Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas
» Muy buenas!
Jue Abr 30, 2015 3:40 am por Kenta

» Ethernia Ehlysea {Afiliación Élite}
Dom Mayo 25, 2014 7:56 am por Invitado

» Foro RPG Naruto (Élite) (caida de botones)
Dom Mayo 25, 2014 6:04 am por Invitado

» holau gente ^^
Lun Mayo 12, 2014 6:03 am por taider kend

» Foro RPG Naruto (Élite)
Sáb Mayo 03, 2014 7:20 am por Invitado

» School of devil way [Elite]
Dom Mar 23, 2014 7:39 am por Invitado

» Attack On Titan ;; Reapertura [Cambio de Botón - Normal.]
Mar Ene 14, 2014 1:09 pm por Invitado

» Anime Rol [Élite]
Dom Dic 08, 2013 3:51 pm por Invitado

» I Want Candy! {Invitación}
Lun Nov 11, 2013 9:54 am por Invitado

» Homines Hortum || Élite [Yaoi]
Dom Oct 20, 2013 2:42 pm por Invitado

Miembros del Staff
Bleach Legend StoryDarkest Night: El foro de rol de DC Comics Never AfterHeart BlackBleach: Shadow Of SeireiteiCity of HorrorKikanKikan Sword Art Online (SAO)Mariollette Empire ~ ROLTrono de Poniente Nova Orbis











Recordatorio: El tamaño de los botones deberá ser obligatoriamente de 40x40
Shiki Topsite! Sekai Anime Top List  Kuroi Bara Lista Top  Lista Top Onigroup ROLTop4Us BRA Topsite Roleplay Monster
Este skin ha sido diseñado por Deimos y modificado por el Staff de Souls&Swords por lo que la copia o distribución de los códigos está prohibida. El código de algunas descripciones pertenece a Remember. Agradecimientos a Haru por compartir el código de la portada con nosotros.




Restableciendo el contacto [Flashback]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Hideyori Taira el Lun Dic 21, 2009 10:56 pm



El suave viento acariciaba alegremente su rostro, y perfilaba en la arena los livianos sueños de su dulce dormitar.

Era uno de aquellos días pasajeros en que, agobiado de la monotonía de los laberínticos muros de El Amanecer y ante la expectativa del inminente combate propiciado por los acontecimientos del día anterior, Taira salía a contemplar el manso paisaje que rodeaba al blanco bastión arrancar. Aquel atemporal y sosegado paraje transmitía una serenidad infinita, y una paz y remanso que calmaban el alma, y el hermoso horizonte delimitaba aquel siempre paradisíaco ambiente.

Era, sin lugar a dudas, el lugar ideal para relajarse y librarse de cualquier pena o preocupación, un lugar absolutamente perfecto de no ser por una pequeña minucia: la arena…

- Arena, arena y más arena. Arena por aquí, arena por allá. Arena en el pelo, en los ojos, las mangas, los calzoncillos…joder tengo arena hasta en la ppbuahghha!-
(la boca, obviamente).

Tras varios minutos tosiendo la molesta materia, Taira se incorporó, sacudiéndose calmadamente y esperando la ansiada llegada de su compañero y superior Akagami Reiko que, como de costumbre, ya llegaba tarde.
avatar
Hideyori Taira
Desaparecido
Desaparecido

Post : 574
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Akagami Reiko el Lun Dic 28, 2009 6:11 am

Una noche fantástica, cena romántica, paseo por el Amanecer y posterior fiesta +18 en los aposentos de Reiko. Aquello parecía ser el paraíso... pero no todo podía ser tan perfecto...

-Reiko-san!! Reiko-san!!- interrumpía una melodiosa voz.

-Aghh... Emerald!... estaba teniendo un sueño precioso....

-¿¿De esos como las películas en los que se casan y tienen hijos??-preguntaba curiosa ella.
-Si.. de esos mismos...- obviamente, como habréis supuesto, no era de todo cierto.

-Bueno solo quería recordarle que hoy tiene un duelo con Taira-san.- dejó pasar un instante mientras se daba la vuelta en dirección a la puerta- Y por cierto, llegas tarde.

-Bueno,ciertamente se podría decir que llego tarde, pero es una ventaja que aqui no usemos relojes verdad?- contestó con una sonrisa picaruela.

Tras la breve conversación matutina, Reiko se levantó dejando a su desvestida acompañante de sueños en sus aposentos, al parecer no todo era un sueño.
-Nos vemos encanto. decía despidiéndose.Emerald, avísame si se requiere mi presencia durante mi ausencia, para encontrarme hmm... sigue las explosiones. Si, eso servirá.

Salió de sus aposentos junto con Emerald y partieron en direcciones opuestas.Tras un breve paseo, Reiko llegó al acceso a la zona del desierto donde había quedado con su adversario. Y efectivamente, allí estaba Taira, aunque costaba reconocerle.

-Buenos días, abominable arrancar de las arenas, ¿o tal vez debería llamarte croquetilla?- Concretemos que Reiko a veces exagera un poco pero desde luego Taira debía de haberse visto envuelto en una tormenta de arena o algo por el estilo.

-Alejémonos, del Amanecer,¿te parece?- Sugirió rápidamente mientras esperaba la contestación de Taira si es que la habría.


Última edición por Akagami Reiko el Jue Dic 31, 2009 12:18 am, editado 1 vez
avatar
Akagami Reiko
Desaparecido
Desaparecido

Post : 145
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Hideyori Taira el Lun Dic 28, 2009 10:35 pm

- Rasca, sacude, sacude, rasca, salta, vuela, voltereta…¡Diiiiooos, no hay manera! – la situación comenzaba a ser irritante y, para mayor descontento, el despeluchado e indudablemente recién levantado Reiko acababa de llegar, dignándose a poco menos que un fugaz saludo antes de comenzar a arremeter verbalmente contra él.

Así era él. Mejor dicho, así eran ellos.

- Parece que las buenas costumbres no cambian ehh…¿Se te pegaron las sábanas o necesitaste toda la noche para satisfacer a tu querida Emerald? Si es que la edad…- una sonrisa picarona se dibujó en su rostro.

Aquello no había hecho más que comenzar, así que se tomó su tiempo para, con un lento y sereno andar, comenzar a pasearse por las cercanías de Reiko, cual Platón en su Academia, con un actitud pensativa y reflexionando breve aunque acusadamente acerca de…algo.

Cabe destacar la dificultad encontrada a la hora de reflejar lo que nuestro siempre particular arrancar pensaba, teniendo en todo momento en cuenta que su único pensamiento consistía en buscar algo en lo que pensar. (Aviso, plantéense el hecho de continuar leyendo aquellos que comiencen a sentir que necesitan leer dos veces las frases ya que, como se ha puesto de manifiesto anteriormente, esto no había hecho más que comenzar).

Así pues, y habiendo encontrado la iluminación en un destello de lucidez, comenzó a divagar, haciendo poco caso a la invitación de alejarse del Amanecer, por el momento.

- Reiko, Reiko…¿cuán rápido piensas ir? ¿Acaso olvidaste las buenas costumbres? Tú y yo sabemos que poco ofrece el que ofrece todo, así pues, no seas de aquellos que desenvainan por minucias y espera a que el dulce rito de la lucha se abra camino armoniosamente…- Aquello comenzaba a alejarse demasiado de a donde Taira quería llegar pues, ¿por qué negarlo?, él mismo estaba ansioso por comenzar el combate. - Así pues, que todo acontezca como deba acontecer, pero afrontémoslo…con estilo. – Y, acompañando esas palabras con un gesto que sugería simplicidad en sus acciones, entró en fase con la tan molesta arena, cayendo toda ella al suelo por la de momento inexorable acción de la gravedad, y quedó Taira limpio y dispuesto para moverse libremente.

- Esta vez sí, vayamos a otro sitio. - y haciendo gala de uno de sus curiosamente rápidos sonido, se alejó del Amanecer tal y como su rival había sugerido, esperando a llegar al lugar del desierto elegido para comenzar la lucha para preguntar:

- Por cierto, ¿no viene la verdosa a vernos?, me habría gustado que hubiese alguien más por aquí como testigo del espectáculo. Algo así no ocurre todos los días…- sacudió la cabeza en un gesto de quitarle importancia al asunto y, finalmente, dijo:

- Bueno, ¿Comenzamos? - y, con sus tan características media sonrisa en los labios y manos en los bolsillos, esperó la consiguiente respuesta de su ahora rival, dejando en sus manos el decidir entre la verbal y la física.

No había mucho misterio en el asunto, pues tantos años y entrenamientos compartidos le hacían estar seguro de que el momento había llegado para ambos, de que él elegiría la vía…
avatar
Hideyori Taira
Desaparecido
Desaparecido

Post : 574
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Akagami Reiko el Jue Dic 31, 2009 1:00 am

Verbal... o quizás física más bien, al fin y al cabo, dos no pelean si uno no quiere...claro que aquel no era el caso.

Nada más llegar Taira ya divagaba y caía en errores.

-¿Satisfacer a Emerald?, no, no era ella, de hecho ni me acuerdo de su nombre, ¿acaso importa? La chica iba buscando algo y eso fue lo que encontró, no diré más, pero eso es lo único que importa.-Contestaba con voz de pensador.

La conversación que rozaba el monólogo seguía su curso hasta otro punto digno de la contestación de Reiko.

- Por cierto, ¿no viene la verdosa a vernos?, me habría gustado que hubiese alguien más por aquí como testigo del espectáculo. Algo así no ocurre todos los días…-

-Aunque no te falta razón, Emerald tiene trabajo que hacer, y si lo piensas bien, sería una distracción.

-Teetaas...

-Calla me refería a que podría resultar herida si nos emocionamos.

-Te gustaría emocionarte con ella?

-¡¿Que diablos?! ¡Deja de malinterpretar!....aunque bien visto,si.... no, deja, no tengo tiempo ahora para eso!

Para el que no llegue a entender bien lo acontecido, se podría definir fácilmente como Reiko hablando con un "yo" interior un tanto excéntrico.

Algo interrumpió su diálogo interior, tarea no trivial, pero al fin y al cabo un "Bueno, ¿empezamos?" tiene mucha fuerza se mire por donde se se mire.
Reiko siguió a su "colega de profesión" hasta una zona del desierto algo más alejada.
¿Cómo describirla...desértica?Bueno en realidad había extrañas formaciones rocosas en los alrededores aunque eran bastante esacasas.

Reiko no era precisamente un tipo impaciente pero había esperado aquel reto con ansias. Así que se ajustó las ropas para mayor comodidad y acomodó sus manos en los bolsillos.Alzó la vista hacia Taira solo para contemplar que él también estaba en posición de combate.Si, por raro que parezca,para estos dos personajes estar con las manos en los bolsillos se puede considerar posición de combate.

Reiko miró a su adversario sonriendo como sonríe un niño ante una piruleta.

-¿Listo?.

Y sin esperar contestación se lanzó con un pequeño sonido hacia su oponente alzando su rodilla derecha con intención de encadenar una patada frontal a la altura del pecho de Taira.
avatar
Akagami Reiko
Desaparecido
Desaparecido

Post : 145
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Hideyori Taira el Jue Dic 31, 2009 2:56 am

Por el momento, Taira se limitaba a escuchar la no poco perspicaz contestación de Reiko ante el primer contacto verbal y sus posteriores intervenciones acerca de su “ayudante” personal, Emerald, a la cual nuestro excéntrico protagonista se refería cariñosamente con el apelativo de “verdosa” (como el lector seguro habrá intuido).

Sin embargo, y una vez realizada la proposición de iniciar el combate, poca conversación quedaba. Manos en los bolsillos… semblante poco menos que juguetón…aquello debía empezar de un momento a otro. Y, en efecto, ello quedó confirmado con un “¿Listo?”, como venido del cielo. Un cielo que, por cierto, parecía observar expectante el inicio del combate, a la espera de una dosis de violencia gratuita.

Y…¡¡fiiiiuuuuunnn!! , ante sus ojos, Reiko desapareció por un breve aunque perceptible instante, para aparecer de pronto frente a nuestro particular individuo, que no podía menos que dibujar una sonrisa de oreja a oreja al ver que su contrincante le seguía el juego, reservando lo bueno para el final.

Así solía ser cuando, desde hacía ya años y ante la atenta mirada del antiguo espada Alastor entrenaban numerosas horas; las necesarias para alcanzar su máximo nivel sin que ello les impidiese disfrutar del combate, mediante el progresivo aumento de potencial. Y así solía ser cuando…

-¡Ay la hostia!- los músculos en tensión de una pierna de ascendente rodilla, al tiempo que el pie gira en torno a esta cual compás sólo podía significar una cosa: una patada frontal de altura media. Hasta un idiota sabría eso.

Sin embargo, y para mayor seguridad, formulemos una hipótesis:

Viendo la situación y suponiendo que nuestro protagonista, inmerso como estaba en sus ensoñaciones y recuerdos del pasado, no era consciente de qué clase de golpe se le venía encima, acertaríamos al afirmar que, por el mero hecho de tener los ojos abiertos, lo único que él podía conocer del golpe sería su carácter frontal. Hasta ahí bien.

Paralelamente, si un niño arrancar tira una piedra de dirección horizontal a un pato hollow, es de sentido común que el supuesto pato hollow la esquivará, por facilidad e intuición, en una dirección perpendicular al lanzamiento. También resulta obvio que haría lo propio si se le arrojara una pelota, un mocasín o una carretilla de albañil.

A lo que quiero llegar es que al extravagante arrancar se le antojaba igual de obvio que al pato hollow (o quizás algo menos), que debía esquivar el golpe hacia un lateral, fuesen cuales fuesen las características desconocidas del mismo.

De este modo, Taira, sin borrar la sonrisa de su cara, se limitó apartarse de la embestida de Reiko hacia su izquierda, buscando la espalda del rival y girando su cuerpo en dirección a la trayectoria del mismo. Es aquí donde entra en juego el segundo (y último) factor de la maniobra del arrancar.

Obviaremos, al dar por hecho unos niveles de lógica mínimos del lector, que un individuo con las manos en los bolsillos, al precipitarse contra el suelo, se verá obligado a sacarlas para minimizar daños durante la caída. Al menos es lo que aplicaríamos para un individuo inteligente. Pues bien, eso es lo que deseaba forzar Taira en la segunda parte de su movimiento: desestabilizar a Reiko de tal forma que se viese obligado a recurrir a un mayor nivel de seriedad en el combate (véase sacar las manos de los bolsillos).

Y ello lo intentaría mediante una rápida y precisa patada directa al talón de Aquiles izquierdo de Reiko, que, debemos recordar, permanecía en el suelo y constituía la base del equilibrio del oponente.
avatar
Hideyori Taira
Desaparecido
Desaparecido

Post : 574
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Akagami Reiko el Miér Ene 06, 2010 12:07 am

Movimientos obvios o predecibles y movimientos inteligibles, claro está que estos últimos constituyen una mayor amenaza y que los primeros al ser más o menos intuitivos podrían ser considerados obsoletos.

Reiko tampoco le daba muchas vueltas a la filosofía del combate, pero creía en la economía del movimiento que ya predicaban algunas artes marciales existentes en el mundo humano. Golpes rápidos, directos y no muy complejos, lo cual hacía relativamente fácil su aprendizaje y perfeccionamiento.

Dolor y pseudo-perfección, esa curiosa y explosiva mezcla es lo que iría a sentir Taira si todo hubiese salido bien.En su lugar, una montaña que pasaba por ahi por casualidad. Obviamente todos sabemos que la montaña no fue a Mahoma, por tanto, podemos afirmar que ya estaba ahi.El ingente mastodonte de roca maciza ahora no era más que otra parte del desierto, dotando a éste de una curiosa escenografía de combate, formada por rocas de diversos tamaños y formas y de más material básico, eso es, arena.

Por suerte, el razonamiento intuitivo era un técnica que Taira tenía bien asimilada, y no considero el término "por desgracia" debido a la tremenda desilusión que habría supuesto que el arrancar fuese el nuevo complemento del desierto.

Pero aquello no acababa aquí. Rara vez era la ocasión en que Taira no aprovechaba para devolver el ataque, y esta vez no iba a resultar una excepción. El pie, rápido; la dirección, correcta; la fuerza, la adecuada. Un movimiento hecho para desequilibrarlo, y si lo conocía bien, que lo hacía, solo buscaría que Reiko sacase las manos de los bolsillos. Esto es fácilmente suponible teniendo en cuenta que para ellos,las manos en los bolsillos constituía un nivel en el combate, y sacarlas sería cambiar de nivel.

La patada impactó según lo previsto y Reiko se precipitaba inexorablemente hacia la arena de aquel desierto. Mientras caía, se giraba para mirar el rostro de su adversario.¿Estaría satisfecho, o sería soberbia lo que encontrase en aquellos ojos amarillos?

Dejó que la satisfacción de su compañero se perpetuase en la línea del tiempo unos instantes más.Casi rozaba el limite horizontal del terreno de combate, cuando dibujó una vez más aquella sonrisa, patente en trámite por cierto, para luego desvanecerse y de nuevo aparecer en la ubicación desde la que había iniciado el movimiento que precedió a la patada.

-No has perdido facultades, amigo mío.-Comentaba ya en su nueva localización, de nuevo con las manos en los bolsillos.

-Pero te recuerdo, como ya debieras saber, que mis manos solo salen de mis bolsillos siguiendo mi voluntad y no por un ataque que me "fuerce" a ello.-Le recordaba gentilmente, aunque con algo de soberbia, a su compañero.

-Aclarado esto...-Tras lo que por fin cambio su pose, pasando a estar de brazos cruzados ante su adversario esperando una reacción.
avatar
Akagami Reiko
Desaparecido
Desaparecido

Post : 145
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Hideyori Taira el Jue Ene 07, 2010 1:43 am

Y una música celestial pareció sonar en su cabeza… voces angelicales entonando a coro el Aleluya... el tiempo parado en un momento de perfecta felicidad y emoción mientras su rival caía lentamente, con una curiosa sonrisa dibujada en la cara. Todo el momento parecía la culminación de una obra Wagneriana, en su momento álgido, cautivando los sentidos y desafiando a la propia lógica. Un momento bello, armónico…hasta que…¡desapareció!

Toda la magnífica obra y sensación, fulminada de pronto, cayó víctima de la propia realidad, que le mostraba a un Reiko recurriendo a su poder hollow para volver a su posición inicial, la ocupada antes de haber arremetido contra Taira.

- ¿Tenías que esperar al estribillo para cargártelo todo…?- suspiró, con un ápice de indignación y resentimiento. Tras ello, y aún sin haberse girado hacia la nueva ubicación de su adversario, levantó la vista, a tiempo para ver un espectáculo de fuegos artificiales en forma de piedras. Acto seguido, se giró para comentar al fracción:

- Esa montaña no volverá a meterse contigo, te lo aseguro. – y, acompañando sus siguientes palabras con un encogimiento de hombros y una mueca de “esto es lo que hay”, dijo: - Lástima que yo no sea una montaña. – y se abalanzó contra su rival, que se había dignado a adoptar una postura mínimamente más seria.

Blandiendo una alocada sonrisa y sus amarillas pupilas, se arrojó contra Reiko por medio de un sonido, para aparecer diagonalmente a él, por su lado izquierdo (el de Reiko), agachado y con la pierna derecha firmemente asentada por el flanco del oponente, de modo que cortase una posible vía de escape de Reiko por dicha dirección.
Al mismo tiempo que realizaba el antes mencionado movimiento, Taira se equipararía al nivel del fracción, sacando las manos de los bolsillos para asestar un duro codazo, dirigido a la boca del estómago del contrincante.

Tras ello, y atendiendo a la más que posible maniobra de Reiko de retirarse por su lado derecho, Taira optaría por asestar un poderoso rodillazo con la hasta ahora inerte pierna izquierda, teniendo en cuenta que, como el buen lector sabrá suponer, dicho movimiento describe un arco más amplio que el realizado anteriormente.
avatar
Hideyori Taira
Desaparecido
Desaparecido

Post : 574
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Akagami Reiko el Vie Ene 08, 2010 7:11 am

Y allí iba... cual jabato enrabietado se abalanzaba codo al frente hacia Reiko. Al fin los dos contrincantes habían adoptado el siguiente nivel en la lucha, lo cual implicaba, sin lugar a dudas, que el combate se iría tornando más interesante a medida que el tiempo avanzase.

Volviendo a la percepción de Reiko, aquel ataque le sorprendió, aunque no más de lo que le tenía acostumbrado su impredecible amigo. El ataque venía con la fuerza asociada a un sonido de su nivel, algo más rápido de lo normal. La pierna derecha, colocada estratégicamente a la izquierda de Reiko, no le dejaba cuantiosas oportunidades por ese lado. En cambio, su lado derecho estaba más o menos libre, lo cual suponía evadir el ataque.

Aquel día Reiko se había levantado poco escurridizo; así que evaluó la fuerza con la que podría impactar aquel arma de hueso, a la que al algún genio llamó codo en vez de rompe-estómagos o alguna pamplina por el estilo.

Suponemos que Reiko estimó como abordable el impacto, ya que en lugar de la típica reacción que esperaríamos de algún otro individuo, adelantó el pie derecho a la altura de la cadera del oponente, al tiempo que, aprovechando el paso, giró todo su cuerpo recolocando su pierna izquierda para conservar una posición de equilibrio.

Pero si esto acabase aquí, no se hubiese dado por satisfecho, y el rompe-estómagos enemigo no hubiese recibido bloqueo alguno. Como Reiko carece de bastantes aptitudes, pero está bien dotado de cabeza, libertad interpretativa para el lector, se descruzó de brazos para, con su antebrazo izquierdo en posición vertical, tomar contacto con el antebrazo de su oponente, asegurándose de que no quedaban cabos sueltos por esa banda.

Situándonos en la posición actual, podemos intuir que la pierna izquierda de Taira estaba relativamente falta de libertad en esa posición. También es fácilmete perceptible que el brazo derecho de Reiko tenía total libertad para avanzar presto hacia la cara del oponente, no sin descuidar de reojo el también desocupado brazo izquierdo de Taira, el cual se encontraba por debajo de la zona de desplazamiento del puño, por lo que a Taira le sería prácticamente imposible bloquear el puñetazo al haberse expuesto en demasía .Esta vez las palabras sobraban, solamente una mirada agresiva acompañaba la intervención al tiempo que de nuevo sacaba a relucir su sonrisa de triunfador.

Explicados los pasos de este agresivo baile, solo queda por puntualizar la simultaneidad de las tres acciones antes descritas,ya que mientras se produce el giro narrado, sendas manos actúan independientes, cada una encargándose del menester considerado oportuno, dificultando considerablemente la reacción defensiva del oponente, si este no está acostumbrado a este estilo de defensa y ataque simutáneos.
avatar
Akagami Reiko
Desaparecido
Desaparecido

Post : 145
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Hideyori Taira el Dom Ene 10, 2010 2:42 am

El golpe fue atronador. Y no nos referimos al que iba dirigido al rostro nuestro protagonista, del que a continuación daremos cuenta, sino del impacto ocasionado por los antebrazos de ambos arrancars al colisionar frontalmente. La onda expansiva sacudió las arenas y ocasionó el desprendimiento de algunos peñascos de la zona, alertando así a posibles hollows menores del peligro que suponía andar por las inmediaciones.

En cuanto al derechazo Reiko, fácilmente intuible sería para el lector el considerar que Taira, habiendo desarrollado gran parte de su entrenamiento junto con su compañero durante bastantes años, conociese el estilo de su rival con bastante precisión. Y de hecho, lo hacía.

Caso aparte sería el suponer que el mero conocimiento de lo que inevitablemente iba a acontecer daría a Taira la opción de librarse de aquella muestra de afecto con forma de puño en la cara. Así pues, el puñetazo de Reiko impactó en el lado izquierdo de su rostro, tal y como el fracción pretendía, provocando la consecuente caída de Taira de espaldas, hacia la arena.

Indudablemente, había obrado con arrojo y temeridad al realizar un movimiento frontal tan directo contra su rival, mas en aquella ocasión era el precio que hay debía pagar en ofrenda a la imprevisibilidad. El movimiento de Reiko, por su parte, había demostrado ser más efectivo de lo que Taira pudo haber supuesto, no negándose nuestro protagonista el esbozar una mueca de incredulidad al precipitarse sobre la arenisca superficie.

Y cayó… Cayó por un espacio de unos tres metros, medidos verticalmente. ¡¿Tres metros?! Sí, tres metros. Esto se debe a que Taira, habiendo caído sobre la superficie horizontal que proporcionaba el suelo, no llegó a chocar con ella. Esto sólo fue posible por su habilidad hollow que, permitiéndole entrar en fase con el suelo, tal y como se lo permitiría con cualquier otra superficie similar, le obsequió con la oportunidad de brindar una agradable sensación de simetría al combate, librándose de la “caída” y permitiéndole reaparecer, limpio e intacto excepto por el anterior golpe, en la ubicación en la que se encontraba justo antes de iniciar su movimiento anterior.

- ¿Paradojas del destino eh…? Sendos golpes y sendos poderes hollow…– dijo Taira, ya de pie y con una amplia sonrisa. Aquello le estaba comenzando a parecer realmente entretenido. También hacía tiempo que él no libraba una pelea seria, y más aún alguna en la que alguien le hubiera golpeado.

Los siempre eficientes golpes de Reiko difícilmente ofrecerían un respiro en un combate cuerpo a cuerpo, por lo que tendría que recurrir a su mismo estilo de lucha si quería medirse con él en cuanto a lo que combate desarmado se refiere. Esto es, debía recurrir a un sistema de bloqueo y ataque simultáneos. Esta técnica no era de las preferidas de Taira precisamente, pues solía recurrir a esquivar un golpe antes que a pararlo. Sin embargo, parecía que Reiko no le dejaría otra.

Así pues, esta vez se limitaría a caminar hacia su oponente lentamente, a la espera de que este realizase el primer movimiento, y acortando distancias a cada paso, al tiempo que comentaba:
- Bueno, parece que esto es un empate por el momento, ¿pero qué tal si te dejas de niñerías y utilizas una décima parte de tu poder sin liberar? Apenas noté el golpe por la máscara, compañero. No me subestimes, sabes que estoy impaciente, y apuesto a que tú también. – mientras su semblante te tornaba algo más serio, ocultando la expectación ante lo que a continuación habría de acontecer.
avatar
Hideyori Taira
Desaparecido
Desaparecido

Post : 574
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Akagami Reiko el Vie Ene 15, 2010 3:00 am

La acción se desarrollaba como Reiko había pronosticado. Por el momento,el codo de Taira fue bloqueado y el puñetazo había impactado en su objetivo dándole un billete gratuito, en primera clase, hacia el suelo.Pero como siempre, nada es tan fácil, ni aquí ni en hueco mundo.

Taira había hecho uso de su poder hollow, evitando cualquier molestia que le hubiese causado el impacto con la superficie del desierto.

-¿Te he dicho alguna vez que tienes un poder bastante molesto?-Comentaba Reiko en un todo irónico y burlón. Por supuesto que alguna vez se lo habría dicho, es más,casi con toda seguridad lo decía más por envidia que por la molestia; al fin y al cabo, supone un medio ideal para espiar a féminas en lugares de "dificil acceso", dejémoslo ahí.

En estas situaciones, nuestro amigo no se comía el coco demasiado, y quizás, solo quizás, sacaba conclusiones alocadamente precipitadas, o al revés, no se ya me entendéis.

-¿Estas peleas sin sangre no tienen aliciente verdad?-Aquello sonaba a todo menos a interrogante.Más aún si tenemos en cuenta que su mano derecha ya iba desenvainando en ninjatô que portaba en el obi.Estaba claro que podían tirarse todo el día a base de puños y patadas, pero aquello no era ni por asomo tan divertido como el baile del acero carmesí.

Pero... algo había variado en el ambiente. Un reiatsu desconocido se aproximaba a una considerable velocidad.Miró en todas direcciones, tratando de localizar la fuente de aquella energía, hasta que al fin dió con algo.Hoy debía de ser su día de suerte o quizás me equivoco; que el lector juzgue.

El reiatsu, en principio desconocido, no lo era del todo; pelo verde y escotado vestido cubierto con túnica elegante; definitivamente se trataba de Emerald. Por el trato que tuvo con Reiko al actuar de despertador en posts anteriores, el lector podría suponer que ya se conocían, pero no caigan en ese error; pues ello solamente se debía a su posición como fracción y al respeto que ella tenía hacia él.

Detuvo e invirtió el movimiento de desenvaine a regañadientes, y se orientó hacia la exhausta arrancar, no sin tratar de mantener contolada la situación a sus espaldas, aunque no esperaba ninguna acción turbia por parte de Taira.

-¿Vienes jadeando por verme combatir?-Comentó irónicamente.Pero en breves instantes se dió cuenta de que no se trabata de eso. Los ojos castaños de Emerald pregonaban a voces problemas. La sonrisa de Reiko se esfumó para dar paso a un semblante serio y responsable.

-Dime,¿qué pasa?-Continuaba sin alterar prácticamente su expresión con un tono de voz paternal.

-Hemos perdido el contacto con una arrancar de la división.Se trata de Lynorie; su última localización fue el Bosque Menos**.-Contestó Emerald ya más calmada.

Mientras Emerald hablaba, Reiko,sin dejar de escuchar, mandaba un mensaje pidiendo autorización para proceder, y casualmente la obtuvo sin mayor inconveniente. Lo curioso, es que aquel nombre le sonaba de algo, pero no lograba encasillarlo por mucho que lo intentase. Así que optó por la vía fácil girándose hacia el arrancar que aún allí estaba.

¡Ey!¡Taira!¿Te suena una tal Lynorie?-Preguntó mientras seguía dándole vueltas a la cabeza.

Tras la respuesta de Taira, el fracción compartiría la información de la que disponía y se prepararía para partir "invitándo" a Taira a acompañarlo si fuese necesario.


**Bosque Menos:El Bosque Menos forma parte del relleno que precede a la saga de Hueco Mundo. Se supone que está ubicado bajo cierta región del desierto(o quizás bajo todo éste).En los capítulos del anime correspondientes nos lo enseñan con árboles enormes cuyas copas podrían(no lo dice creo) estar "sujetando" el desierto.Toda la zona está repleta de hollows y menos.También aparecen unos adjucas en el relleno.El ambiente en general es oscuro, el suelo de piedra sin vegetación que recuerde.
avatar
Akagami Reiko
Desaparecido
Desaparecido

Post : 145
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Hideyori Taira el Lun Ene 18, 2010 10:28 am

Taira seguía acercándose a su rival lenta aunque constantemente. Ignorando su comentario en tono burlón, se llevó la mano a la cintura, entre sus prendas, buscando lo que sin lugar a dudas era el mortífero puñal azabache de los Hideyori, ante la esperada invitación de Reiko a que bañase el desierto con su sangre de pervertido.

Y precisamente esa faceta del fracción pareció aflorar ante la llegada de una invitada sorpresa. Dicha llegada, auspiciada por un desconocido aunque familiar reiatsu que se acercaba eminentemente rápido, no incitaba a pensar que tenían buenas noticias para el fracción.

Así pues, y justo en el momento en que alcanzaba a acariciar la empuñadura de la negra herramienta de muerte, su sentido común le alertó de que el combate con su rival debería ser pospuesto para otra ocasión, pues la cara de preocupación de la recién llegada arrancar de verdes cabellos mostraba cual libro abierto que algo andaba mal en la 4º Sección.

De este modo, y más por curiosidad que preocupación o sentimiento del deber, se acercó a Emerald, a tiempo para escuchar la nefasta noticia.

El nombre de Lynorie resonó en su cabeza durante breves instantes. No podía dar crédito a lo que oía. ¿Lynorie…en el Bosque Menos? Taira sabía de primera mano que había sido destinada a una misión en aquel lugar, para sublevar a algún que otro adjuchas molesto. De hecho, él mismo la había destinado allí. Y por ello sabía tan de primera mano que la misión se dio por concluida hacía un par de días, con la muerte de los rebeldes y la vuelta de su compañera. Entonces…¿qué demonios hacía ella ahí ahora?

La respuesta no se debía hacer esperar, por lo que Taira procuró ser breve en la respuesta a la 4º Fracción, de modo que pudieran partir a averiguar lo acontecido a la mayor brevedad posible.

- Sí, Reiko, es la pequeña que en ocasiones me acompaña. – la escueta contestación sería acompañada de un breve comentario a modo de apremiar la partida de los arrancar. – pero no sé qué puede estar haciendo en el Bosque Menos, a no ser que esté recogiendo electrones. – Horrible. Quedaba patente que su sentido del humor había quedado tocado por lo inesperado del acontecimiento. – Olvídalo. En cualquier caso, temo por ella. Guíanos verdosa. – apelativo que se le quedará a la pobre Emerald en lo que a nuestro protagonista se refiere

Así pues, y siguiendo a la arrancar que, por sentido común, esperaría a la respuesta de Reiko para emprender el camino, Taira se dirigió al lugar elegido para buscar y, en caso de ser necesario, rescatar a su pequeña compañera de los peligros del Bosque Menos.
avatar
Hideyori Taira
Desaparecido
Desaparecido

Post : 574
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Akagami Reiko el Lun Ene 25, 2010 9:01 am

En ese momento Taira era un manojo de dudas e incertidumbre.¿ Buscando electrones ? Estaba claro que su sentido del humor había tenido un patinazo de los buenos en ese momento, y no era de extrañar, ante imprevistos la mente suele flaquear...y al parecer la de Taira no iba a ser una excepción.

-Guíanos verdosa

Parecía ansioso por cerciorarse de que aquella pequeñaja se econtraba bien. En momentos como estos, es cuando el arrojo y la confianza en uno mismo y en los demás son de gran ayuda, y Reiko lo sabía. Miró decidido Taira y acompañandola de una sonrisa cómplice trató de infundir algún tipo de ánimo o esperanza, aunque no estaba seguro de que Taira la necesitase.

-Vamos a encontrar a esa traviesilla-

Tras un largo,pero breve camino; Dios bendiga el sonido dicho sea de paso; llegaron a lo que se conocía como la entrada al Bosque Menos. Se adentraron en la abertura en el desierto, para pronto llegar a un enorme mirador que se asemejaba a un enorme corte horizontal en una montaña. Desde allí se divisaba, hasta donde la densa oscuridad permite, el bosque "hogar" de innumerables hollws, gillians y adjuchas, hambrientos de cualquier clase de poder, independientemente de si éste está a su alcance.

Aquel lugar era una mezca de reiatsus densa y opresiva a partes iguales, lo cual no suponía un problema pero era el peor de todos al mismo tiempo. Entre tantas frecuencias de energías espirituales era prácticamente imposible encontrar un reiatsu que no sobresaliese de los demás.

-No nos lo vas aponer fácil eh maldito...-Suspiraba Reiko ante las circunstancias que se presentaban ante ellos.Obviamente el objeto del comentario era aquel odioso lugar.

Por suerte para el grupo expedicionario, algo estaba pasando, y quien sabe, quizás encontrasen en ese lugar a la personita que andaban buscando.

-¿Que es eso? Esa energía, y la desaparición de otras muchas...¿Podría ser Lynorie, Taira?- Preguntaba Emerald con curiosidad y esperanza.

Aquella pista,que podría ser fácilmente encasillada como un adjucha en busca de más poder, podría suponer una bocanada de esperanza para el grupo. Pero para cerciorarse, tendrían que viajar hasta aquel lugar, el cual no parecía demasiado lejano.
avatar
Akagami Reiko
Desaparecido
Desaparecido

Post : 145
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Hideyori Taira el Mar Ene 26, 2010 7:07 am

Tras superar el “pequeño” desliz que le había supuesto la inesperada sorpresa, Taira recobró la compostura de inmediato. No era uno de sus puntos flacos el poder cambiar de actitud de repente y sin más. Así pues, y retomando la seriedad, miró al fracción, a tiempo para recibir una sonrisa de complicidad y serenidad.

Podría en aquel momento tomar el gesto de dos formas bien distintas: por una parte, como una muestra de apoyo y compañerismo, cosa que, todo sea dicho, no abundaba precisamente por Hueco Mundo. En ese sentido, quizás podría hasta sentirse agradecido.

Sin embargo, y por otra parte, nuestro amigo encontró en su por aquel entonces superior una duda razonable de que Taira necesitase algún tipo de ayuda o sustento psicológico. Aquello resultaba, a su vez y al mismo tiempo, degradante y satisfactorio.

Degradante porque pudiera llevar todo ello a un sentimiento de lástima poco merecido por nuestro protagonista; y satisfactorio porque, y como expresaría poco antes de partir al Bosque Menos, todo ello recalcaba el hecho de que, pese a lo mucho que Reiko le conocía, no le conocía en absoluto. O quizás le conocía lo suficientemente bien como para saber que jamás le llegaría a conocer. Juzgue el lector…

- ¡Ay amigo…! Parece que nunca llegarás a darte cuenta de que para comprender mi conducta, primero deberás aprender a olvidar lo aprendido…- fue lo último que añadió Taira, como vuelta a su conducta usual, para acto seguido proseguir su camino.

De este modo, tras semejante patata y un pensamiento en voz alta de Reiko-san, Taira siguió al resto de arrancars hacia el Bosque Menos, donde debían encontrar a la pequeña compañera rubia del extravagante arrancar.

Tras cruzar la abertura que les conduciría al interior del laberíntico bosque, la recién constituida expedición de rescate se detuvo en un saliente, una cornisa a modo de mirador. Tras unos segundos observando el tenebroso y cargado paisaje, Taira percibió lo que parecía una batalla entre un reiatsu emergente y decenas de presencias efímeras. Desde luego, aquella era la señal que estaban buscando. Así, y respondiendo a la esperanzada pregunta de la arrancar de verdes cabellos, comentó:

- Sí, verdosa. No cabe duda de que es ella. – Aquel reiatsu le era demasiado familiar como para no reconocerlo. - De hecho, nos lo está poniendo fácil; no parece que se esté conteniendo demasiado.

Segundos después de lo dicho, destellos rojizos en el horizonte y el lejano sonido de una explosión pareció confirmar la existencia de un conflicto en marcha. No había tiempo que perder. Aunque Taira no dudaba de las capacidades de su compañera y de su curioso poder, sí temía que el agotamiento y la presencia masiva de Menos por aquellos lugares pudieran acabar pasándole factura a la pequeña niñita arrancar.

- No perdamos más el tiempo – dijo Taira, y con un fugaz sonido desapareció, llegando al lugar del combate justo a punto para ver al último de los hollows en batalla caer.

La estampa, pues, podría resumirse del siguiente modo:

Frente a Taira se extendía un pequeño claro en el bosque, de suelo empedrado y adornado con los cuerpos en proceso de desaparición de unos veinte hollows y un gillian. En el centro de aquella modesta carnicería se encontraba, agazapada y jadeante, la pequeña Lynorie, quien estaba sellando de nuevo su poder en su zampakutou, una pequeña daga curva que rara vez llevaba encima. Sus cabellos rubios y sus blancos ropajes se hallaban salpicados en sangre, mas ninguna mancha era de heridas propias. Parecía agotada, nerviosa e incluso temerosa ante la posibilidad de una nueva acometida.

- Veo que poco a poco vas mejorando – dijo Taira, en un tono tierno, a modo de saludo y para tranquilizar y dar seguridad a la pequeña. Esta, asustada al no haberse percatado de la presencia de nuestro protagonista tras del fragor de la batalla, dio un giro brusco levantando la daga a la altura de sus ojos.

Sin embargo, al hacerlo reconoció al arrancar, con lo que su expresión cambió de la desesperación al semblante propio de alguien que, habiendo dado por perdida su vida, encuentra en el último momento la luz de la salvación.

- ¿Taaiii…ra…? –sollozó la pequeña, desmoronándose de alegría y esbozando una tímida sonrisa, con sendos lagrimones deslizándose por sus mejillas.

- Tranquila pequeña…- dijo este, posando una rodilla en el frío suelo frente a su compañera y colocando su mano derecha sobre la cabecita de la rubia arrancar, al tiempo que esbozaba una ligera sonrisa, de modo que se sintiese protegida entre aquel mar de susurrante sombras.

De este modo, tras haber tranquilizado a su agotada compañera, Taira se incorporó con un semblante serio, casi furibundo y completamente distinto al anterior, encarando a la oscuridad acechante del bosque a su alrededor.

Y así, mirando desafiante a cualquier ser que osase codiciar su poder o el de su protegida, y atento a cualquier posible contraataque de las hambrientas criaturas que les rodeaban, Taira esperó la incorporación de sus compañeros a aquella recién convocada reunión…en la boca del lobo.
avatar
Hideyori Taira
Desaparecido
Desaparecido

Post : 574
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Akagami Reiko el Sáb Ene 30, 2010 11:11 pm

Tras varios saltos sobre las ramas del Bosque Menos, Reiko y su acompañante llegaron donde esperaban encontrar a la ya cariñosamente apodada "la enana de Taira" , "enana" o cualquier sinónimo. Desde la altura, apenas podían distinguir algo entre aquella niebla espontánea. A Reiko se le vino a la cabeza un cocinero metiendo hollows en una licuadora, excéntrico, si; pero no tenía otra manera de imaginarse de dónde habían salido tantas partículas espirituales juntas, teniendo en cuenta la rápida dispersión de éstas y que por supuesto, subestimaba a Lynorie, ¿quién no lo haría al fin y al cabo?

Tras peinar la zona a vista de pájaro arrancar, logró divisar una figura erguida y otra agazapada a los pies de la primera. No había que ser un genio para deducir que esas sombras correspondían a sus dos subordinados. Dirigió una fugaz mirada a Emerald en señal de que le siguiese y se dejó caer desde la rama en la que estaban hasta un lugar cercano a los dos arrancars.

-Asi que estabas aquí pequeñaja...,¿Te encuentras bien?-Actuaba como si la conociese de toda la vida, y aunque era cierto que pertenecía a su sección, apenas la había visto unas cuantas veces. Pero en aquel momento, ciertas escenas de su infancia humana, le recordaron que cuando una criaturita se encuantra en semejante situación, una voz amable, un rostro conocido, o una simple palmadita en la cabeza sobraban para hacer que se olvidase de todo por un momento.

Mientras hablaba con su compañera, los incesantes rugidos de los hollows de los alrededores iban aumentando en intensidad y número. Era patético; semejante número de hollows y ninguno tenía el valor sufuciente para intentar lo que a primera vista resultaría un suicidio, y que sin duda lo era, pero como bien es sabido, sin riesgos no hay recompensa. Por una parte, Reiko estaba deseoso de un combate "titánico" contra todas aquellas insignificantes formas de vida, pero no pensaba descuidar la seguridad de las allí presentes,y digo "las" solamente,debido a que Taira ya le había demostrado que sabía cuidarse solo. Así que tras una breve divagación se decidió tal como puso de manifiesto en su comentario:

-Bueno, si no hay mayor inconveniente, me gustaría volver ya. Me siento como un famoso entre tantas lucecitas brillantes- Aunque el símil era un tanto extraño, no le faltaba razón, ya que se encontraban inmersos en un mar de acechantes miradas disparadas por aquellos innumerables ojos rojos. Y permaneció en el lugar esperando una contestación o cualquier tipo de señal por parte de sus compañeros.
avatar
Akagami Reiko
Desaparecido
Desaparecido

Post : 145
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Hideyori Taira el Dom Ene 31, 2010 11:26 pm

Apenas unos segundos después de haberse incorporado Taira para adoptar una posición más agresiva, llegaron los demás componentes de la expedición, véase Reiko y la verdosa.

Parecieron observar durante unos segundos el pequeño claro en el que se encontraban antes de descender de uno de los árboles que habían usado para desplazarse. Desde luego, no parecía que creyesen a Lynorie capaz de semejante obra. Nadie solía hacerlo, y era precisamente aquello algo que Taira admiraba de su pequeña compañera.

Una vez en el suelo, Reiko se acercó a la arrancar de ojos ambarinos y cabello rubio platino, para dedicarle unas amistosas y conciliadoras palabras. Esta, agradecida por la presencia y el gesto del fracción, contestó tímidamente:

- Sí, estoy bien….gracias. - y levantó la mirada en un gesto de inocencia y, a su modo, gratitud. En aquel momento la pequeña parecía de todo menos una arrancar, no fuera por los blancos ropajes y el collar de hueso que la identificaban como tal.

Al mismo tiempo, los gruñidos alredor de los arrancar mostraban que los acechantes seres en las cercanías andaban agitados; hambrientos de un poder que quedaba fuera de su alcance. Sin embargo, y del mismo modo que aquellos carroñeros que ahora yacían descomponiéndose en el empedrado claro no debieron haber subestimado a la pequeña Lynorie, no debían nuestros compañeros subestimar a la infinita masa de entidades hollow que poblaba el Bosque Menos.

El comentario de Reiko, expresando un más que conveniente y astuto deseo de volver, casi quedó apagado por una tempestuosa marea de rugidos que se alzó, como dando a entender que ya era tarde para aquello.

Así, Taira, con un acrecentado sentimiento de odio hacia aquellos seres inferiores, siempre subordinado a su particular cordura y sentido de la lógica, contestó.

- No, Reiko. Ya es tarde para eso. Ya es tarde para ellos. – entornó la vista a su por aquel entonces superior para explicarse. – Bien sabes que el equilibrio entre hollows y arrancar en Hueco Mundo es imprescindible. Si bien los necesitamos como carnaza y base para la creación de nuevos arrancars, también debemos conservar un cierto control sobre ellos, en pos de la estabilidad del sistema. - una pausa - ¿Hollows atacando a una arrancar? Eso es algo inaceptable. Es precisamente por algo como esto que envié a Lynorie aquí hace poco. – miró a la pequeña, que pareció agachar la cabeza, avergonzada – Reiko, es nuestro deber acabar con cualquier semilla antes de que germine en algo mayor.

Tras ello, miró al fracción, esperando una orden o, simplemente, una mirada de aprobación que le indicase cómo proceder.

Justo en ese instante, Taira vio cómo un hollow con forma de insecto volador de metro y medio de alto se lanzaba velozmente sobre la espalda de Reiko, aparentemente descubierta, apuntando con un espolón de considerables dimensiones justo al centro de la misma.

Así pues, y aprovechando que Reiko estaba mirando en dirección a nuestro protagonista tras la intervención de este, Taira se limitó a esbozar una macabra sonrisa. No esperaba que Reiko necesitase saber más…
avatar
Hideyori Taira
Desaparecido
Desaparecido

Post : 574
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Akagami Reiko el Mar Feb 02, 2010 8:47 pm

-Bien...-Breve pero suficiente, así fue la respuesta de Reiko a lo que podría denominarse como pequeña arenga por parte de Taira. Aquel chico no era un cualquiera, tenía personalidad, convicciones y lo más importante, poder para imponerlas; era lo que podríamos denominar como arrancar de primera línea, a diferencia de la carnaza que aguardaba en El Amanecer.Las dos señoritas que les acompañaban estaban en un nivel medio, ya que seguían a estos dos personajes pero tampoco se preocupaban mucho de esos detalles.

Y hablando de detalles, en este mundo, un mundo de detalles, el menospreciador y el poco observador son los primeros que caen, y Reiko tenía cierta idea del concepto. Así pues, cuando Taira sonreía, podía significar mil cosas; para el no ovservador; ya que la realidad es que eran mil sonrisas diferentes, y aquella indicaba claramente que se iban a divertir, a su modo por supuesto.

Entre tanto hollow era difícil hacer un perfil del ataque a partir del reiatsu rival, técnica que Reiko había estado desarrollando, así que se limitó a girar en redondo lo más rapido posible para obtener contacto visual con el objetivo.

Por suerte aquel bicho no era muy rápido y para cuando Reiko se hubo girado completamente aún restaban cinco metros para el impacto.-Ven con papá-Susurró mientras aquella babosa criatura se acercaba. Cogió base para el impacto dejando el pie derecho atrás y se preparó.

El bicho apuntaba con el espolón al torso así que se tendría que adelantar al movimiento enemigo, por lo que aprovechando que el pie derecho estaba atrás, dió un paso con el mismo, adelantando la mano derecha,abierta y en posición vertical hacia el espolón.

Como cortando mantequilla, así se sentía Reiko mientra iba cortando literalmente el espolón en dos llegando a lo que podría denominarse el abdomen del hollow bicho.El bicho ya estaba a sus espaldas pero la mano de Reiko permanecía en el cuerpo del hollow como buscando algo.-Ahá-Al fin parecía que había encontrado lo que buscaba.Fuere lo que fuese, tiró de ello y la entrañas de aquel pobre incauto ahora yacían aún calientes sobre la fría piedra, produciendo un suave vapor a causa de la diferencia de temperatura.

El hollow ahora yacía a los pies de Taira, a unos dos metros de éstos y a la espalda de Reiko. El fracción se dió a vuelta sonriendo.-¿El mata hollow de la semana? Hmm claro aún no esta muerto... -Mucho estaba aguantando aquel individuo.Lo cierto es que de algún modo Reiko había ideado algún tipo de método para que los hollows a los que golpeaba no muriesen al instante, lo cual era de lo más aburrido, y de ahí que aquel infeliz siguiese "vivo".

-Bueno,bueno,bueno...terminemos con este, ¿te parece Emerald?-Comentaba mientras caminaba hacia el desecho que se encontraba en el suelo.
-Si, creo que les habra servido de ejemplo, Reiko-sama-Contestó educadamente como solía.

A los pies de Reiko, medio hollow esperando a ser rematado, y Reiko no le decepcionaría.Como partiendo un coco, la cabeza del hollow quedó aplastada contra el suelo ahora tapizado con la sangre del individuo por un momento.Poco después, todo lo que fue el hollow se dispersó normalmente en el aire.

La piedra volvía a lucir blanca bajo la tenue luz que la irradiaba.Nada había pasado, pero el mensaje había sido enviado. Claro que aquellos muchachos solían mandar varias cartas por si se perdía alguna y esta vez no iban a romper la costumbre.

-¡¡Venga!! ¡¿Queréis más?! ¡¡Venid aqui,Reiko está genial en esta época del año!! ¡¡Adelante!!

Mirando hacia la oscuridad con una leve sonrisa, mientras giraba sobre sí mismo a la vez que andaba; con los brazos poco más levantados que en cruz y las manos abiertas; Reiko incitaba a las masas de seres inferiores a saborear la muerte.

Tras un momento en que solo se podía escuchar un silencio sepulcral, un tremendo alarido, como venido del propio inframundo inundó el lugar y las sombras de los hollows eclipsaron la luz de la que disfrutaba el claro de piedra.

-Muy bien, vamos a jugar Taira. Emerald, coge a la pequeña y resguardaos en aquel recoveco en la piedra.-La arrancar obedeció.

Una vez todo estaba dispuesto Reiko se colocó espalda con espalda con Taira, separados por unos dos metros para no estorbarse y así cubrir el mayor águlo posible.

Ante Taira, como caído del cielo, apareció causando el consecuente temblor un hollow de tamaño considerable.Mediría unos cinco metros y cada brazo tenía el grosor de un torso humano.Sus manos, distaban mucho de serlo, ya que en lugar de ellas,poseía dos enormes hachas o similares.

El hollow alzó su brazo derecho para luego dejarlo caer con toda su fuerza, la cual era descomunal, sobre la cabeza de Taira. Mientras, Reiko elegía su proxima victima.


Última edición por Akagami Reiko el Miér Feb 03, 2010 9:30 am, editado 1 vez
avatar
Akagami Reiko
Desaparecido
Desaparecido

Post : 145
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Hideyori Taira el Miér Feb 03, 2010 9:14 am

Aquella enorme montaña en forma de hollow cayó frente a Taira, haciendo temblar el suelo bajo sus pies, y arrojando un estruendoso rugido al tiempo que proyectaba su ataque sobre la cabeza de nuestro protagonista.

Tan sólo pasaría un instante, apenas perceptible, y en el que la hoja atacante avanzaría escasamente un par de centímetros, para que Taira decidiera cómo realizar su próximo movimiento. Sin lugar a dudas existían mil y una formas de matar a aquel mastodonte de cinco metros sin moverse del sitio, mas convengamos, para el pleno sentido de la acción, que en aquel momento la economía de los movimientos no era lo que más le preocupaba a nuestro protagonista.

Así, y mientras el brazo derecho del gigante descendía violentamente, Taira se lanzó hacia delante, impulsándose contra el propio suelo y levantando en un salto frontal la pierna derecha hasta alcanzar la altura de la rodilla del atacante. La potencia del salto no sólo bastó para que la rodilla del rival se quebrara por completo, doblándose hacia atrás, sino que también desgarró carne y tendones, abriendo una sangrienta y macabra vía de paso a través de la pierna del hollow.

Así pues, Taira quedó a la espalda de aquella bestia que ahora se precipitaba inexorablemente hacia delante, clavando la hoja que tenía por brazo en el suelo, y quedando así esta atascada; y el hollow apresado y arrodillado, evocando una pose sumisa, aunque claramente desesperada.

- Iluso…- reprimió Taira al masacrado hollow, hacia cuya espalda se entornó. – Si no hubieses sido tan ingenuo y precipitado, quizás algún día hubieses llegado a ser un arrancar. – marcó una breve pausa – pero me temo que ahora nunca lo sabremos…

Tras oírlo, el hollow, impotente y atrapado en una tumba que él mismo había cavado, levantó la cabeza cual lobo aullante, poniéndola en línea con la columna vertebral, y emitiendo un melancólico sonido hacia una ausente luna, oculta tras las bóvedas del Bosque Menos.

Taira, por su parte, y poniendo fin a tan lamentable espectáculo, extendió el brazo derecho hacia delante, ligeramente inclinado hacia arriba teniendo en cuenta las desmesuradas proporciones de su rival y, colocando la palma de la mano verticalmente, pronunció:

- Bala – el proyectil salió despedido a una velocidad exagerada, con dirección casi tangente a la espalda del gigante, abriendo en ella un surco fino aunque profundo, y destrozando todas y cada una de las vértebras de su columna. Así, el mortífero proyectil fue dejando un rastro de huesos astillados y explosiones de sangre, produciéndose la definitiva al llegar este a la cabeza del hollow que, recordemos, se hallaba en línea con la columna vertebral.

Así, se produjo una seca explosión del fluido carmesí, salpicando todo a su alrededor y dejando por cabeza poco menos que una fuente manante de aquel líquido con sabor metálico.

Tras ello, y entre el clamor de aquellas almas ansiosas de poder, una numerosa oleada de hollows salió de entre las tinieblas del Bosque Menos para abalanzarse sobre los arrancars desde todas las direcciones del claro, formando una marea de ansiosas garras, colmillos y espolones sedientos de sangre. Fue entonces cuando Taira comenzó a llevarse la mano al cinto, buscando su hoja corta, y adoptando una posición agresiva.

Aquella incontable sucesión de enemigos no parecía ir a refrenar sus ansias de poder ni aún masacrando a otras decenas de ellos más como ejemplo. Así pues, la senda parecía estar clara…

- Reiko, no te contengas… - y, extrayendo definitivamente el puñal de los Hideyori de su vaina con una mano y su wakizashi de negra saya con la otra, clavó este último en el suelo al tiempo que pronunciaba, con voz profunda y cargada de un odio irracional:

- Oprime, Segadora…
avatar
Hideyori Taira
Desaparecido
Desaparecido

Post : 574
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Akagami Reiko el Miér Feb 03, 2010 8:01 pm

El destino de aquellos hollows estaba tan condenados como una galleta de dinosaurio frente a Taira. El retorcido arrancar había decidido darlo todo en aquel juego, liberando su resurrección. El ambiente se había vuelto totalmente hostil, si no lo era antes de la avalancha tanto terrestre como aérea de aquellas criaturas.

Mirando fijamente al frente, Reiko se quitó la túnica que portaba dejándola caer sobre su espalda, hasta que el cuello de la prenda alcanzó la mano derecha de Reiko, colocada estratégicamente para recoger la túnica. Acto seguido, extendiendo el brazo derecho en dirección a las dos arrancars, lanzó la túnica con inteción de que cuidaran de ella como puso de manifiesto.

-Guárdamela, ¿quieres, Emerald?-La arrancar solo asintió con la cabeza.

Ahora Reiko portaba una indumentaria superior sin mangas, que por otra parte, conjuntaba perfectamente con su hakama. Ya con una indumentaria más cómoda, Reiko encaró uno de los frentes de hollows seriamente,tal como solía acostumbrar en estas situaciones. Su rostro, en general firme, y su mirada, pesada como el acero que estaba a punto de blandir; presagiaban el inicio del fin. La mano derecha de Reiko desenvainaba la muerte lentamente, mientras éste abria la boca eventualmente para pronunciar unas palabras.

- Acecha , Sombra

Un destello negro recorrió la hoja, parte de ella a la vista, y de entre hoja y saya comenzó a salir una especie de sustancia negra opaca de consistencia gaseosa en apariencia. Dicha sustancia pronto envolvió toda la espada junto con su brazo derecho, y poco tardó en envolver en un especie de óvalo al arrancar.

Pasaron apenas tres segundos de lo narrado, cuando aquel misterioso óvalo se disipó violentamente cual gas, dejando ver la nueva apariencia de nuestro protagonista. La máscara, ahora completa, parecía ir en contra de la filosofía arrancar, y en lugar de grotescas modificaciones en su cuerpo, blandía una colosal espada a dos manos que él portaba solo con la diestra con gran comodidad, a pesar del peso del arma.

-Bien. Es hora de actuar o callar.-La voz de reiko era ahora diferente en parte. El tono de la misma se conservaba pero sonaba con una breve reverberación o pequeño eco que le aportaba profundidad.

Dicho esto, alzó la espada apuntando al techo del Bosque Menos. Del mismo modo que hace unos instantes, aquella sustancia negra recorrió sucesivamente el brazo portador y la espada rodeándolos, hasta llegar a la punta de esta última. En dicho momento un chorro o haz de la misma materia salió disparado hacia el techo, para luego dividirse en decenas de nuevos haces que terminaron impactando en hollows que había en el aire, o en el mismo suelo en un ángulo de 360º alrededor del claro. La escena rozaba lo artístico. Si imaginásemos superficies entre los haces, describiríamos una especie de enorme flor negra que presidía el centro del claro.

Aunque de apariencia gaseosa, la sustancia podía ser resistente como el acero a la vez que flexible como la goma. Era por esto, que los hollows impactados en el aire no podían moverse de su posición, a menos que Reiko moviese voluntariamente los haces.

El show estaba a punto de empezar y seguramente ninguno de los presentes podría imaginar lo que estaba a punto de acontecer, ya que era la primera vez que Reiko usaba su poder de este modo. Así pues, sin mediar palabra en absoluto, acumuló reiatsu carmesí característico de los ceros en su mano izquierda y lo lanzó contra el oscuro pilar que manaba de su espada.

Pero en lugar de explotar, el cero era absorvido y concentrado en una fracción de segundo en un punto del interior del haz, formando una esfera color carmesí intenso levemente atenuado por el material recipiente. De repente, el semblante de Reiko varió, tornándose en malicioso a la vez que blandía una sonrisa de idéntica caracterización. Con este cambio, el orbe cero aceleró y se dispersó por todos los haces hasta llegar a cada uno de los finales de estos.

Aquello sin duda era arte, una obra macabra por supuesto, pero inspiraría a más de uno para un soneto. A medida que el cero iba llegando a cada uno de los objetivos, primero los hollows atrapados en el aire, se iban escuchando alaridos desesperados seguidos de tremendas explosiones que se podrían oir desde cualquier lugar del bosque. Poco a poco, todo en unas milésimas de segundos, los hollows atrapados desaparecían en polvo y los haces captores se desvanecían en el aire como si de humo se tratase. Toda esta obra vocal y de percusión culminó con un círculo de enormes explosiones y columnas de polvo alrededor del claro, masacrando sin piedad a cuanto hollow que aún estubiese por llegar o aguardando en ese lugar.

Reiko quería demostrar quien mandaba a la vez que causar el mayor daño posible, y a ojos de cualquiera, lo había conseguido.Reiko bajó su espada hasta que la punta tocó el suelo, para luego apoyar su espada sobre su hombro derecho. Toda la oscuridad se había desvanecido ya y los hollows restantes, que no eran pocos por cierto, estaban como intentando asimilar lo sucedido. Al fin y al cabo no se ven semejantes fuegos artificiales todos los días. Reiko parecía satisfecho, uno lo está cuando el trabajo está bien hecho al fin y al cabo.
avatar
Akagami Reiko
Desaparecido
Desaparecido

Post : 145
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Hideyori Taira el Vie Feb 05, 2010 6:26 am

Pum…puum…

Unas turbulentas vibraciones de reiatsu golpeaban el aire alrededor de Taira, evocando el sonido de un palpitante corazón. En un principio, nada más ocurría…

Reiko había liberado su Resurrección para acto seguido deleitar a los presentes con una demostración de su poder, en forma de lo que Taira pasaría a llamar como la “loto carmesí”, no hacía falta aclarar el por qué. El ataque había pulverizado literalmente la primera embestida hollow, dejando a su paso una lluvia densa y roja, y forzando a la segunda oleada a replantearse su ataque y volver a evaluar la situación, pese a las ansias por devorar a los emboscados arrancars.

Pum…puuum…

El pulso se intensificaba; al tiempo que la lluvia carmesí cesaba para dar paso a un silencio sólo rasgado por un rugido intranquilo o el agonizante quejido de un hollow mutilado. Taira mantenía la cabeza gacha, en una pose siniestra y con el pelo cayendo libremente y tapando sus facciones, aún ocultas. Su mano izquierda empuñaba la hoja corta, mientras que la derecha se hallaba apoyada en el extremo de la tsuka o mango del wakizashi que, recordemos, estaba clavado en el suelo frente a Taira.

Puum…puuumm…

Las ondas emitidas por las palpitaciones de reiatsu comenzaban a acentuarse, intimidando a lo hollows de menor poder. Cada golpe emitía una fuerza de repulsión, llegando a alcanzar unos niveles perturbadores. Segadora comenzó a cubrirse de una opaca neblina oscura, hundiéndose así en una especie de vórtice purpúreo y negro que pronto envolvió el arma en su totalidad. Taira retiró la mano derecha de su antiguo punto de apoyo, al tiempo que comenzaba a andar lentamente hacia la horda de pesadilla que aguardaba tras las lindes del claro. Su paso era lento aunque decidido…

Puum, puuuumm!

Taira se hallaba ahora a escasos metros de los enemigos, forzando a la primera línea de estos a abrir un hueco entre sus filas, por temor a encontrarse al alcance del arrancar, y permitiendo a este internarse entre aquellas moles de colmillos y garras como guadañas.

De repente, Taira se detuvo. Un tenue halo púrpura cubría su cuerpo. Levantó la mirada, aquella mirada ambarina atravesada a la altura del ojo derecho por sendos tatuajes como cuchillas descendentes. Una mirada repleta de odio y sadismo.

Tras ello, levantó su brazo izquierdo en un ángulo de 90 grados con su cuerpo, mostrándose indefenso; y, sin mayor aviso, soltó el negro puñal, al tiempo que descendía drásticamente su nivel de emisión de reiatsu, exponiéndose así por completo al ataque de los depredadores ansiosos que le rodeaban. Estos, ya fuera por su sed de sangre o por un instinto asesino subyacente, se lanzaron al instante sobre Taira, blandiendo las macabras armas biológicas con las que el odio les había dotado.

Todo ello antes siquiera de que el puñal llegase a tocar el suelo. Tal como esperaba…

PUUMM, PUUUMMM!

Taira se permitió la licencia de esbozar una malvada sonrisa al comprobar cómo aquellos seres, guiados por la ira y el instinto, habían caído en su trampa. Apenas separaban a Taira unos centímetros del hollow más cercano cuando la explosión de reiatsu sucedió.

Docenas de hollow que hacía unos momentos se abalanzaban sobre Taira se hallaban ahora volando a escasos metros de nuestro protagonista a causa, obviamente, de la onda expansiva. La respuesta no se hizo esperar.

El puñal azabache se elevó súbitamente de su caída libre para emprender una danza macabra alrededor de Taira, degollando de forma rápida y precisa a los hollows más cercanos a su portador. Segadora, por su parte, fue arrancada de su prisión de piedra por una violenta fuerza de atracción dirigida por Taira, abandonando el negro vórtice y con su verdadera forma ya liberada. Tras ello, se unió a la hoja corta en un torbellino de fugaces filos, apenas visibles, bañados en un mar de sangre, entrañas y extremidades cercenadas, en el centro del cual se encontraba Taira, en pose tranquila aunque concentrada, y con las manos de vuelta a sus los bolsillos.

Entre aquel torrente de cortes fantasma, y aunque no lo pareciera, Taira se encontraba atento, dirigiendo las hojas y atento a cualquier hollow que, más por despiste del arrancar que por habilidad propia, pudiera haberse camuflado entre aquel revuelo de miembros sangrantes para atacar de imprevisto. Y en efecto…

- Bastardo…- insultó Taira, viendo a una especie de hollow con aspecto de mantis que, habiendo reptado entre los cadáveres de sus congéneres, se lanzaba ahora a por el arrancar, por su lado izquierdo.

El hollow alzó sus patas delanteras moldeadas con aspecto de guadañas con la intención de atacar. De pronto, una de ellas cayó amputada por un inesperado tajo del puñal que, “casualmente”, pasaba por ahí. Sin embargo, aquella bestia no pareció amedrentarse, por lo que Taira comentó.

-Ohhh…qué fastidio. – y, tras chasquear la lengua, susurró: - Puñal blanco.

El arma, compuesta de espiritrones, se materializó en su palma derecha. Sin embargo, aquello no pareció convencer al hollow que, seguro de su mayor alcance, lanzó un potente tajo hacia el pecho de Taira; quedando su cuerpo a salvo, en teoría, al encontrarse a más de un metro de distancia de nuestro protagonista.

De nuevo, una sonrisa cubrió su rostro:

- Buen intento…- y, concentrando más partículas en el arma, la alargó hasta alcanzar esta un tamaño desmesurado, de alrededor del metro y medio y, con aquel arma más parecida a un sable largo árabe que a un puñal, asestó un golpe horizontal, cercenando definitivamente el brazo restante del atacante junto con la cabeza del mismo.

Así, y cayendo este último individuo muerto al suelo, junto con decenas de compañeros de cacería, volvieron las armas al alcance físico de su portador, deshaciendo este el arma espiritual para empuñar con la mano derecha a Segadora y con la izquierda el puñal de los Hideyori. El resto de hollows parecían intimidados, temerosos de correr el mismo destino que sus compañeros, ya fuera por parte de Reiko o de Taira.

Así, y tras unos segundos de evaluación y miradas furtivas, los hollows decidieron retirarse; primero, de forma lenta y cautelosa, aunque finalmente, y no aguantando permanecer por más tiempo en aquel ambiente hostil y amenazante, huyeron en estampida, cual manada de bisontes, aprovechando incluso alguno de ellos para llevarse la última pieza del día. Al fin y al cabo, aquello era Hueco Mundo…
avatar
Hideyori Taira
Desaparecido
Desaparecido

Post : 574
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Akagami Reiko el Sáb Feb 06, 2010 1:22 am

El ambiente era ahora mucho mas agradable. Entre la ya bautizada como "loto carmesí" y el torbellino de muerte de Taira, los hollow se habían retirado tan rápido como se abalanzaron y ahora reinaba en el ambiente una quietud si precedentes, solo rota por algún carroñero que esperaba crecer a base de los restos de hollows moribundos o que aún no se habían dispersado.

Emerald y la pequeña Lynorie permanecían en el recoveco donde las dejó, y no habían tenido mayores problemas. Reiko echó una última vista panorámica de la zona para asegurarse de que ningún desgraciado estuviese aún agazapado esperando un momento de descuido, aunque fuese en vano. Una vez seguro,bajó la mirada relajando la vista, haciendo que la colosal espada y la máscara se cubriesen de la etérea sustancia. Cuando ésta se disipó,Reiko volvía a estar en su estado base y portaba de nuevo su ninjato, el cual envainó lentamente.

Todo parecía haber acabado en aquel momento, Reiko se sentía tranquilo, nada le preocupaba en ese momento. Se dirigió con paso lento hacia las arrancar mientras se arreglaba un poco su ahora desmelenado pelo. Cuando llegó, extendió la mano hacia Emerald y ésta enseguida entendió que le estaba solicitando su túnica, así que se la dió de inmediato.

-Gracias encanto-Decía sonriente con una mirada seductora.

-De,...de nada...-Contestó la arrancar ruborizada mientras bajaba la mirada.

-Bueno, me parece que hemos terminado aqui.Esperaremos a que Taira venga y luego partiremos de vuelta.

La arrancar se limitó a asentir como rara vez hacía, ya que siempre contestaba segura de sí misma, pero al parecer el comentario "inocente" de Reiko le había afectado ligeramente.Tras eso, ambos arrancar permanecieron al lado de Lynorie,esperando a que Taira se acercase.Reiko ya tenía ganas de volver, debía rellenar los informes pertinentes y necesitaba descansar despues del duro día que había vivido.
avatar
Akagami Reiko
Desaparecido
Desaparecido

Post : 145
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Hideyori Taira el Dom Feb 07, 2010 11:10 pm

Y un sepulcral silencio cubrió la atmósfera tras haber desaparecido el último atacante entre las sombras del Bosque Menos. A los pies de los arrancars se extendía una vasta alfombra de hollows mutilados, ya en descomposición, cubriendo el suelo empedrado del claro con el dulce y a la vez hediondo aroma de la sangre.

Así pues, Taira procedió a sellar de nuevo su poder en Segadora, envainando de nuevo el wakizashi y desapareciendo las negras marcas en su rostro, signo de su Resurrección. Tras ello, se dio la vuelta, encarando a sus compañeros, que se encontraban en el otro extremo del claro. Al tiempo que se acercaba a ellos, sorteando todo tipo de obstáculos sangrantes, Taira aprovechaba para saciarse de aquel cúmulo de partículas espirituales que aún cargaban el ambiente. Al fin y al cabo, algo quedaba en él de su primitivo instinto hollow.

Sus pasos salpicaban inevitablemente los alrededores al pisar los numerosos charcos de sangre en su camino, residuo de la batalla. Sin embargo, y a decir verdad, aquello no debía importarle demasiado, pues sus propios ropajes y cabellos estaban impregnados del mismo fluido, conformando así una imagen macabra del arrancar. Con esta apariencia, y literalmente bañado en la sangre de sus enemigos, comenzó a acercarse a la pequeña Lynorie, sin haber envainado aún su puñal azabache, más por olvido que por precaución.

La pequeña arrancar, que se hallaba ahora acurrucada a la espera de la llegada de su compañero, no pudo evitar sentir cómo un punzante escalofrío le recorría la espalda ante aquella visión terrorífica, aunque extrañamente familiar, de Taira. Durante una milésima de segundo, la estampa pareció traerle el recuerdo de un pasado lejano, mas la reminiscencia se esfumó al instante siguiente, provocando una sensación de desconcierto en la arrancar.

Taira, por su parte, continuaba acercándose lentamente, cuando de repente creyó distinguir algo entre las manos de Lynorie. Era algo de lo que no se había percatado antes, y que la niñita parecía haber estado escondiendo a los demás durante todo aquel tiempo. Sin embargo, aquel preciado objeto no estaba ahora lo suficientemente bien cubierto como para impedirle a Taira reconocerlo: se trataba de un discreto collar de plata y marfil, que él mismo le había dado hacía ya bastante tiempo.

En aquel momento, todo pareció esclarecerse. Si no lo llevaba puesto era simplemente porque se le debía haber caído. Y el hecho de que Lynorie hubiese vuelto al Bosque Menos, tras haber estado allí hacía apenas un par de días, revelaba a cualquier ser medianamente astuto que debía haberlo perdido durante su misión, y que su vuelta se debía a que había regresado a recuperarlo. Al menos aquello se le antojó relativamente obvio a nuestro protagonista, no entrando a discutir cuán buena sería su intuición.

Viendo todo ello, y suponiendo estar en lo cierto, Taira miró descaradamente primero, a las manos de la pequeña y después, a los ojos de esta, arqueando una ceja con mirada inquisitiva, como pidiendo una explicación. Ante ello, y viéndose Lynorie sin mayor salida, comenzó a explicarse a los presentes, tímidamente.

- Siento todo esto…de verdad…- paró un instante – pero no podía perderlo o…- miró a Taira, como insegura de lo que iba a decir a continuación - Taira se enfadaría conmigo. - de nuevo una breve pausa, acompañada de un leve y turbador sollozo. – Me dijo que era muy importante para él, porque…porque… perteneció a… su hermana, en su vida humana.

La revelación de seguro cogió a todos por sorpresa, incluido el propio Taira. Ni siquiera esperaba que recordase aquello, pues fue algo que se le escapó inconscientemente en aquel momento, un detalle que creyó que se le habría pasado por alto a su compañera.

Sin duda aquel tipo de situación reforzaba el hecho de que, a pesar de conservar multitud de rasgos infantiles, aquella mocosa era increíblemente inteligente y atenta. Podría decirse que convivía en ella un “doble yo”, un alter ego que hacía imposible conocer la verdadera naturaleza de la arrancar, ya fuese madura o infantil.

En cualquier caso, y ante sus propias palabras, la arrancar se quedó callada, como absorta en sus pensamientos. Durante un instante, pareció como si ella misma comenzase a plantearse su propia naturaleza... su propio origen. Sin lugar a dudas, algo comenzaba a encenderse en la mente de la niña, lazos que se unían; otros, que continuaban separados por la incertidumbre de preguntas sin respuesta.

Viendo esto, Taira no pudo evitar el dejar escapar un suspiro de resignación. Al fin y al cabo, pronto se descubriría el pastel.

Así pues, de la forma más sincera que le fue posible, se dirigió a la pequeña, y con la sencillez y ternura que le caracterizan, soltó todo aquello que durante tanto tiempo había ocultado, y que ahora ocupaba su mente como un acertijo esperando a ser desentrañado:

- Podríamos afirmar, sin temor a equivocarnos… que en una situación como esta un mono pediría un plátano. – Lynorie arqueó la ceja, pensando algo así como “¡¿Qué demonios…?!” Sin embargo, le dejó continuar. - De hecho… posiblemente lo hiciese en cualquier otra situación.

- Eeeeemmmm…sí…dicho lo cual, y con esta seguridad en la mano… también podríamos afirmar que a los monos les gustan los plátanos.

El lector avispado de seguro habrá intuido lo improvisado de la situación, intentando dar Taira orden y sentido a aquel esquivo cúmulo de información, que parecía escurrirse entre los dedos del arrancar cada vez que intentaba alcanzarlo. Con ello en mente, prosigamos...:

- Así pues, Lynorie, y volviendo al tema que nos concierne, podríamos llegar a concluir que eres un mono, y que las respuestas que buscas están colgadas de una palmera. – Lynorie hizo el amago de mirar hacia arriba, siguiendo la dirección de los ojos de Taira.

- Quiero decir...¡no! Los plátanos son los que cuelgan de las palmeras, ¡las respuestas están delante! – Lynorie miró hacia delante, a Taira, al tiempo que ladeaba la cabeza en un gesto por expresar algo así como un “mí no entender…”

- ¡Noooo…! No físicamente delante, tonta. Tú me entiendes, ¿verdad…? – Taira, ya desesperado, no encontraba la manera de hacerle entender a la pequeña lo que quería decir. De hecho, posiblemente ninguno de los ahí presentes, incluyendo a Taira, sabría a dónde quería llegar este.

Sin embargo, y de repente…

- Lo que quieres decir es que las respuestas se hallan figuradamente frente a mí, de tal modo que estableces una metáfora plátano-respuestas para expresar la incapaz a la que me veo sometida de alcanzar mi objetivo, del mismo modo en que el mono lo haría frente a la palmera. Es eso, ¿verdad? – y es a eso a lo que nos referíamos con el alter ego de la pequeña, apareciendo intermitentemente a tiempo para dejar a los presentes con la boca abierta.

- No, lo que quería decir es que tengo hambre. – con un estridente “¡¡plaaaaf!!”, la tensión en el ambiente estalló y se hizo añicos. Era, al fin y al cabo, lo más sano en aquel instante.

Para el lector desconocedor de nuestro amigo, resultará confuso cómo la situación había llegado a torcerse de aquel modo, pasando de la seriedad a la completa falta de cohesión entre la conversación y las circunstancias. De ello no daremos mayor explicación: simplemente acostúmbrense e intenten acercarse a la naturaleza irracional del personaje.

Obviando la perífrasis en el desarrollo de la acción, volvemos al momento en el que Taira se acercaba a la pensativa arrancar, tras haber guardado al fin su puñal. Tras ello, flexionó las piernas para colocarse de rodillas frente a ella. Acto seguido, acercó su rostro al de ella, para susurrarle unas palabras que le ocuparían unos minutos. En ese tiempo, la pequeña mezcló caras de impresión, desconcierto, y ansias reprimidas de preguntar hasta la saciedad los detalles de lo recién conocido. Sin embargo, se vio obligada a contenerse ante las palabras de Taira, esta vez en un tono audible a todos los presentes.

- No preguntes nada ahora. Piénsalo y ven a verme cuando quieras, una vez volvamos al Amanecer. Entonces, responderé tus preguntas.

Ello fue lo más que pudieron llegar a atisbar de la conversación el resto de arrancars presentes en la acción, por lo que, más por respeto que porque se viera en la obligación de hacerlo, pidió a la joven arrancar:

- Lyn, ¿te importaría decirles tu nombre real a los presentes? Creo que eso aclararía bastante las cosas a nuestros amigos. – la voz utilizada fue suave y cariñosa, casi paternal.

La arrancar asintió, dando un paso al frente y, mirando a Reiko y a Emerald con una mezcla de seriedad y orgullo, complació la petición del arrancar.

- Mi nombre es Hideyori Lynorie, hija del noble Nobunaga y hermana de Hideyori Taira, aquí presente. – tras lo cual, y ante la inevitable sorpresa de los arrancar, se limitó a agachar la cabeza y dejar escapar una solitaria lágrima, que resbaló por su pálida mejilla y se perdió entre sus finos labios.

Taira, por su parte, y con una media sonrisa de satisfacción, dio un paso al frente, para colocarse a la espalda de su hermana y posar su mano sobre la cabeza de la arrancar en señal de afecto.

- Sé que este tipo de cosas no suelen suceder, que os puede parecer que haya sido demasiada coincidencia y os resulta difícil de creer. – hizo una breve pausa. Taira estaba intentando hablar de forma clara y sincera, sin rodeos ni símbolos, espectáculo poco frecuente.

- A mí también me lo resultó cuando la oír pronunciar su nombre por primera vez. Debo reconocer que intenté posponer este momento, por razones de las que sólo daré cuenta a Lynorie. Sin embargo, supongo que esto es lo que hay. Lamento que todo esto haya sido provocado por algo así. – se dirigió a Reiko – y también lamento que debamos posponer nuevamente nuestro combate, pero por ahora preferiría volver al Amanecer con Lynorie. Tenemos mucho de lo que hablar.

Y en efecto lo tenían. Durante los próximos días, Taira se dedicaría a explicar toda su historia a su hermana, no omitiendo los detalles escabrosos, tales como el haberla asesinado él mismo en su vida humana, al igual que al resto de su familia. El arrancar secretamente esperaba que ella pudiese comprender su situación con el tiempo, como en efecto acabaría haciendo.

Sin embargo, y no adelantándonos a los acontecimientos, Taira se giró hacia el resto de sus compañeros, esbozando una media sonrisa y ladeando levemente la cabeza, al tiempo que decía.

- Así pues, ¿volvemos? – y, dando por sentada la respuesta afirmativa por parte de Reiko, emprendió su camino hacia el Amanecer, seguido por la arrancar de cabellos rubios, y dando así por finalizada la aventura.

[FIN DEL FLASHBACK]
avatar
Hideyori Taira
Desaparecido
Desaparecido

Post : 574
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restableciendo el contacto [Flashback]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.