Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas
» Muy buenas!
Jue Abr 30, 2015 3:40 am por Kenta

» Ethernia Ehlysea {Afiliación Élite}
Dom Mayo 25, 2014 7:56 am por Invitado

» Foro RPG Naruto (Élite) (caida de botones)
Dom Mayo 25, 2014 6:04 am por Invitado

» holau gente ^^
Lun Mayo 12, 2014 6:03 am por taider kend

» Foro RPG Naruto (Élite)
Sáb Mayo 03, 2014 7:20 am por Invitado

» School of devil way [Elite]
Dom Mar 23, 2014 7:39 am por Invitado

» Attack On Titan ;; Reapertura [Cambio de Botón - Normal.]
Mar Ene 14, 2014 1:09 pm por Invitado

» Anime Rol [Élite]
Dom Dic 08, 2013 3:51 pm por Invitado

» I Want Candy! {Invitación}
Lun Nov 11, 2013 9:54 am por Invitado

» Homines Hortum || Élite [Yaoi]
Dom Oct 20, 2013 2:42 pm por Invitado

Miembros del Staff
Bleach Legend StoryDarkest Night: El foro de rol de DC Comics Never AfterHeart BlackBleach: Shadow Of SeireiteiCity of HorrorKikanKikan Sword Art Online (SAO)Mariollette Empire ~ ROLTrono de Poniente Nova Orbis











Recordatorio: El tamaño de los botones deberá ser obligatoriamente de 40x40
Shiki Topsite! Sekai Anime Top List  Kuroi Bara Lista Top  Lista Top Onigroup ROLTop4Us BRA Topsite Roleplay Monster
Este skin ha sido diseñado por Deimos y modificado por el Staff de Souls&Swords por lo que la copia o distribución de los códigos está prohibida. El código de algunas descripciones pertenece a Remember. Agradecimientos a Haru por compartir el código de la portada con nosotros.




Entrar y salir: Visita fugaz a la Francia mediterránea (II)

Ir abajo

Entrar y salir: Visita fugaz a la Francia mediterránea (II)

Mensaje por Aaron Smith el Jue Mayo 13, 2010 12:38 am

Los dos arrancar de la 9º sección se enfrentan casualmente a dos integrantes del 11ºEscuadrón, ¿casualidad?, causalidad más bien, ya que el hecho de que todos los shinigamis presentes perteneciesen al 11ºEscuadrón forzaba esa situación.

En consecuencia, un tanto ajenos a la trifulca -shinigami "herido" en medio- que se estaba desarrollando algo más allá, deberían cumplir con su papel en todo aquel embrollo frente a los dos shinigamis que se habían lanzado contra ellos con arrojo.

[OFF: Vamos a agilizar el tema ya que los enfrentamiento parecen decididos. Los turnos irán así:

Karatoraba
Sukuru
Hitsuya Yamato
Alekshandros
avatar
Aaron Smith
Desaparecido
Desaparecido

Post : 330
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar y salir: Visita fugaz a la Francia mediterránea (II)

Mensaje por Karatoraba el Sáb Mayo 22, 2010 5:02 am

Bastantes movimientos se habían sucedido en un momento, casi en un respiro. Karatoraba se alegraba de haber atravesado aquella última Garganta con la máscara sobre sus ojos, pues su visión no habría sido capaz de procesar tal ingesta de información en tan poco tiempo. No así su sentido del oído, que había tomado nota de cada molécula de aire que movían aquellos personajes.

La insulsa Bala de Karatoraba fue bloqueada por uno de los shinigamis, el que por su reiatsu parecía de mayor rango. Sin embargo, no fue algo en lo que se preocupara en reparar, ya que otra Bala le pasó rozando la cabeza, proveniente de su compañero. Al parecer no le había gustado demasiado su comentario, a pesar de haberlo hecho con toda la intención del mundo. En primera instancia, Karatoraba se levantó la máscara que ocultaba sus ojos, para mirar a los de Alekshandros con cara de absoluto asombro.

¿Pero qué---? — alcanzó a decir. Aunque como decíamos, pronto se calmó, recobrando la neutralidad en su rostro. — Está bien, sólo era una propuesta. Intentemos acabar con esto pronto. — reiteró a su compañero.

La pequeña charla que habían tenido la libertad de llevar a cabo en el prólogo de aquel combate estuvo a punto de costarle caro. Tras el bloqueo de su Bala, Karatoraba pudo escuchar la recitación de la liberación de un shikai, por parte de Yamato, o es dedujo. Sea lo que fuere, no vaciló ni un segundo en devolver la visera de su máscara a dónde pertenecía, justo a tiempo para "escuchar" su shunpo. Karatoraba se orientó rápidamente hacia el shinigami y echó mano a sus dos armas, aunque no llegó a desenfundarla. Alekshandros se interpuso entre él y Yamato.

No es que Karatoraba se planteara en bloquear aquello, no después de escuchar el atronador sonido que, para el cegado arrancar, desprendía el movimiento de aquella contundente arma; Ni tan si quiera se lo planteó, alegrándose por ello segundos después, cuando Alekshandros recibió aquella pequeña explosión de reiatsu al detener el tetsubo con su zanpakuto.

Con un presto salto hacia atrás, Karatoraba ganó unos metros de prudencial distancia. Alekshandros, además, no parecía querer compartir su presa, por lo que Karatoraba aprovecharía la coyuntura para hacer lo que habían venido a hacer allí abajo: traer de vuelta a Jack Vesper.

Su fino oído seguía procesando cada pequeña brisa del lugar, cada fluir de reiatsu. No era algo que requería el esfuerzo del arrancar, sino una cualidad innata que fluía independiente, cada vez que Karatoraba recuperaba su ceguera original. Había observado, entiéndase la metáfora, como en un abrir y cerrar de ojos había aparecido aquel extraño arrancar, llamado Geo, que no vaciló en lanzar un Cero al shinigami local, para luego intentar llevárselo hasta Hueco Mundo como si nada. Había escuchado también como otro shikai era liberado para detener a Geo y cómo Jack le vociferaba a éste por tal osadía.

Su mente continuaba sin cesar, procesando todos los datos acústicos que le llegaba, creando un perfecto mapa del combate, con todo tipo de detalles. Por ello, aunque la nueva incorporación a la fiesta había llegado de espaldas a él y escondiendo, inteligentemente, su reiatsu, Karatoraba tuvo tiempo más de suficiente de escucharlo y medir su ataque, descendiendo poco a poco sus brazos, listo para la esquiva.

Giró noventa grados sobre sí, presentándole el costado a su atacante justo cuando éste armaba su brazo para la sesgada. Su cabeza, por el contrario, sí se enfocó hacia Sukuru, aunque mantuvo su faz impasible, sin dejar ver la más mínima sonrisa de arrogancia; esencialmente porque Karatoraba no solía malgastar su tiempo en pomposidades. Prefería medir el sonido del que la zanpakuto de su enemigo impregnaba al aire.

Arqueando con fiereza su espalda, Karatoraba se inclinó hacia detrás en un gesto imposible para cualquier humano. Casi violando las leyes de la gravedad, su cuerpo se colocó horizontal al suelo y a tan bajo nivel que sus tobillos parecían a punto de estallar, con tan contorsionada postura. El arma de Sukuru discurrió por encima de su torso sin llegar a rozarle. Entonces, cuando cualquiera en la posición de Karatoraba, cualquier que hubiera podido resistir tal flexión y estiramiento de sus miembros, hubiera apoyado su brazo en el piso para no darse de bruces contra él, el arrancar movió su mano, sí, pero en sentido contrario.

El dominio del Sonido no era una cualidad demasiado desarrollada en Karatoraba. No era un arrancar demasiado rápido en las distancias cortas, por tanto. A pesar de ello, su estilo de lucha le había provisto de una formidable velocidad a corta distancia, dotándole de grandes reflejos y movimientos casi imposibles de seguir. Por todo ello, no sabremos muy bien si el shinigami que acababa de errar su tajo habría sido capaz de percibir como el brazo derecho de Karatoraba, aquella extremidad con la que había conseguido la dote de una "Puntería Perfecta", penetró a la velocidad del rayo en la manga izquierda de su keikogi. Con la misma, o incluso mayor celeridad, su mano se dejó ver de nuevo, portando, entre los dedos de su puño cerrado, dos shurikens.

Antes de que cualquier ojo no entrenado hubiese comenzado a computar, ni tan si quiera, su primer movimiento, las armas arrojadizas ya estaban viajando a toda velocidad hacia las desprotegidas piernas de su contrincante. Herir sendos muslos, justo encima de sus rodillas, era la finalidad de aquel movimiento. La velocidad y cercanía de su objetivo, junto con la cualidad que definía su brazo derecho, hacían de aquel lanzamiento una diana perfecta, imposible de fallar, a menos en principio. Tampoco intentaba atravesar los miembros de aquel maleducado shinigami que le había atacado por la retaguardia. Tan sólo pretendía limitar y ralentizar sus movimientos en el combate que estaba por ocurrir.

Todo aquello había ocurrido tan rápido que el shinigami aun proseguía con su espadazo, por lo que, cuando la zanpakuto de Sukuru pasó ya la cabeza de Karatoraba, éste comenzó su movimiento de evasiva: Ahora sí, apoyó su brazo izquierdo, inmóvil hasta entonces, para ayudar a su cuerpo a flexionarse del todo. Elevó sus piernas, apoyándose en su brazo, y realizó varias rápidas vueltas a través de la arena, como si de un gimnasta olímpico se tratase. Ganó así algunos metros, separándose de Sukuru y de su compañero Alekshandros al mismo tiempo, además de aumentar la distancia entre Jack, Geo y sus contrincantes más aun. Dada la habilidad de la zanpakuto de este, cierta distancia no le vendría mal, para mayor libertad de movimientos. Su cuerpo volvió a recuperar la verticalidad al fin, con ambos pies fírmemente anclada ya en la arena, la oyó crujir bajo sus zapatos, dándole una idea, quizá, para más tarde.

Está feo atacar a alguien por la espalda, ¿no crees? — preguntó Karatoraba, dejando, ahora sí, ver un ápice de su sonrisa. Aunque ésta seguía sin ser altiva, sino más bien juguetona. — Luego los malos de la película somos los arrancars. — añadió, como si aquel calificativo le molestase en sobremanera.

'Cercenar... Hace tiempo que no desmiembro a alguien; éste podría ser un buen candidato, de no ser shinigami', se manifestaba su Pasajero Oscuro. El rostro de Karatoraba continuaba impasible, a pesar de ello, obligándose mentalmente a retrasar su hambre.

No había perdido tiempo alguno con aquellas palabras, pues lo había empleado en desenvainar ambas partes de su zanpakuto. Colocó su wakizashi frente a sí, portándolo en su mano izquierda y con el ápice de éste apuntando hacia el suelo, presto para el bloqueo. Su katana, por el contrario, permanecía en una postura más pasiva e inferior, en el lateral derecho de Karatoraba. Analizaría, a continuación, el daño ejercido sobre el shinigami, para proseguir con presteza con el siguiente envite. Debía ser rápido y tajante, pues tenía trabajo que hacer.


_____________________________

OFF: Perdón por el retraso, pero he estado bastante ocupado y no quería hacer un post algo mediocre. Al final me quedó todo lo contrario, demasiado largo. Perdón por eso también.


Hablo - Pienso - Piensa mi alter ego - Narro


Sanchiago Karatoraba Barurusu
avatar
Karatoraba

Post : 110
Edad : 42

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar y salir: Visita fugaz a la Francia mediterránea (II)

Mensaje por Sukuru el Miér Mayo 26, 2010 11:59 am

Sukuru quedo sorprendido al ver tal agilidad de aquel arrancar no se esperaba que fuese a esquivar el ataque de aquella forma, pero eso no lo distrajo al ver al arrancar ponerse en una posición por debajo de su costado comprendió que estaba dejando libremente su parte inferior para un ataque y sin dudarlo en mitad de aquel espadazo salto hacia arriba, pero el arrancar fue demasiado rápido y Sukuru tardo en percatarse de los shuriken. Al saltar los shuriken no dieron en el muslo que era su principal objetivo pero si dieron unos cortes leves en el tobillo derecho de este.

Maldición ha conseguido herirme… Pensó mientras caía hacia el suelo.

Sukuru se poso de pie nuevamente en el suelo, sintiendo un leve pinchazo en el tobillo derecho al apoyarlo pero nada que no pudiese aguantar fácilmente.

Pues atacar por la espada no es más que un ataque sorpresa… aunque veo que no hizo su efecto deseado…

Sukuru se puso en posición defensiva adelantando el pie derecho y dejando el izquierdo atrás y cogiendo la espada con las dos manos y poniéndola horizontalmente, permaneció delante del arrancar sin efectuar ningún ataque ofensivo, quería analizar de que era capaz el enemigo.
avatar
Sukuru

Post : 51
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar y salir: Visita fugaz a la Francia mediterránea (II)

Mensaje por Uller el Mar Jun 01, 2010 2:21 pm

[OFF: Okami me pidió que intervenga en la batalla. Yamato, mi pj ha estado anteriormente en el onceavo escuadrón, si no te importa me he tomado la libertad de considerarte un “amigo”]


Bueno día, muy buen día de hecho, hacía en el Seretei mientras patrullaba las calles. La fresca brisa acariciaba mi cara y hacia que mi cabello ondeara a su paso. Mis pasos se mantenían firmes y enérgicos, el día acababa de empezar y estaba lleno de energía dispuesto a llevar a cabo mis funciones como tercer oficial del escuadrón, puesto al que hace no mucho me han ascendido. Continúo caminando inspeccionando minuciosamente con la mirada todo lo que me rodea. Puedo ver en la lejanía una mariposa infernal volando hacia las dependencias del onceavo escuadrón. La mariposa parece ir más rápido de lo normal, un aviso urgente parece ser el motivo.

Al ser un ex integrante del escuadrón decido desviar mi ruta por allí e intentar averiguar qué es lo que ocurre. Al pasar por la puerta me detengo tras oír en el interior mucho alboroto. Las pocas palabras que consigo oír incluyen algunas como: arrancar, ataque y tercer oficial; la situación parece importante. Varios Shinigamis salieron del lugar corriendo con dirección a los portales, el ataque debe estar ocurriendo en el mundo humano.

Un Shinigami rubio de apariencia joven y atlética salió corriendo del lugar sin mirar hacia ningún lado topándose conmigo y cayéndose el hacia atrás. Desde el suelo dijo – Perdone, siento mucho la molestia, tenemos una situación graves y andaba con mucha prisa. – su voz sonaba temblorosa como si hubiera visto a alguien importante, algo que no me pasaba muy a menudo siendo un tercer oficial. El hecho de que se sorprendiera tanto me daba pie a pensar que era un Shinigami raso.

¿Qué es lo que ocurre?

Unos arrancars han aparecido en el mundo humano, en Niza, nuestro tercer oficial está allí pero solicita refuerzos.

Vuestro tercer oficial….Yamato!! Avisa de que yo iré a ayudar.

Una mariposa infernal pasaba por allí, en ese momento le indico que se acerque para poder mandar un mensaje para explicar mi ausencia al escuadrón.

Aquí Uller Inugami, tercer oficial, se solicita ayuda en el mundo humano para combatir contra unos arrancar, iré a ayudarles, que alguien patrulle mi zona. Poniendo énfasis en la última parte, el trabajo siempre es lo primero.

De un celérico shunpo aparezco ante los portales, en este caso me dirijo a Francia. El camino se hace muy rápido y aparezco en mi ciudad destino tras cruzar el portal. Niza en esta época sin duda es un lugar hermoso y se nota el agradable clima desde el momento en que llego.

Sin embargo eso no es lo único que se nota al llegar, una gran cantidad de reiatsu se siente, algunos de esos reiatsus son de hollow y otros de Shinigamis. Uno de ellos es bien reconocido por mí al haber pertenecido al onceavo escuadrón, se trataba del reiatsu de mi amigo y ex compañero Yamato, actual tercer oficial del escuadrón. Por su reiatsu tan elevado puedo sentir que su Shikai esta activado, la batalla ya ha comenzado.

Unos cuantos shunpos me colocan en el centro del campo de batalla a unos cien metros de altura desde el suelo, mi reiatsu está en un nivel mínimo para ocultar lo mejor que pueda mi presencia, solo es en los primeros instantes, al fin y al cabo he venido a luchar, no a mirar a los demás. Uno de los Shinigami acababa de recibir una herida en un tobillo por parte de algún tipo de arma arrojadiza de uno de los arrancar, habrá que ayudar a ese ya que esta herido y parece ser un Shinigami raso.

Un nuevo shunpo me coloca justo en frente del Shinigami. Tranquilo, vengo a ayudar- digo mientras desenvaino mi Zanpakutou preparándome para cualquier percance.
avatar
Uller

Post : 59
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar y salir: Visita fugaz a la Francia mediterránea (II)

Mensaje por Alekshandros el Mar Jun 01, 2010 10:02 pm

OFF: No me he enterado bien del asunto creo, ¿Yamato va a postear? ¿O estás tu para sustituirlo? xD
Posteo ahora yo por si acaso, si Yamato tiene que postear aún borren el post 0=
ON:

Observé a mi adversario. O lo intenté, el shinigami que me había atacado no parecía haber sobrevivido, o al menos, si lo había hecho, se estaba escondiendo, pues no daba señales de vida. Torcí el gesto aburrido.

Que decepción, esperaba más

Su reiatsu aún era palpable, así que estaba vivo. ¿Qué estaba tramando? Estaba ocultándose, pero no hacía lo mismo con su reiatsu. O era novato o estaba inconsciente.
Ambas opciones resultaban decepcionantes.
Mi recién estrenado compañero fue atacado por la espalda por un shinigami. Obviamente el ataque no surgió efecto y el shinigami se retiró en posición defensiva con unos arañazos en el tobillo.
Sentí un reiatsu por mi izquierda. Esperé pacientemente hasta que por fin se dio a conocer.
Otro shinigami apareció con el shinigami que había atacado a Kakarotaba.

Tranquilo, vengo a ayudar

Examiné al nuevo shinigami. No parecía más fuerte que los que estaban ya presentes, aunque teniendo en cuenta la situación, que hubiese venido me intrigaba.

¿Eres el sustituto? Si que se han dado prisa

No parecía entenderme.

Lo digo por el otro shinigami que está desaparecido. Recién le di un solo golpe y ya no da señales de vida, espero no haberme pasado

Sonreí.

Entonces...¿Eres el sustituto?

No le dejé tiempo a contestar. Aparecí con un sonido a cinco metros por encima de sus cabezas mientras desenvainaba mi Zankpakutoh y lanzaba un golpe vertical sobre la cabeza del nuevo enemigo.
En mitad de ataque, cuando ya estaba a punto de golpear, volví a desplazarme con sonido, esta vez enfrente de el, y descargué un golpe horizontal directo a su corazón.
No tenía pensado atacar al otro shinigami, ese era la comida de Kakarotaba, pero si se ponía en medio sufriría las consecuencias.



EDITO OFF: Para no postear otra vez edito esto con un OFF en relación al mensaje de Aaron:
--Uller, si quieres pelear contra Kakarotaba bien, yo te ataqué porqué no sabía si iba a volver Yamato. Si eso que Yamato te salve o algo y reanudamos el combate como toca xD


Última edición por Alekshandros el Miér Jun 02, 2010 7:39 am, editado 1 vez
avatar
Alekshandros

Post : 196
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar y salir: Visita fugaz a la Francia mediterránea (II)

Mensaje por Aaron Smith el Mar Jun 01, 2010 10:05 pm

[OFF:En teoría entra para ayudar y avisa a Yamato de que roleará como si se conociesen.Dicho esto, se que le tocaba a Yamato responder al ataque de Alekshandros pero dado que ya ha posteado y que no me parece bien que los tres shinigamis posteen y luego los arrancar los turnos irán así:

Karatoraba
Sukuru
Uller
Alekshandros
Hitsuya Yamato


Ala a desfasar un poco más Niza Very Happy]



Uller: [Yo en principio venia como apoyo y pensaba luchar contra Karatoraba en realidad, pero vamos que no me importa cambiar de adversario. Yo venia porque Okami me dijo que me pasara por aquí.]

PD:Uller dado que vienes a decir lo mismo lo meto en el mismo post y asi se ensucia menos^^
avatar
Aaron Smith
Desaparecido
Desaparecido

Post : 330
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar y salir: Visita fugaz a la Francia mediterránea (II)

Mensaje por Hitsuya Yamato el Miér Jun 02, 2010 10:17 pm

[OFF: Siento muchísimo el retraso pero mis labores académicas me han mantenido alejado del foro este tiempo. Lamento el post tan mediocre pero espero que así podamos proseguir. Qué empiece la fiesta!!]

Aquel ataque simplemente había sido un aviso, algo para poder medir el hierro de su enemigo, y debía decir que era bastante duro. Yamato escapó con un shunpo por milésimas saltando hacia atrás dejando que la cortina de humo lo cubriera en aquel momento. Cuando estuvo cubierto clavó una rodilla en el suelo llevándose una mano al costado cerrando un ojo. Sabía que debería haber hecho caso a la preciosa Aiko, una de las subordinadas del mujeriego de Aoki pero aún así no tenía ganas de quedarse tirado en la cama mientras sus compañeros entrenaban y sobre todo echaba de menos el ambiente de su bélico escuadrón. Las cosas por los terrenos de la 4ª división eran demasiado tranquilas para el gusto del oficial.

Aún así, antes de que la nube de humo se dispersara, cosa que tardaría bastante Yamato concentró parte de su reiatsu un su arma agradeciendo que el polvo le cubriera y de la interrupción de Uller tal vez podría coger por sorpresa a Alekshandros. Bajando el reiatsu que él mismo manaba esperó el momento oportuno para aparecer de un shunpo a la espalda de Alekshandros que en aquel momento lanzaba un tajo horizontal a Uller a la altura del pecho. Tal vez aquel arrancar le esquivaría aunque contaba con haberle pillado de sorpresa. Si habia algo que Yamato había detectado en Alekshandros era un aire arrogante innegable para casi todos los arrancar que había conocido. No había luchado contra ninguno que no confiara en demasía en sus poderes y la mayoría de las veces había terminado con ellos por esa misma razón.

Si el golpe impactaba, y el oficial lo esperaba así con todo su ser, haciendo que la explosión tuviera un poder superando la media, ya que no había tenido tiempo de cargar a Hagane por completo, hiciera de lo suyo pero añadiendo algo que normalmente los de su escuadrón no usaban pero... había que usar todos los medios y más en la precaria situación que se encontraban en aquellos momentos.

-Hadou no jū-ichi, Tsuzuri Raiden! -una corriente de electricidad atravesaría su zanpakutou y con suerte agravaría la herida producida por su explosión de reiatsu. -Aún no necesito sustituto, arrancar... -dijo a modo de amenaza tras la "broma" anterior de Alekshandros. No le permitiría subestimarle.

Claro estaba, que todo aquello ocurriría si el golpe impactaba, si no tendría que buscarse otra manera de dañarle, no permitiría que aquellos arrancar se llevaran a un shinigami con oscuros propósitos.
avatar
Hitsuya Yamato

Post : 38
Edad : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar y salir: Visita fugaz a la Francia mediterránea (II)

Mensaje por Karatoraba el Dom Jun 06, 2010 4:21 am

Aun teniendo claro que no debía hacerlo, estaba claro que Karatoraba había subestimado a aquel shinigami. Sukuru había aprovechado la inercia de su golpe para ascender de un salto y esquivar, por poco, los shurikens de Karatoraba. Estos pasaron rozando sus tobillos. Un leve sonido se produjo al rasgarse ínfimamente la piel, dejando brotar unas pocas gotas de sangre. Karatoraba, por tanto, sabía que había herido a su oponente pero no lo suficiente como para considerarlo un ataque exitoso. Aquellos rasguños no mermarían en nada la capacidad motora del shinigami, por lo que nuestro protagonista sabía no debía reservar su poder hollow en su próxima oportunidad.

El arrancar había desenvainado sendas partes de su zanpakuto y esperaba la respuesta a su última ofensiva, pero ésta no parecía llegar. El shinigami adquirió una pose defensiva, para el asombro, o más bien decepción de Karatoraba. ¿En qué estaba pensando Sukuru? El arrancar de la Novena Sección tenía claro que no había herido lo suficiente a aquel shinigami como para que se limitara a esperar su próximo ataque. ¿Acaso estaba intentando medir sus actos? El intento de ataque fallido por la espalda podría explicar su nueva actitud pasiva, pero Karatoraba no iba a cederle ni un segundo para analizarle, menos cuando su misión era volver lo antes posible con Jack Vesper sano y salvo.

Clavó un pie en la arena, tomando impulso para un Sonido con el que comenzar su próxima envestida, pero no llegó a realizarlo. El reitasu, habilidosamente escondido, era imperceptible para Karatoraba, pero el sonido que llegaban a sus formidables oídos no le engañaban. Algo se movía sobre sus cabezas. No tardó en corroborar su hipótesis cuando, de un shunpo, el nuevo visitante se colocó frente a Sukuru, tranquilizándolo. El inconfundible sonido de un zanpakuto siendo desenvainado prosiguió a sus palabras. Karatoraba apretó las suyas entre sus manos y se calmó. Ahora eran dos y debía analizar un poco la situación antes del ataque. Desconocía el potencial del nuevo shinigami y debía ser cauteloso.

¿Cómo probar la valía del recién llegado? Su compañero Alekshandros no tardó demasiado en contestar sus duda. Habiendo, en apariencia, reducido a su oponente, aquel que portaba ese explosivo tetsubo, Alek se acercó a Sukuru y Uller para echar una mano a su compañero de Sección, ahora que se veía en desventaja numérica. Si bien Alekshandros desconocía el estado de Yamato, pues la nube de arena que su Cero levantó le impedía comprobarlo, Karatoraba sabía que aquel ataque a penas le afectó, pues lo escuchaba moverse en la penumbra. Su reiatsu descendía, pero a la vez el arrancar pudo oír un extraño sonido, a la vez que el reiatsu de su arma repiqueteaba, como si fuese introducido a demasiada presión dentro de él.

Era un raro sonido, aunque también característico. El cegado arrancar creyó entonces comprender como funcionaba aquella poderosa arma. Sabía, desde el estallido anterior, que debía guardar las distancias con aquel shinigami. Dada su condición física con respecto a la de su rival y sumándole aquella técnica del tetsubo, un combate cuerpo a cuerpo con aquel shinigami podría resultar de lo más fatídico para Karatoraba. Sin embargo, cuando éste salió disparado a las espaldas de Alekshandros, sabía que debía actuar, pues había altas probabilidades de que Yamato cogiera por sorpresa a su compañero de Sección.

Sus armas permutaron en sus manos a la vez Karatoraba desaparecía en un Sonido, poco antes de que Yamato llegara junto a Alekshandros. Cruzó, en aquel Sonido, la trazada que acababa de realizar Yamato, apareciendo a la espalda del fornido shinigami. Se preocupó también de mantener, como se había obligado anteriormente, la distancia suficiente como para que el peligroso tetsubo del shinigami no llegara hasta su cuerpo de un sólo movimiento, permitiéndole bastante margen para la esquiva. Armó su brazo derecho con violencia, el cual portaba ahora su wakizashi, y esperó el momento oportuno.

Yamato recitó su kido justo antes de asestar su golpe. El sonido de las descargas eléctricas que aparecieron en su basta arma llegaron hasta los oído de Karatoraba, pero aquel detalle no influía para nada en su estrategia. Gracias a su pericia en el arrojo de armas, el cegado arrancar calculó el momento preciso para lanzar la parte más corta de su zanpakuto de tal manera que Yamato debiera decidir entre asestar aquel golpe y que el wakizashi destrozara su hombro e inutilizara su brazo, o desistir en su ataque y blocar aquel arma. Karatoraba no pensaba volver a subestimar, ya sea por obra o por omisión, a ninguno de los shinigamis allí presente, por lo que ahora sí usó su poder hollow para asegurarse de que aquel arma iba hacia el hombro del brazo que portaba el tetsubo. Dadas las circunstancias, el arrancar de la Novena Sección usaría su habilidad para corregir la trayectoria del vuelo de su arma, no dando opción a esquiva, sólo a bloqueo. Y eso era, precisamente, lo que Karatoraba anhelaba con aquel ataque.




________________________

OFF: Perdonen el retraso pero, además de estar bastante ocupado, llevaba unos días con la inspiración por los suelos.


Hablo - Pienso - Piensa mi alter ego - Narro


Sanchiago Karatoraba Barurusu
avatar
Karatoraba

Post : 110
Edad : 42

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar y salir: Visita fugaz a la Francia mediterránea (II)

Mensaje por Sukuru el Miér Jun 16, 2010 10:09 am

Este post es para comunicarles que tengo unos problemillas familiares y voy a tardar algo mas en poder postear, pero no tengan prisa, siento mucho la tardanza y las molestias, posteare lo antes posible ^^ gracias a todos
avatar
Sukuru

Post : 51
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar y salir: Visita fugaz a la Francia mediterránea (II)

Mensaje por Uller el Vie Jun 25, 2010 5:57 am

[OFF: Bueno, por órdenes superiores me salto el turno de Sukuru]

Mi llegada pareció alarmar al Shinigami que estaba peleando con el ahora desaparecido Yamato. Resultaba gracioso que pensara que podía deshacerse de Yamato de manera tan fácil. Yo aquí no soy un sustituto, solo un apoyo, los aquí presentes podrían perfectamente acabar con los arrancar a los que se enfrentan, pero para agilizar las cosas he sido convocado. Aunque pertenezca al tercer escuadrón, uno que no es estrictamente combativo, he pertenecido al onceavo, por lo tanto tengo experiencia en combate real.

¿Sustituto? No te confíes demasiado, arrancar, mi compañero es más duro de lo que piensas. Dije ante las imprudentes palabras del arrancar. Pero antes de terminar la frase mi rival ya había desaparecido.

La energía espiritual indicaba que se había movido hacia arriba para intentar un ataque vertical, pero no tardó mucho en volver a desaparecer, esta vez apareciendo delante mía con un ataque horizontal.

Bakudou nº 8: Seki Digo mientras extiendo mi espada para bloquear el ataque de mi rival. En el filo de la espada aparece un pequeño escudo para ayudar a la tarea defensivo y desequilibrar ligeramente a mi rival por el choque.

El reiatsu de Yamato no tardó en volver a aparecer, su tetsubo fue lo primer que vi, la trayectoria incluía en su interior a Alekshandros, el cual al estar algo desestabilizado por mi Bakudou y por el propio efecto sorpresa podría de manera muy difícil esquivar aquel ataque. El otro arrancar al ver aquello pudo notar el peligro que corría su compañero, y lanzó su wakizashi hacia Yamato. Al estar centrado en su ataque este no vería el ataque hasta que fuera demasiado tarde, y con ello el peligro aumentaría.

Bakudou nº 30: Shtotsu Sansen Pronuncio las palabras mientras formo un triangulo en el aire. De los extremos del triangulo surgen tres púas dirigidas hacia la wakizashi del arrancar. Las púas impactarían sobre la espada del rival desviándola de su trayectoria lo suficiente como para dar tiempo a Yamato para completar su ataque y adoptar una posición defensiva frente al arma voladora.
avatar
Uller

Post : 59
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar y salir: Visita fugaz a la Francia mediterránea (II)

Mensaje por Alekshandros el Vie Jun 25, 2010 8:41 am

Mi ataque fue bloqueado por un Bakudoh del recién aparecido Shinigami en forma de escudo.
Sonreí levemente y extendí mi brazo hacía atrás. El Shinigami que se estaba escondiendo picó el anzuelo y se lanzó contra mi guardia baja.

Preparé un Cero contra el, que me había lanzado un Tetsubo.
Algo salió mal. Mi imprudente compañero apareció detrás del Shinigami al que estaba apuntando con mi brazo.
Si lanzaba el Cero, podría herir al Shinigami, pero también destrozaría a Kakarotaba, que estaba justo en el punto central del disparo. Si no disparaba, el Tetsubo me heriría, ya que el otro Shinigami había lanzado un Bakudoh sobre el ataque de Kakarotaba y no llegaría a tiempo para salvarme.
Pero...¿Yo quería ser salvado? Que cabeza la mía.

El ataque del Shinigami era explosivo, tenía muchas posibilidades de generar sangrado, además, el plus de la descarga eléctrica aumentaría mi ritmo cardíaco y la sangre bombearía más rápidamente. Ahora bien...¿Dónde me golpearía?

Sonreí de nuevo.

Bala

La bala fue directa hacía el Shinigami...pero no le dio. Por contra, impactó contra las puntas del Bakudoh del shinigami, justo antes de que chocasen contra Kakarotaba, en el momento en el que se juntaban.
La bala los desvió lo suficiente para que mi compañero terminase su golpe...después de que yo recibiese el mio.
El Tetsubo me golpeó de pleno en el hombro, explotando con el impacto y descargando una corriente eléctrica por mi hombro. Mi sangre salió a chorros, salpicándonos a los dos.
Sonriendo de manera bastante poco cuerda, alargué mi brazo hasta el Shinigami, con intención de empujarlo hacía Kakarotaba, mientras le daba la espalda al otro Shinigami, esperando que también me golpease, mientras me relamía algunas manchas de sangre de mi cara.

Sabroso...
avatar
Alekshandros

Post : 196
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar y salir: Visita fugaz a la Francia mediterránea (II)

Mensaje por Hitsuya Yamato el Lun Jul 05, 2010 7:22 am

Los continuos movimientos de los cuatro contrincantes hacían que pareciera que todo iba a gran velocidad. La adrenalina golpeaba las sienes de Yamato y sentía como las heridas que tenía en el torso vendado se agravarían si el nivel de lucha se mantenía.

"Aoki se va a poner contento..." -pensó en su fuero interno sonriendo de manera amarga.

Ahora mismo parecían un sándwich: Arrancar, shinigami, arrancar, shinigami. Estando Alekshandros y Yamato en el centro de aquella macabra danza. Los ataques venían por todas partes y algunos eran esquivados mientras otros no. El tercer oficial sintió a su espalda como el otro arrancar, el del sombrero de paja, aparecía a la distancia justa para evitar un golpe de su zanpakutou aunque confiaba en Uller, antiguo compañero de escuadrón con el que solo se cruzó una mirada, para que le defendiera. Sin embargo, el brazo del arrancar que estaba ahora entre ellos se había girado para apuntarle en pleno torso. como había podido pensar que no se percataría de que le atacaría por la espalda. Malditos fueran sus instintos.

El bakudou hizo su trabajo aunque para su desgracia el arrancar antes de recibir el golpe de su shikai había conseguido lanzar un bala que anteriormente iría hacia el oficial ahora desviando el bakudou y permitiendo que su tetsubo impactara de lleno en el hombro del arrancar dando la fuerte explosión de reiatsu y la de electricidad agravando la herida al instante. En el momento en el que la descarga se producía y Yamato se había desviado para que solo la wakizashi le hiciera un corte en el brazo notó como el arma se hundía de lleno justamente donde debía hacerlo. ¿Cómo era posible?

-Maldita sea! -maldijo el oficial tensando la mandíbula antes de que Alekshandros lo empujara hacia su agresor.

En ese instante Yamato se giró en el aire aprovechando el empujón del arrancar y cargando a Hagane en el proceso con lo mínimo para el ataque más débil se giró dispuesto a golpear a Karatoraba en pleno torso. El oficial confiaba en que no se esperase su repentino giro aunque si fallaba el golpe el oficial no sacaría el arma de su hombro. Si ese escurridizo arrancar la quería, tendría que venir a por ella. Si el golpe resultaba o no, de un shunpo se alejaría del sádico arrancar y volvería a concentrar la energía en su shikai el tiempo que le permitieran antes de volver a tener que defenderse o atacar. Definitivamente Aoki iba a tener más de un dolor de cabeza con él.
avatar
Hitsuya Yamato

Post : 38
Edad : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar y salir: Visita fugaz a la Francia mediterránea (II)

Mensaje por Aaron Smith el Mar Jul 13, 2010 8:13 am

"Un golpe de mala suerte azota al bando arrancar. Su objetivo truncado y el portador fuera de combate; quién sabe si también fuera de circulación. El lupino shinigami continuaba su carga contra el arrancar Jack Vesper, quizás motivado con la caída de Geo, quizás no.

El potente golpe a la altura de la cintura del arrancar parecía costoso de frenar, y la retirada no era una opción debido a un astutamente colocado muro de piedra. La única opción viable que eludiese el contacto era la salida vertical, por lo que Jack no dudó en hacer un sonido hacia el cielo, alejándose del peligro aunque también de su objetivo por el momento.

Cual sería su sorpresa cuando se encontró de frente como aquel que dice, una garganta en proceso de apertura que profería un sonido que debería ser conocido por el arrancar. Un graznido metálico inundó la zona atrayendo la atención de unos y otros y tras unos segundos, ya con la garganta abierta totalmente, hizo su aparición un cuervo blanco con el número doce inscrito en su cuello en tinta negra.

Miraba en direcciones y de vez en cuando se paraba en el rostro de algunos de los presentes."


Todos los destinatarios presentes, reproduciendo mensaje...
-Al habla Aaron Smith. El paquete ya no es el objetivo, procedan al regreso a Hueco Mundo; ya tengo lo que quería.Buen trabajo.

"La situación había dado un vuelco y ya no tenía sentido la presencia arrancar en aquel lugar. De repente, el shinigami Jean Pière comenzó a temblar y a sufrir convulsiones, lo cual era del todo extraño debido a la incapacidad para moverse del shinigami. Tras unos instantes Aoyama pudo notar el cálido aroma de la sangre fresca en su rostro, no le dolía nada, no detectaba ninguna herida en su cuerpo, solo había entonces una conclusión posible; la sangre era de Jean Pière.

Daisuke pudo observar como una especie de serpiente metálica con afiladas cuchillas a lo largo de todo su cuerpo salía del hombro de Jean, y caía al suelo con un ruido metálico amortiguado por la arena. Entonces pudo ver como aquella máquina se enrojecía y la arena circundante empezaba a despedir una leve cortina de humo hasta que la serpiente no fue más que una masa de metal sin forma reconocible.

Sobra decir, que Jean había pasado a mejor vida de un modo un tanto cruel como solo lo podía ser el fracción de la 12º Sección. El cuervo ya había cumplido su misión, informar y servir de enlace con aquella máquina que ahora era solo metal desparramado. Por ello se dirigió hacia la garganta y tomó el camino de vuelta adentrándose en la oscuridad, pero la garganta no se cerraba.

¿Por qué no se cerraba?"


[OFF: Pido disculpas por tener que rolear por Jack pero necesitamos terminar esto para iniciar la trama importante.]
avatar
Aaron Smith
Desaparecido
Desaparecido

Post : 330
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar y salir: Visita fugaz a la Francia mediterránea (II)

Mensaje por Akagami Reiko el Mar Jul 13, 2010 8:14 am

La luz blanca al final del túnel, símbolo de fin de la existencia y comienzo de una nueva vida, signo de cambio, transición hacia lo desconocido o avistamiento de una idea superior. Todas interpretaciones válidas para la gran mayoría de las personas como por ejemplo Jean Pière, pero no para Reiko. Él simplemente estaba llegando a la playa soleada de Niza desde la misma garganta que aquel ruidoso y metálico mensajero. Tenía una misión sencilla que se podría resumir en tres palabras que resultarán familiares a los lectores: "entrar y salir"; tal y como debía haber sido y como era hasta la interrupción shinigami. pero los jefazos no querían más interrupciones...

-¡¡Moushi moushi!! ¡He llegado!-Dijo alegremente mientras se estiraba.

Reiko podía contemplar como la playa era un caos. El objetivo inicial estaba muerto y había diversos enfrentamientos a lo largo de esa parcela del litoral francés. Miró ligeramente a todos los presentes para identificar aliados y enemigos, y de entre todos los presentes reconoció a un viejo compañero.

-Sanchiago Karatoraba Barurusu...

Al ver al arrancar desarmado y un wakizashi en el hombro de uno de los enemigos enlazó las ideas y diseño mentalmente su plan de acción. Lo que sucedería en este momento sería indescifrable para todos excepto para Karatoraba. Si los presentes se concentrasen en el reiatsu de Reiko podrían notar como éste fluctuaba de modo extraño, formando picos y valles con frecuencia variable. Se podría decir que su reiatsu era inestable, nada más lejos de la verdad; estas fluctuaciones constituían un canal de comunicación unidireccional hacia Karatoraba, que le permitía indicar sus intenciones con un lenguaje de pulsos bastante complejo.

Así pues, cuando el wakizashi se desvaneció entre una liviana bruma negra y apareció en la mano del ex-miembro del 4º escuadrón, éste ya sabía lo que iba a pasar permitiendo la simultaneidad de sus acciones.

Reiko extendió hacia delante y abajo sus manos (ya que se encontraba sobre la playa a unos cinco metros) y desde las palmas de sus manos y sus dedos surgieron haces o tentáculos de oscuridad que se fueron dividiendo cada uno hasta cubrir toda la zona de la playa. Los presentes pudieron contemplar como el sol se oscurecía y la improvisada técnica del fracción levantaba una enorme polvareda de unos tres metros de altura que abarcaba toda la zona. El ataque en sí no era dañino sino que atrapaba aquello contra lo que impactaba, y preparaba el terreno con una especie de complejo entramado de oscuridad dotada de reiatsu solo distinguible para Karatoraba ya que la arena impedía casi totalmente el uso de la visión.

Como diría una joven entrañable de la 9º Sección: Era la hora de Baruru-san.
avatar
Akagami Reiko
Desaparecido
Desaparecido

Post : 145
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar y salir: Visita fugaz a la Francia mediterránea (II)

Mensaje por Aaron Smith el Mar Jul 13, 2010 8:17 am

[OFF: Dado que la nueva acción afecta e interrumpe a todos los presentes por exigencias de la trama, doy por cerrada esta parte y se procederá a la finalización de la trama en el hilo principal. Disculpen las molestias]

KATO: Aclaro. Podéis postear vuestra salida del hilo en la otra parte. Eso sí, esperad el post de Karatoraba, que le tocaba aquí, y tiene que acabar la resolución del rol.

avatar
Aaron Smith
Desaparecido
Desaparecido

Post : 330
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar y salir: Visita fugaz a la Francia mediterránea (II)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.