uno de esos sitios de los que mencionas, el Sake corre de mi cuenta. Además me siento intrigada por eso que me quieres enseñar

Tenía demasiada curiosidad, supuso que quizás era alguna técnica, algún arma, o algo relacionado con el combate, aunque sabía que no siempre debía pensar así, ahora ya sentía curiosidad a secas. Y la verdad hacía demasiado tiempo que no salía, le vendría bien despejarse y conocer gente nueva.

Al decir aquella palabra “enseñar algo inusual” el rostro de Noriko se iluminó, sus cejas se enarquearon, su sonrisa pareció alargarse y sus pómulos fueron lentamente realzándose.
Quizás mañana si que no iba a poder levantarse a entrenar, quizás tuviera que pasarse la noche en vela, pero al fin y al cabo un día…es un día y a veces una merece un descanso
avatar
Amako Noriko
Raso Gi
Raso Gi

Post : 482
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Otsuka Isono el Lun Nov 08, 2010 8:56 am

El rostro de Noriko pareció iluminarse ante la perspectiva. Isono comenzó a caminar en dirección al exterior de las zonas de entrenamientos, hacia el Seireitei. Desde allí, a paso ligero aunque lo bastante no apresurado como para hacer de un paseo algo agobiante y falto de agrado. Guió a Noriko hasta el Rukongai donde callejeó hasta localizar un lugar donde poder tomar la cena. El sitio en cuestión era amplio y luminoso, de aspecto pulcro y cuidado aunque portador de una sencillez humilde.

Al entrar el aire se envolvió en un aroma dulce y afrutado, algo empalagoso aunque mucho mejor a cualquier otro antro hediondo. Los departamentos estaban divididos en pequeñas estancias iluminadas por pequeñas lámparillas colocadas en el pasillo, por lo que la luz era muy tenue.

-Hacia mucho tiempo que no venía por aquí -comentó aspirando el aroma del aire mientras se dirigía a una de las estancias-.

Se quitó el nudo de sus waragi y las dejó junto al escalón que separaba las dependencias del pasillo, para poder sentarse en el tatami. Hizo un gesto a Noriko para que tomara asiento antes de que llegase alguien a tomarles el pedido. Isono se acomodó sobre sus pies, dejando los talones hacia fuera para evitar cargalos. Al poco rato, llegó una mujer de mediana edad, con el cabello recogido en un moño algo torpe que pretendía ser tradicional, ataviada con un austero kimono de color marrón y pequeños motivos en ocres y negros. Sus pequeños ojillos rasgados las observaron con curiosidad antes de hablar.

-Buenas noches, señoritas. Puedo preguntarles qué desean tomar -dijo con una voz pausada ligeramente aguda-.

Isono se quedó pensativa unos instantes.

-Me apetece algo caliente... ¿Pedimos algo de nabe? -sugirió pensando en un guiso caliente con carne y verduras; sólo de pensar se le abría el apetito-.
avatar
Otsuka Isono

Post : 1242
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Amako Noriko el Lun Nov 15, 2010 9:06 pm

Sin pensárselo dos veces siguió a aquella pelirroja que caminaba dirección al exterior, saliendo de la zona de entrenamiento rumbo al Seretei. Aquello fue extraño, la última vez que estuvo allí acabo bastante magullada, culpa del teniente Akira y de sus macabros experimentos con plumíferas aves. Esperaba no tener que encontrarse con más pollos, aquello le había dejado algo traumada.

El camino estaba silencioso, ya era algo tarde y las calles estaban casi desiertas, inmóviles.
Al final se habían introducido en el Rukongai, pocas veces había paseado por estos lares, y la última coincidió con el mismo acontecimiento del Seiretei.
Isono se paró delante de un iluminoso local, bastante amplio, parecía algo pulcro a pesar de todos los rumores que había escuchado. Pensaba que aquellos lugares estaban más cercanos a la suciedad y la mugre, pero al menos, este local no se parecía. Antes de entrar Noriko hizo una reverencia, cerró la puerta que ahora quedaba a sus espaldas y se descalzó, colocando la punta de sus sandalias mirando hacia la puerta

Un suave aroma inundó los pulmones de ambas jóvenes, el estomago parecía que rugía dentro del cuerpo de Noriko,
El sitio era acogedor, cálido, quizás por la ambientación que ofrecían aquellas luces.

-Hacía mucho tiempo que no venía por aquí -comentó aspirando el aroma del aire mientras se dirigía a una de las estancias-.

Se sentó en el tatami justo donde le indicó su compañera, colocando ambas rodillas sobre el suelo, paralelas una con la otra mientras se sentaba sobre sus pies, y sus manos puestas sobre sus piernas. Como tradicionalmente le habían enseñado.

-Es la primera vez que como en este sitio, jamás había venido a comer al Rukongai. - Respiró profundamente mientras el estomago le rugía - ¡Dios que bien huele! tengo un hambre atroz.


-Buenas noches, señoritas. Puedo preguntarles qué desean tomar -dijo la camarera

-Me apetece algo caliente... ¿Pedimos algo de nabe?
-sugirió pensando en un guiso caliente con carne y verduras; sólo de pensar se le abría el apetito-.

Noriko asintió con la cabeza.

- También podríamos pedir algo de Udon, o curry, o como aperitivo sushi - Noriko no dejaba de pensar en la comida, se le estaba haciendo la boca agua y si fuese un animal ahora mismo estaría babeando. Llevaba tiempo sin comer, desde por la mañana casi, su entrenamiento le pedía demasiado tiempo, tanto que a veces se le olvidaba comer - Y de beber ... ¿Te apetece sake? También una jarra de agua.

Mientras tanto la joven se quedo mirando a los demás clientes del bar, no destacaba mucho la clientela, todos cuanto abarcaba al ver eran gente normal, no había mucho alboroto. El sitio estaba bien, cálido, cercano, calmado. Seguramente vendría aquí más a menudo.

- Sueles pasarte por aquí a menudo?
avatar
Amako Noriko
Raso Gi
Raso Gi

Post : 482
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Otsuka Isono el Mar Nov 16, 2010 2:51 am

Casi pudo escuchar como hablaba el estómago de Noriko. Lo cierto era que el ambiente se iba inundando poco a poco de un delicioso aroma difícil de resisitir, mucho más si se traspasaban sus puertas con el estómago vacío.

-Entonces, ponga nabe para dos... y, mmm -afirmó pensativa, haciendo memoria sobre alguna cosa que fuera bien combinado con el guiso; le gustaba el udon, pero quizás sería algo demasiado pesado-. Y ponganos también tamago. Ah, y sake, por supuesto.

La mujer tomó nota y con una sobria reverencia a las dos comensales, se retiró haciendo claquear sus sandalias de madera sobre el suelo. Al aire embriagado por el aroma de la comida y las tenues luces, otorgaban tranquilidad al sitio, pequeño y resguardado; el lugar perfecto para reuniones distendidas. Aquel ambiente le era muy familiar.

-¿Sueles pasarte por aquí a menudo? -preguntó Noriko una vez acomodada sobre sus talones.

-Antes de entrar en la Academia solía venir mucho con mi padre. Le gustaba el Runkongai, decía que era el sitio perfecto para ser uno más... Por eso, veníamos a menudo a comer a lugares como este: discretos, pequeños... y con buena comida. Cuando entré en la Academia, rara vez sacaba un momento para volver aquí pero no he olvidado el camino -contaba con calma-.

Por un instante Isono no quiso pensar en el pasado. Se sentía libre de ataduras como para solver a esa angustiosa sensación opresiva. Llevaba poco tiempo en el Gotei y comenzaba a conocer gente, no quería causar una mala impresión tan pronto que el tiempo, terminaria definiendo. Quiso contar algunas anécdotas más, pero la dueña llegó con la jarrita de sake y los vasitos de arcilla, que despositó en la mesa. Con sumo cuidado, sirvió a las dos shinigamis antes de irse para volver al instante con un cuenco redondo y plano, donde había dispuestos en minucioso orden formando líneas paralelas, porciones perfectamente cortadas de tamago junto a un cuenco cuadrado con salsa de soja. Depositó sobre la mesa, un par de palillos de madera y un par de toallas de lino, enrolladas y calientes frente a cada una.

-Enseguida les traigo el nabe -anunció una vez compuesta la mesa-. Buen provecho.

La pequeña confidencialidad de Isono pasó desapercibida con la intrusión de la dueña. Aunque pensó, que tal vez, no se sentía del todo segura en querer contar detalles de su estancia fuera del Gotei. Algunas cosas, todavía seguían muy vividas y no contaba con la suficiente seguridad en sí mismas para sacarlas del baúl.
avatar
Otsuka Isono

Post : 1242
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Amako Noriko el Jue Nov 25, 2010 11:14 pm

Ambas pelirrojas bebieron de aquellos vasitos de arcilla. El gusto del sake caliente inundaba sus gargantas, tanto que Noriko casi tosió. No era demasiado fuerte ni demasiado dulce, estaba en su punto exacto.

- Que aproveche

Cogió los palillos para empezar con el tamago que tan buena pinta tenía, mojaba en la salsa soja y se lo llevaba a la boca. Estaba delicioso, tanto que hasta tuvo que emitir un gemido de aprobación. A los pocos momentos trajeron el nave, que también tenía buena pinta. Aunque ya se sabe que cuando se junta el hambre con las ganas de comer todo está aún más bueno.

De la puerta abierta del restaurante entraron tres hombres, algo robustos y bastante altos. Sus cuerpos eran atléticos y sus espaldas anchas, tenían pinta de ser ronin, si hubiesen estado en la era meiji. Uno de ellos tenía varias cicatrices en el brazo. Tenía la barba dejada de varios días sin tener abundante vello. Los tres parecían algo borrachos.
Miraban a todos los sitios de un lado a otro como si buscaran a alguien, quizás a la camarera esperando a ser servidos a una mesa. Pero ni siquiera tuvieron la educación de quitarse sus sandalias. Noriko siguió comiendo, mientras no dieran problemas no tendrían por qué actuar. Quizás hasta se marcharan si la camarera se lo pedía amablemente.
avatar
Amako Noriko
Raso Gi
Raso Gi

Post : 482
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Otsuka Isono el Vie Nov 26, 2010 4:42 am

Alargando un brazo hacia la cazuela del nabe extrajo un trozo de carne que rápidamente depositó en un pequeño plato redondo para no manchar la mesa. El tamago había sido una buena elección para abrir el apetito y sin dudas, aquel estofado iba a ser el culmen para una noche tranquila. El sabor del nabe era peculiar y agradable en la lengua, especiado y espeso, de un tacto fino y un color sólido; sólo con verlo las tripas rugían de ansias. Masticaba con lentitud, otorgándose el lujo de disfrutar parsimoniosamente de su cena.

La puerta del local se abrió de golpe dando paso a tres individuos que apestaba a alcohol. Entraron en el restaurante con pasos tambaleantes mostrando un aire bravucón a los pocos presentes en el lugar. Uno de ellos se dejó caer en un taburete junto al mostrador principal donde estaba la dueña.

-¡Abuela! Ponme sake -gritó exultante en su demostración de virilidad frente a una mujer, a sabiendas que sus dos compañeros lo secundarían-.Y date prisa, quiero beber esta noche.

Isono miró de soslayo a los recién llegados. Por las expresiones de sus caras ebrias y sus ademanes casi chulescos, la shinigami sabía que su tranquilidad tocaría fondo. Volvió a concentrarse en su comida mirando de hito en hito a Noriko, quien parecía ignorarlos por igual. Pero ya se sentía intranquila; tanteó con el pie la proximidad de su zampakutou, la comida dejó de saberle bien e incluso el sake, estaba mucho más margo. Como si lo hubiera intuido, los dos hombres se sentaron en la depencia que ocupaban ambas shinigamis, mirándolas con ojos hambrientos en sus caras de gesto demudado.

-Mira qué tenemos aquí... Dos preciosidades solitarias, perritas abandonadas -musitó observándolas con detenimiento, casi fijación-. ¿Por qué no os venís con nosotros? Podríamos pasar una noche muy divertida,a demás os prometemos que seremos muy muy buenos...

Ambos rieron ante aquel comentario que pretendía ser un chiste.El que había hablado se acercó a Isono; tenía la piel morena por el sol; llevaba el cabello corto y negro, despeinado y una barba pobre de apenas unos días. Vestía un yukata rojo oscuro con una ancha franca en el bajo de color azul oscuro y una bandana también azul sobre la frente. El otro, más robusto y de cabellos lacios y castaños seguía el ejemplo de su compañero aproximándose a Noriko, con más miedo que vergüenza.

-Vamos, ven preciosa -susurró el de la bandana con voz ronca y gesto voraz-.

Alargó una mano en dirección a Isono. Un sonoro manotazo impregnó la dependencia al segundo siguiente. La mano extendida de la shinigami impactó de lleno contra la mano del borracho, alejándola de sí.

-No me toques -masculló Isono-.



Última edición por Otsuka Isono el Lun Nov 29, 2010 9:52 am, editado 1 vez
avatar
Otsuka Isono

Post : 1242
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Daiki Namegawa el Vie Nov 26, 2010 10:19 am

OFF: Si no les importa me gustaría unirme al roleo.

Daiki hacia su paseo nocturno, como era ya costumbre se perdió entre calle y calle, haci que vago durante unas horas, mientras miraba aquellas calles que le recordaban su viejo vecindario. El sol ya se estaba poniendo y Daiki comenzaba a tener hambre ,al cabo de unos minutos vio unos niños jugando y rápido recuerdo le vino ala cabeza, este recuerdo eran unas imagines en sepia de unos niños corriendo, al parecer estos jugaban por un callejón parecido al que Daiki se encontraba actualmente.

Al cabo de unos minutos una voz lo saco de ese recuerdo :

¿ Le pasa algo señor ? -una voz inocente y dulce le preguntaba a Daiki. Miro hacia arriba y era un niño algo moreno de cabello negro y ojos de un color oscuro que no parecía tener fondo.

No ...-mientras se levantaba lentamente.Creo que tuve un desvanecimiento por falta de comida solamente.-mientras le sonreía al niño para evitar preocupación de este.

Si quiere comer, hay un lugar por aquí cerca. Venga sigame.-mientras corría y hacia un gesto con la mano para que lo siguiera. Daiki decidió seguir a este niño, ya que no tenia nada que perder excepto el hambre que tenia. Mientras seguía a aquel niño un olor delicioso golpeo el rostro de Daiki y mientras mas camina mas fuerte se hacia. Al cabo de unos metros paramos frente a un lugar algo nostálgico para Daiki.

Bien señor aquí es ... -mientras se escuchaba la voz de una mujer gritando un nombre, el niño se dio media vuelta y dijo:

Es mi madre, me tengo que ir -mientras corría en dirección hacia la voz y hacia un gesto con su mano en señal de despedida, Daiki sonreía y le devolvió el gesto. Luego de que el niño se fuera entro al lugar, Daiki algo nostálgico se sentó y pidió su orden ramen que era su plato favorito.

Mientras comía su ramen,vio unos hombres molestando a unas señoritas y Daiki pensó:

No planeo ser el héroe en esta ocasión,tengo una reputación y la reputación de un escuadrón ahora.-mientras seguía comiendo.

Luego de visualizar nuevamente y mas detenidamente esa escena logro distinguir a una de las chicas. Se levanto y grito :

¡¡¡Isono-san. hola !!!-mientras con la mano derecha sostenía el pote de ramen y la izquierda la movía en señal de saludo con una sonrisa en el rostro.


Última edición por Daiki Namegawa el Sáb Nov 27, 2010 12:25 pm, editado 2 veces
avatar
Daiki Namegawa

Post : 29
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Amako Noriko el Sáb Nov 27, 2010 11:13 am

- Si nos tocas eres hombre muerto – dijo Noriko sin siquiera mirarlos, seguía bebiendo su sake, hablando las frases entre buche y buche sin llegar a posar su vaso de arcilla sobre la mesa.

El hombre pareció retroceder un poco, no se esperaba esa reacción por parte de una "señorita".

- Hola Isono-san – dijo un hombre, que parecía no enterarse de la situación.

Noriko miró a Isono, quería saber su reacción, al menos ella también parecía tranquila, no estaba nerviosa, y estaba a la defensiva, como ella. Ambas sabían muy bien hasta donde podrían aguantar y hasta donde podrían llegar.

Uno de los hombres fue a tocar el largo y lacio cabello de Noriko, pero antes de que pudiera siquiera notar la yema de sus dedos sobre ella le cogió fuertemente de la muñeca. Agarró el tendón de su brazo impidiendo que la mano se cerrara, si no dejarla en un estado semejante a una garra de un gorrión.

Giró su cabeza hacia este hombre, mirándole con cierta repulsión. Su mirada era penetrante y sus parpados cerraban cada vez más los ojos, hasta apagarlos completamente terminando con un gran suspiro.

- Jovencito – dijo con cierta ironía – Soy Amako Noriko, shinigami del sexto escuadrón, ¿de verdad crees que puedes hacer esto y salir impune?

- El sexto escuadrón no tiene poder sobre el Rukongai.


Noriko se había despistado de su alrededor, no quería apartar la mirada a su compañera Isono, ya que sería una bajada de guardia, además estaba tan alerta como ella. Era una buena shinigami y si estaba allí era por que podía defenderse sola.

Dio una patada a las rodillas de aquel hombre, recordando sus duros entrenamientos con Aoki, que le había enseñado ese tipo de trucos. Cayó al suelo mientras Noriko seguía con su brazo agarrado, abalanzándose sobre el cuerpo robusto con su Zampakutoh envainada colocándosela a la altura del cuello. Solo quería intimarle, no quería hacerle daño.

Por un momento se tranquilizo, quizás obró mal. Pero Noriko no es de decir dos veces “no”. Tenía poca paciencia. Y eso a veces la llevaba a estar en este tipo de situaciones.
avatar
Amako Noriko
Raso Gi
Raso Gi

Post : 482
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Otsuka Isono el Lun Nov 29, 2010 10:20 am

La cosa parecía ir a peor por momentos. Eran dos contra tres, y aunque eran shinigamis y estaban mejor preparadas que cualquier sucio matón del Rukongai siempre había posibilidades de algo saliera mal. De soslayo, miró a Noriko quien parecía estar tan atenta a esos sujetos como ella.

-¡¡Isono-san, hola!!

Sorprendida ante la mención de su nombre, rebajó la sujección del brazo del hombre, el cual aprovechó para golpearla con el brazo libre cerrando el puño con tal fuerza que se le veían blancos los nudillos. Isono notó como el puño le rozaba la mejilla, pudiendo esquivar en el último instante el golpe. Por la inercia, cayó recostada sobre el codo derecho; quedándose medio tirada sobre el tatami. El tipo de la bandana se cernió sobre ella como una presa ya abatida a la que hincar el diente.

No veía que le sucedía a Noriko, ni cual sería la reacción del tercer hombre sentado junto al mostrador; no quería dañar el sitio pero desde luego no iba a permitir que semejante sujeto le tocase ni un pelo. Vislumbró un segundo golpe por el rabillo del ojo que se aproximaba hacia su cara de nuevo; pero esta vez, estando en el suelo no tenían opción a esquiva. Así que, tan rápido como le permitió su mano libre, asió con fuerza el mango de Sangeki y con la pierna detuvo, durante el breve instante que le permitiría su fuerza física, el cuerpo cada vez más próximo del hombre.

Fue rápido e indoloro. La guarda de Sangeki golpeó con todas sus fuerzas sobre el músculo que unía el cuello y el hombro. El impacto le otorgó el tiempo necesario para atizarle un patada con el talón sobre la mejilla. El hombre cayó al suelo entre quejidos y guturales gemidos tapándose la cara con las manos tras aquel duro golpe. Isono se incorporó y enfiló al herido con su zampakutou. Miró a su lado. Noriko también había tenido que recurrir a su arma pero parecía intacta; luego, buscó alguna cara familiar.

-¡Maldita sea, Namegawa! -se quejó mirando iracunda a su compañero de escuadrón, todavía sentado con un bol de ramen en una de las manos; casi deseó estrangularlo allí mismo-. ¡Haz algo útil en lugar de distraerme! ¡Casi me empotra en el suelo de un puñetazo!

Ya no había espacio para la compostura. Isono era diestra con su zampakutou no en cuerpo a cuerpo; su fuerza física no era nada destacable, hecho que dificultaba aún más esas técnicas más directas. Verse con un hombre que bien podría haberla superado físicamente era algo que no le gustaba admitir. Era una shinigami no un saco de arena que atizar. Enfadada por el cambio de situación, miró desafiante al tercero de los hombres.

-Largate ahora mismo -ordenó con tono imperativo pasando por encima del hombre que había intentado en vano, golpearla; se alzó cuan alta era con la cabeza alzada, no estaba jugando ni tenía ánimos para ello-.
avatar
Otsuka Isono

Post : 1242
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Daiki Namegawa el Lun Nov 29, 2010 12:05 pm

Viendo la situación a distancia Daiki logro escuchar algo:

- Jovencito –con cierta ironía en su voz.– Soy Amako Noriko, shinigami del sexto escuadrón, ¿de verdad crees que puedes hacer esto y salir impune?

En ese momento pensó :

Con que Amako Noriko del sexto escuadrón ...- mientras seguía viendo lo que sucedía. A simple vista parece muy fuerte no me gustaría encontrarme en una pelea con ella. - mientras sonreía y seguía comiendo su plato de ramen.

Luego escucho al hombre que mencionaba algo del 6to escuadrón no lo entendió muy bien así que no le presto mucha atención. Cuando miro nuevamente la situación se encontraba Isono en el piso y ocupando su espada para propinarle un golpe a aquel hombre y luego lo golpeo con el talón. Luego Isono se incorporo y le gritó a Daiki :

- ¡Maldita sea, Namegawa!- mirándolo con una cara de te estrangularía sino estuvieses en el mismo escuadrón o tan lejos.

-. ¡Haz algo útil en lugar de distraerme! ¡Casi me empotra en el suelo de un puñetazo!

Al escuchar la última frase Daiki se levanto y se acerco a distancia respetable mientras le decía a Isono:

- Lo siento Isono-san, no creía que su novio iba a reaccionar de esa manera por solo saludarla.- mientras sonreía con una mano detrás de la nuca. Luego cruzo ambos brazos y dijo:

- Y no creo que pueda ayudar en mucho ya que están completamente reducidos estos dos. - mientras pasaba por encima del rostro del tipo que estaba en el suelo para acercarse a Isono. Cuando llego a donde Isono se detuvo y la vio lentamente para ver si tenia alguna herida, busco en su bolsillo y le paso un pañuelo para que se limpiara el rostro.
avatar
Daiki Namegawa

Post : 29
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Amako Noriko el Mar Nov 30, 2010 6:21 am

Noriko pego con el canto de su mano en la parte del esternocleidomastoideo para noquear a la victima, que rápidamente se desmayó. Miró a Isono, que al parecer había sido golpeada, y si no llega a ser por que ella estaba en medio, se hubiese abalanzado sobre aquel tipo.

Se arrodilló frente a Isono cabizbaja y juntando ambas palmas dijo.

- Lo siento mucho Otsuka Isono san. Debería haber actuado primero contra el que tenía al lado

Después miro al nuevo joven que había entrado por la puerta, parecía que él e Isono se conocían. Le echó una mirada fulminante, si las miradas pudiesen penetrar su cráneo habría sido atravesado varias veces.

- Tú… ¿eres amigo de estos tipos? – dijo tras resoplar y volver a inspirar profundamente.

Miró a su alrededor. Al parecer el tercer hombre estaba sentado en el suelo, temblando, apenas era capaz de moverse para escapar de aquel antro.

- Coge a tus amigos y largaos. Esperamos no volver a veros en pelea. – dijo moviendo la cabeza hacia donde se encontraba la salida.

El hombre a duras penas pudo coger a sus amigos. Y bajando la cabeza con un “lo siento” marcharon sin hacer ningún ruido más.

Con cuidado y orden colocó todo como estaba en la mesa, tan solo los vasos se habían volcado, y volvió a rellenarlos con el sake que quedaba en aquella jarra de cerámica.

- Ahora podemos disfrutar de la comida tranquilamente – dijo volviendo a tomar los palillos.
avatar
Amako Noriko
Raso Gi
Raso Gi

Post : 482
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Otsuka Isono el Mar Nov 30, 2010 7:41 am

Apenas había sido un leve roce, el gusto para dejarle una leve rozadura en la mejilla ligeramente enrojecida. Observó con gesto malhumorado como el tercero de aquellos desgraciados se marchaban ante las increpancias de Noriko y Namegawa. El local se quedó vacío en un instante, volviendo a su apacible tranquilidad, aunque Isono estaba de mal humor. Observó como Namegawa le ofrecía un pañuelo después de un minucioso escrutinio de su rostro, como si estuviera interesado o peor, preocupado por ella.

-¡Aparta! -le espetó con acritud, sin alzar la voz; de haber podido lo hubiera fulminado allí mismo; se giró hacia su compañero de escuadrón-. Vuelve a decir semejante estupidez Namegawa y lo próximo que verás será tu cara estampada contra el suelo. No conozco a ese bastardo, así que no le atribuyas nada en relación a mí. ¿Entiendes?

Acto seguido se volvió hacia Noriko y tomó asiento de nuevo, dejando a Sangeki junto a ella.

-Siéntate, Noriko-san. No pasa nada, apenas es un rasguño -dijo acomodándose junto a la mesa; sus nervios estaban crispados todavía-. Me distraje, nada más...

Sus ojos felinos se clavaron sobre Daiki de nuevo; no tenía nada contra él, ni siquiera lo conocía demasiado, pero aquel gesto, fugaz e inútil la había distraído por completo y un sucio tipejo del Rukongai acaba de rozarle. Su orgullo estaba ligeramente amoratado ante aquel patético revés.

-Sigamos... la noche parecía ir tan bien... Por favor, traiga otra botella de sake -pidió a la dueña del local visiblemente menos pálida una vez aquellos tipos se hubieron marchado del lugar-. Namegawa, ¿qué haces por aquí?
avatar
Otsuka Isono

Post : 1242
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Daiki Namegawa el Mar Nov 30, 2010 12:38 pm

Con respecto a la reacción de Isono, Daiki la tomo de manera neutral y siguió escuchando los retos de Isono sin enojarse ni molestarse.Se veía que el ambiente se calmaba y Daiki comenzaba a sentirse a gusto nuevamente, luego voltio su cabeza hacia donde estaba Noriko y le dijo:

- Con respecto a lo que pregunto antes, no soy amigo de esos tres. Soy Daiki Namegawa del quinto escuadrón. - mientras guardaba el pañuelo nuevamente en su bolsillo. Luego se escucho a Isono pedir una botella de sake a la dueña la cual perecía estar volviendo en color y escucho a Isono preguntarle que hacia aquí. Daiki puso su mano derecha sobre su mentón y dijo :

- La verdad es que estaba dando mi paseo de la tarde cuando me perdí.- mientras decía eso se rascaba la nuca, soltó unas risas y prosiguió :

- Luego casi me desmallo de hambre y un niño me trajo hasta acá, comí un poco de ramen y luego paso todo este suceso. - mientras seguía en pie de brazos cruzados. Luego de un momento de silencio Daiki miro a ambas shinigamis y pregunto:

- Y usted Isono-san ¿que hace aquí con Noriko-san? .- mientras buscaba su monedero.

avatar
Daiki Namegawa

Post : 29
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Amako Noriko el Vie Dic 03, 2010 9:32 pm

Noriko simplemente observaba la discusión entre ambos. Aunque por parte de Isono se le veía un poco… irascible, quizás por el hecho de que le habían tocado. Siendo del quinto escuadrón tampoco es que tuviese muchas habilidades con el arma ni en combate cuerpo a cuerpo, era normal que aquella situación le fuese un poco…violenta. En cambio aquel muchacho, quizás era muy joven, parecía algo inexperto, era increíble como dos personas del mismo escuadrón pudiesen cambiar tanto.

La mujer trajo inmediatamente el sake que Isono le había pedido, y nos lo sirvió en los dos vasos, trajo además uno extra por si aquel joven se le apeteciera beber y unirse a la reunión. Mas por parte de Isono, que parecía que echaba humos, la conversación iba a ser un tanto… peliaguda. Tampoco es que Noriko supiese si anteriormente habían tenido una disputa o algún malentendido, quizás esto ya venía de antes.

El caso es que siguió escuchando a sus compañeros, mientras comía y bebía sake. La verdad es que la noche, a pesar de aquellos hombres, estaba bastante bien.
avatar
Amako Noriko
Raso Gi
Raso Gi

Post : 482
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armonía y serenidad

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.