Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas
» Muy buenas!
Jue Abr 30, 2015 3:40 am por Kenta

» Ethernia Ehlysea {Afiliación Élite}
Dom Mayo 25, 2014 7:56 am por Invitado

» Foro RPG Naruto (Élite) (caida de botones)
Dom Mayo 25, 2014 6:04 am por Invitado

» holau gente ^^
Lun Mayo 12, 2014 6:03 am por taider kend

» Foro RPG Naruto (Élite)
Sáb Mayo 03, 2014 7:20 am por Invitado

» School of devil way [Elite]
Dom Mar 23, 2014 7:39 am por Invitado

» Attack On Titan ;; Reapertura [Cambio de Botón - Normal.]
Mar Ene 14, 2014 1:09 pm por Invitado

» Anime Rol [Élite]
Dom Dic 08, 2013 3:51 pm por Invitado

» I Want Candy! {Invitación}
Lun Nov 11, 2013 9:54 am por Invitado

» Homines Hortum || Élite [Yaoi]
Dom Oct 20, 2013 2:42 pm por Invitado

Miembros del Staff
Bleach Legend StoryDarkest Night: El foro de rol de DC Comics Never AfterHeart BlackBleach: Shadow Of SeireiteiCity of HorrorKikanKikan Sword Art Online (SAO)Mariollette Empire ~ ROLTrono de Poniente Nova Orbis











Recordatorio: El tamaño de los botones deberá ser obligatoriamente de 40x40
Shiki Topsite! Sekai Anime Top List  Kuroi Bara Lista Top  Lista Top Onigroup ROLTop4Us BRA Topsite Roleplay Monster
Este skin ha sido diseñado por Deimos y modificado por el Staff de Souls&Swords por lo que la copia o distribución de los códigos está prohibida. El código de algunas descripciones pertenece a Remember. Agradecimientos a Haru por compartir el código de la portada con nosotros.




Problemas en los suburbios.

Ir abajo

Problemas en los suburbios.

Mensaje por Kuchiki Washiru el Jue Jul 11, 2013 2:50 pm

Cada vez llegaba más trabajo y las pilas de papeles que aparecían en las mesas de los oficiales del escuadrón Gi no hacían sino aumentar. Apenas se le podía dar salida, todavía estaban intentando adaptar los distintos procedimientos a seguir para adaptar los que había en el 6º al 9º y viceversa.
Todo aquello era un caos burocrático que, por mucha voluntad que quisieran ponerle, pronto iba a acabar explotando, si no lo  hacían ellos, claro.

El siguiente caso que tenía que tratar podría ser rápido, porque lo primero que vio es que de ninguna de las maneras podía tratarlo él en persona. 

La situación se había puesto bastante tensa en uno de los distritos más bajos del Rukongai. Normalmente se les solía dejar que dirimieran solos sus diferencias. Allí había calaña de todo tipo y las fuerzas que necesitarían para poner un orden mínimo serían excesivas, y teniendo en cuenta que no contaban con energía ni shinigamis infinitos, menos actualmente, se les dejaba proceder. Curiosamente, el no actuar funcionaba la mayoría de las veces mejor que la pobre actuación que pudieran mandar.

Pero ahora si que hacía falta mandar un destacamento de varios shinigamis. Se habían revuelto demasiado y parecía que la culpa había sido de una nueva banda, o por lo menos grupo de chicos, que era nueva y desconocida para el Gotei, y lo que era más raro, incluso para los que estaban allí. 

Un shinigami ya sería tratado con recelo allí, por mucho que lo necesitaran. Pero un Kuchiki...

Mejor iba a avisar a otros shinigamis. Y de otros escuadrones a poder ser, allí no podían con tanto papeleo.
avatar
Kuchiki Washiru
Oficial Gi
Oficial Gi

Post : 116
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problemas en los suburbios.

Mensaje por Kyuusei Yukihiro el Dom Jul 14, 2013 4:18 am

Vestido con el uniforme reglamentario, el cumplidor Kyuusei Yukihiro se encontraba sentado en el horrendo escritorio de su oficina bajo una lámpara de luz fría, revisando solicitudes una vez más. Había rellenado varios formularios relacionados con el mantenimiento y la seguridad de los laboratorios, archivado informes sobre el incidente E490KD que debía confirmar algún oficial del Escuadrón y respondido con su estilográfica a las misivas enviadas por otras Divisiones, solicitando equipamiento tecnológico para las misiones en grupo. A medida que las horas pasaban y rellenaba espacios en blanco, su letra le parecía cada vez menos familiar.

Terminado.

Dejó la pluma sobre la mesa e hizo amago de quitarse las gafas de lectura cuando se percató de que todavía quedaba una carta sin abrir. Guardándose un suspiro, tomó el papel y se levantó para estirar las piernas mientras leía de qué se trataba. No pareció sorprenderse al ver de qué Escuadrón procedía, pues desde hacía un tiempo asuntos internos enviaba alguna que otra inspección para asegurarse de que todo estuviera en orden, pero lo que no se esperaba es que aquel impreso solicitara shinigamis para una misión en el Rukongai.
Hace unos años Yuki habría dejado que otro compañero con más experiencia de campo se hiciera cargo de la situación, pero ahora guardaba ciertos intereses relacionados con los Distritos y no desaprovechaba ocasión de cruzar la muralla de piedra de sangre. Se apresuró en dejarlo todo arreglado y adecentar su aspecto tras una larga jornada de trabajo administrativo, para luego dirigirse a la oficina del Oficial Kuchiki.

"Oficial... Me pregunto las razones que habrán conducido a degradarlo de puesto".

Trataba de estar informado sobre qué personas ocupaban los primeros escalones de la jerarquía del Gotei. Era consciente de que se encontraban en una etapa crítica, y que cualquier cambio debía ser considerado. Siendo Kuchiki una de las casas más influyentes de la Sociedad de Almas y el Escuadrón de Justicia uno de lo más importantes, no es de extrañar que a Kyuusei le llamara la atención que el noble hubiera dejado de ejercer como Teniente.

¿Por qué no pruebas a preguntarle si ha sido un mal chico, ahora que podrás verle en persona?—. La voz de su zanpakutoh surgió de la nada, y al dirigir la mirada hacia su izquierda, Yuki se encontró que el espíritu caminaba tranquilamente a su lado. Satsujinki volvió el rostro hacia él y frunció el ceño al tiempo que esbozaba una sonrisa condescendiente—. No pongas esa cara, solamente estaba bromeando. Ya sé que un comentario de ese tipo sería descortés. Lo he leído.

El shinigami miró hacia los lados, asegurándose de que no hubiera nadie por la zona que lo viera hablando solo.

¿Ese libro de modales otra vez? Entendí que le habías dicho a Hitomihyaku-san que ninguna mujer debe forzar a un hombre a actuar en contra de su lógica naturaleza—. No pudo disimular cierta malicia al ver la expresión del otro—. Armaste un gran alboroto, pero mira por dónde; debes haberte leído ese libro unas seis veces.

La expresión del espíritu pasó de ser calmada a inquieta, y ahora se desfiguraba, literalmente, por el enojo. El shinigami no se dejó impresionar por el hocico y otros rasgos de bestia que adoptó Satsujinki, quien se acuclilló en el suelo entre gruñidos molestos y temblores para acabar transformándose completamente en un lobo de pelaje negro. Incapaz de hablar con voz humana, el espíritu refunfuñó entre dientes y se precipitó hacia la primera sombra lo suficientemente grande como para desaparecer en ella.

Al menos no le molestaría por un buen rato, pensó Yukihiro de mejor humor al tiempo que se presentaba frente al edificio del antiguo Noveno Escuadrón y preguntaba por el despacho de Kuchiki Washiru para reunirse con él y el resto de shinigamis que estarían a cargo de la misión.
avatar
Kyuusei Yukihiro
Raso Jin
Raso Jin

Post : 103
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problemas en los suburbios.

Mensaje por Nisa Justice el Lun Jul 15, 2013 10:37 am

Aburrida, en realidad el término aburrimiento se quedaba incluso corto en aquel momento. No hacía muchos días que se había graduado como Shinigami y había finalmente entrado a formar parte de forma oficial de un escuadrón del Gotei, pero por algún motivo que desconocía, no podía evitar sentir aquella pesada sensación de desazón en la boca del estómago, como si algo no terminara de ir bien al respecto. Ya lo había conseguido, ya tenía lo que quería... entonces... ¿entonces por qué sentía la necesidad de lograr algo más? En el fondo conocía la respuesta.

- No estoy aportando nada - con suavidad paseó los dedos por entre el kimono reglamentario, que llevaba abierto hasta muy por debajo del pecho, bajando desde la altura del pecho, cubierto con una simple venda, hasta el ombligo, donde importantes palabras para ella se encontraban grabadas en tinta sobre la piel y simplemente tomó aire, tenía ganas de gritar, y así lo hizo, un atronador grito que no trató siquiera de contener, simplemente ahí, sola como estaba en mitad de la sala de entrenamiento de su escuadrón, suspiró en un suave jadeo tras el esfuerzo vocal y simplemente sonrió de medio lado, recuerdos, agradables y hermosos en su mente, aquella forma de desahogarse que había compartido con su hermana cuando estaba viva y que aún servía para ella, por extraño que la miraran por aquel descarado toque de atención a cualquiera que estuviera cerca de ella en ese momento, en el fondo le daba igual, que miraran todo lo que quisieran, ella estaba algo más satisfecha ahora.

- ¡Es hora de hacer algo de provecho! - asintió para si con convencimiento, estaba cansada de que todo fuera burocracia y entrenamiento... quería ayudar... ayudar de verdad, tomó nuevamente una bocanada de aire antes de encaminarse de vuelta al edificio principal del escuadrón, aún no sabía muy bien cómo actuar, pero su corazón estaba gritando por que hiciera algo, tal vez pedir una audiencia con el capitán para mostrar su ímpetu, o solicitar alguna misión a alguna parte... frente al despacho se encontraba ya, preparada para llamar a la puerta, pero por un momento, decidió que era mejor pensar en qué decir, y la vista aguamarina se perdió por el pasillo, topándose con el panel de anuncios, ahora que lo veía... nunca se había tomado la molestia de observarlo, demasiado atareada en ir a un lado y a otro con suma rapidez, ansiosa por vivir cada segundo de su nueva vida. Bendito panel. Había desatado un terremoto. Uno imparable.

Sin demora alguna y tras terminar de leer la primera parte del informe en la que se solicitaba ayuda de los Shinigamis y el lugar, salió corriendo hacia allá sin molestarse en comprobar los detalles... no quería perder aquella oportunidad. Agitada, no tomó apenas tiempo en encontrarse frente al lugar donde habían sido citados, llamado con cierto frenesí a la puerta mientras tomaba aire y zapateaba con una mezcla entre excitación y nerviosismo.
avatar
Nisa Justice
Raso Rei
Raso Rei

Post : 7
Edad : 55

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problemas en los suburbios.

Mensaje por Lyra el Mar Jul 16, 2013 11:11 am

Otro día mas un sol espléndido se alzaba en los cielos de la Sociedad de Almas. Sus rayos bañaban el inmenso bosque que cubría gran parte del Seireitei, filtrándose entre las hojas mecidas por el viento y proyectando sobre el manto de hierba que había por suelo sombras asimétricas que daban cobijo a quien quisiera descanso. Como siempre, descansando, Lyra se encontraba tirado a merced de uno de los numerosos árboles de la zona, en un estado de nirvana en el que era consciente de su alrededor pero a su vez estaba totalmente desconectado de todo. Lo único que importaba en aquel momento era mantener su respiración lenta y acompasada, sentir la suave brisa acariciando su cuerpo, el aleteo de la mariposa que se posaba con gracia sobre la punta de su nariz. El shinigami del escuadrón Rei abrió los ojos y se puso bizco para observar al insecto, esbozando una mueca de desagrado. -Odio las mariposas. Susurró el rubio para si mismo. Aunque aquella no fuera una mariposa mensajera el hecho de que ese insecto se la acercara mientras se estaba echando una siesta siempre significaba molestias.

 Efectivamente, en menos de un minuto el sonido de hierba quebrándose bajo el peso de una persona rompieron el relativo silencio de la zona. Cuando los pasos se detuvieron justo frente a su cabeza Lyra volvió a abrir los ojos para encontrarse la fea cara de berenjena de un cuarto oficial. Efectivamente era un tipo con la cara hinchada y la piel purpúrea que le tendía una hoja enrollada con una mueca de enfado en su rostro. -¡Aquí estás recluta! ¿No se supone que deberías estar de guardia? Le recriminó su superior con una voz cargada de desprecio. Se conoce que aquel tipo había sido golpeado por un armario justo el día que Lyra había ingresado en el escuadrón Rei y, debido a su injustificada fama, el rubio había sido señalado como el causante del accidente. El gordo agitó el pergamino que Lyra todavía no se había molestado en agarrar en señal de que ese era el motivo por el que se había tomado la molestia de buscarle. -El Noveno Escuadrón, digo, el Escuadrón Gi solicita personal para una misión de reconocimiento en el Rukongai, será mejor que te ocupes. Se requiere tu presencia inmediata, ¡corre! Ya has perdido mucho tiempo en lo que he tardado en encontrarte. 

 El raso entrecerró los ojos con desconfianza y se incorporó, agarrando la hoja de papel con sus dos dedos índice y pulgar, procediendo a romperla en trocitos de papel los cuales fueron arrastrados por la brisa. -¡¿Pe-pero, que haces!? Lyra dio un paso al frente y se encaró directamente a su oficial, al que le sacaba un palmo de altura. A pesar de estar muchísimo mas delgado que el shinigami frente al que se encontraba era prácticamente igual de ancho, lo que junto al hecho de que se había extendido el estúpido rumor de que había sido degradado del puesto de teniente del 3er Escuadrón por haber organizado una especie de escuadrilla rebelde en el seno del Gotei 13 a su oficial se le veía visiblemente alterado. -Cuando vivía en el Zaraki las palabras pintadas en papel valían bastante poco, lo importante eran los hechos. ¿Sabes cuales son los hechos? Que quieres que me coma el marrón que te ha tocado cargar a ti simplemente por que soy el nuevo. La voz del ex-teniente resultaba realmente amenazante, de forma que la frase hizo que su oficial tragara saliva. Lyra escupió con desprecio a la hierba y acto seguido bostezó. Entonces, perezoso, se dio la vuelta. -Pero bueno, supongo que no me hará mal darme una vuelta por ese montón de mierda que es mi barrio. Nos vemos en la cena. El shinigami comenzó a caminar hacia el Gotei 13, despidiéndose con un vago gesto de mano. "Busca a Kuchiki Washiru y no dejes en mal lugar al escuadrón" escuchó detrás suya. 

___________________________________

 Tras hacer las presentaciones rutinarias en la entrada del lugar el shinigami rubio atravesó las puertas del despacho de Kuchiki Washiru. Le recordaba vagamente de alguna reunión de tenientes, era un tipo altivo y creído, una enfermedad expandida entre los nobles, sobre todo entre los Kuchiki. No obstante ya ninguno de los dos ostentaba el cargo de teniente, parece que los altos mandos caían como moscas últimamente.  -Se presenta Wonderwall Lyra, shinigami raso del escuadrón Rei. Vengo por llamamiento del Kuchiki que tenía demasiado miedo para pasearse por el Zaraki.
avatar
Lyra
Raso Rei
Raso Rei

Post : 133
Edad : 26

Ver perfil de usuario http://www.indielocus.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Problemas en los suburbios.

Mensaje por Kuchiki Washiru el Jue Jul 18, 2013 3:11 pm

(Vamos a ir contestando)


Washiru fue viendo como llegaban varios shinigamis tras la petición que había hecho a varias de las otras divisiones del Gotei 13, aunque no se si ahora, al haber menos de las habituales 13 divisiones debía de llamarlo de otra manera, pero la fuerza de la costumbre hacía que siguiera pensando de esa manera. 

Debido a que ya no era teniente, había perdido el privilegio de tener un despacho propio para tratar sus asuntos y los referidos a la seguridad del Seireitei. Sin embargo, y a pesar de lo ajetreado que se encontraba el ambiente, con sus tres compañeros trabajando con la misma intensidad que el Kuchiki, el silencio era lo que dominaba la estancia, siendo solo cortado por el movimiento de los papeles o de la pluma al plasmar la tinta sobre ellos. 

Los shinigamis fueron llegando poco a poco, aunque demasiado distantes en el tiempo. Conforme iban llegando, Washiru les invitaba a sentarse enfrente de su mesa, situación que sorteaban con más o menos silencio y educación, hasta que llegó el antiguo teniente Lyra.

Kuchiki le dedicó una mirada gélida de indiferencia ante el comentario que había soltado justo antes de que Washiru le invitara a sentarse con el resto de los shinigamis que iban a realizar la misión. La verdad es que su preocupación era más la duda razonable que se le presentaba, pues no parecía ver a aquellos shinigamis capaces de una misión que requería de discreción, fuerza y la astucia necesaria cuando emplear cada una. 
Pero se equivocaba, no debía de juzgar a los shinigamis simplemente por como se veían, así que esperaba que la sorpresa que se llevara al final del día fuera buena. 

- Les he llamado aquí porque el caso que les he asignado requiere de bastante discreción. La situación del Gesshoku, al igual que el resto de distritos cercanos, suele ser bastante inestable. - Washiru hablaba tranquilamente, intentando transmitir lo más claramente la información que debían de recibir. - Normalmente, esa situación se encuentra mejor regulada por los habitantes de dichos distritos que manteniendo una estricta vigilancia shinigami, que muchas veces sirve más como acicate para el incremento de la violencia que para calmar los ánimos. 

- Pero en momentos como éste, cuando la confusión hace que se pierda el control de la situación incluso por los mismos residentes en la zona, es necesario intervenir. - Sus dedos se entrelazaban delante suya, haciendo que mantuviera una pose más seria. - De todas formas, la intervención shinigami no suele estar bien vista, aunque los incidentes los hayan desbordado. 

Washiru realizó un pequeño silencio para entrar al centro de la cuestión.

- El problema parece ser unos cuantos chavales que aparecieron, generaron el caos sin ningún motivo aparente y desaparecieron como la niebla en verano. A raíz de aquello, se dieron validez a ciertos rumores que habían circulado sobre chicos que habían estado merodeando por la zona, aunque no se sabe si eran previos o creados a posteriori tras el incidente. - De vez en cuando, el tercer oficial echaba un vistazo rápido a los papeles, por si se le olvidaba contarles alguna información de importancia a los shinigamis que mandaba a la misión, pero parecía que todo iba bien. 

- Como ya he dicho, no está bien visto que los shinigamis intervengan en la zona, así que para esta misión deberéis de mantener la discreción y anonimato necesarios, haciéndoos pasar por plus normales. En  la medida de lo posible, debéis de evitar el uso de la fuerza en público y también ser discretos en lo que decís y en la información que proporcionáis con aquellos con los que habléis. - Esa era la principal razón por la que había mandado la información al resto de escuadrones. Los shinigamis del escuadrón Gi, al ser los encargados de la seguridad de la Sociedad de Almas, podrían haber sido visto con más asiduidad con los uniformes de shinigami, y por remota que fuera la posibilidad, sería mejor no jugar con ella si se podía evitar. A Washiru le hubiera gustado estar al frente de la misión y se sentía terriblemente intranquilo debido a que aquello, una vez saliera de su despacho, estaría en mano de los shinigamis y no sería ocupación directa suya, sobre la que pudiera arreglar los problemas en el momento, pero alguien que había nacido y vivido siempre como un noble sería demasiado evidente en un territorio tan antagónico como los bajos distritos de las zonas cercanas al Zaraki. 

- Creo que no hay mucho más que pueda deciros - Les decía mientras observaba con más detenimiento los papeles, por si había alguna información que se le pasara. - Obviamente no podréis ir con los uniformes shinigami. Si no poseéis los ropajes adecuados para la zona, se os proporcionará en la medida de lo posible, pero si queréis sentiros cómodos, os recomendaría que usarais las vuestras. - Le extrañaría mucho que no dispusieran de los ropajes adecuados. Seguro que, conociendo la fama de la que disponía el escuadrón Rei, uno de los dos presentes allí fuera habitual de las casas de juegos, apuestas o de cualquier otro vicio de la zona. Eso si no los dos. Pero esa tara sería ahora convertida en ventaja, si eso ayudaba a que algún conocido revelara más información a un conocido que a un extraño o si les ayudara a moverse por la zona. 

Hay que tener amigos hasta en Hueco Mundo, había escuchado alguna vez por ahí. 

- ¿Tenéis alguna duda que queráis resolver? - Les preguntó, esperando una respuesta afirmativa o una negativa que les hiciera ponerse en marcha.
avatar
Kuchiki Washiru
Oficial Gi
Oficial Gi

Post : 116
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problemas en los suburbios.

Mensaje por Kyuusei Yukihiro el Dom Jul 21, 2013 9:35 am

La puerta al despacho estaba abierta cuando llegó, y en su interior, además del ya conocido rostro del Oficial, encontró a una joven shinigami de cabello azul oscuro. Saludó a ambos con una inclinación de cabeza, y antes de darle tiempo a presentarse apareció un hombre al que precedía su fama: Lyra Wonderwall. Su caída había sido bastante comentada, corrían rumores de que se había atrevido a agredir a un miembro del Primer Escuadrón que había sido encargado de evaluar el estado de la Tercera División, y antes de eso ya habían historias que afirmaban que se trataba de una persona difícil, casi salvaje. Aunque no daba total crédito a las habladurías, no ponía en duda que debía ser alguien a quien preferiblemente evitar; su presentación no fue precisamente la más adecuada a la situación, pero si el Oficial decidió ignorarla no iba a ser él quien le llamara la atención por aquello.

Tomó asiento tal y como se le indicaba, manteniendo la espalda erguida y las manos sobre el regazo, observando con atención a Kuchiki a la espera de que les planteara la situación a la que se iban a enfrentar.

Debía reconocer que se había inquietado un tanto al conocer en qué Distrito debían trabajar. Si mal no recordaba, Gesshoku se encontraba en la zona Norte del Rukongai, y su distanciamiento del Seireitei lo dejaba dentro de la marginalidad. Muchos consideraban que la zona Norte era la más peligrosa, puesto que de ella formaban parte Distritos terribles como el Kusajishi y el Zaraki. Dudaba que la misión transcurriera sin ningún incidente.

Llegado el turno de preguntas fue el primero en alzar la mano para pedir turno de palabra.

Kyuusei Yukihiro, Escuadrón Jin— se presentó, ya que antes no había tenido la oportunidad. Bajó la mano y se acomodó en el asiento—. ¿Cuál es el objetivo de nuestra misión?

Parecía una pregunta tonta, quizá. Yuki no lo creía así.

La presencia de shinigamis debe ser inadvertida y se requiere que vayamos de incógnito para poder interactuar con los Plus de la zona pero, ¿solamente debemos reunir información? En el caso más favorable tal vez demos con los responsables de los incidentes. ¿Cómo debemos actuar en tal situación?— ladeó la cabeza ligeramente, mirando directamente al noble—. ¿Llegado el momento se nos permitirá revelar nuestra identidad y actuar en consecuencia o debemos mantenernos al margen y mandar un aviso?  

Tal vez para los otros era obvio qué hacer, y aunque él no tenía tal vez tanto recorrido en las misiones en el exterior, el haber trabajado tantos años en el Escuadrón encargado de archivar los datos obtenidos en toda la Sociedad de Almas le había enseñado que en algunas misiones en el Rukongai era preferible ocultar de cara al público la participación de los Shinigamis en algunos eventos, especialmente en zonas en las que no eran bienvenidos. También era posible que otro grupo de shinigamis estuviera trabajando al mismo tiempo que ellos, y que cada unidad tuviera una función específica en la misión para facilitar su desarrollo.
Aguardó pacientemente a que sus dudas fueran resueltas.
avatar
Kyuusei Yukihiro
Raso Jin
Raso Jin

Post : 103
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problemas en los suburbios.

Mensaje por Kodaibito Silas el Mar Jul 23, 2013 5:49 am

Silas llevaba ya corriendo una buena media hora, sujetando un papel enrollado en la mano derrapó al girar una esquina en la base del escuadrón Gi, fijándose en todas las puertas mientras buscaba la que le habían mencionado diez minutos atrás.

Vió a otro shinigami caminando mientras leía algún tipo de documento y se dirigió corriendo hacia el y sin dejar de trotar para no perder el ritmo de la carrera le preguntó.

-Disculpe, ¿Podría indicarme dónde está el oficial... Miró el papel que llevaba enrollado en la mano -Kuchiki Washiru? He de entregarle esto.
 
Silas sonrió mientras seguía trotando esperando la respuesta del shinigami que parecía aturdido por lo repentino de la situación.
-Em... pues si vuelves por donde has venido... y giras hacia la derecha en el segundo pasillo... debe estar por allí...

-¡Gracias! -Respondió, y sin dejar decir nada más a su interlocutor salió despedido hacia donde le habían indicado.


Había sido cosa de un día, nada más entrar en su habitación sin haber podido apenas instalarse al salir de la academia tenía esa carta frente a la puerta, a grandes rasgos uno de mis superiores en el escuadrón YU le había asignado directamente a esa misión asignada por el capitán Kuchiki... Estaba realmente emocionado, apenas acababa de llegar y ya empezaba a hacer labores de shinigami, aunque por lo que especificaba el documento no saldría del Rukongai.


LLegó al pasillo que le dijeron y vio varias puertas, una de ellas tenía un pequeño letrero colgado, supuso que sería esa así que ni se paró a leer.
Abrió la puerta de golpe y vio que ya habían algunos shinigami dentro y otro bastante imponente y con cara de pocos amigos sentado frente a ellos, de cara a el.
-Buenos días, perdone la intrusión, Kodaibito Silas del escuadrón Yu, le traigo esto oficial Kuchiki. Dijo mientras se acercó al escritorio y le alcanzó el documento, que no era más que una petición acerca de la participación de un novato en la misión.


Mientras el capitán lee el documento Silas se quitó el sudor de la frente y sonrió al resto de shinigamis que estaban allí antes que el.
avatar
Kodaibito Silas
Raso Yu
Raso Yu

Post : 15
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problemas en los suburbios.

Mensaje por Sarutobi Kotta el Vie Jul 26, 2013 1:35 pm

Ahora que el Gotei estaba más preocupado por lo que ocurría dentro de las fronteras de la Sociedad de Almas que en el Mundo Humano, el trabajo en su sección escaseaba. Esto parecía ser excusa más que suficiente para que sus superiores lo mangonearan de un lado para otro. Kotta tenía la sensación de que siempre le arrastraban a las peores misiones en los lugares más recónditos del mundo shinigami, pero no le importaba. Él siempre respondía con ingentes cantidades de energía positiva a dichas órdenes. Nada conseguía minar su buen humor.

El asunto que había requerido la presencia shinigami tampoco era esperanzador. Problemas en los suburbios, disturbios entre bandas, algo que parecía sin importancia. Era precisamente por ese motivo por el que el interés de Kotta se despertó. Debía ser un problema lo suficientemente serio como para necesitar la presencia del Gotei, después de todo el trabajo que tenían encima en tiempos como los que les había tocado vivir. El aniñado shinigami no pudo evitar adquirir un porte distintivo y una gesticulación que trataba de imitar a Eliot Ness, sólo que no estaban en Chicago ni él contaba con un equipo de Intocables, así que no tardó en perder ese deje, sobre todo al reunirse con sus compañeros.

En su escuadrón habían dejado meridianamente claro que debía lucir su uniforme. A Kotta no le importaba, aunque aquellas sombrías vestimentas le trajeran recuerdos de lugares que mucho tardaría en volver a visitar. El único detalle característico, a destacar por encima de las sombrías vestiduras de shinigami, eran sus getas y su especial traqueteo. El sonido de la madera al golpear el piso del mismo material anunció su llegada, y con ella se detuvo el tintineo de su zanpakuto, que se agitaba de un lado al otro del obi como quejándose de ser demasiado pesada para su poseedor.

Bajo los dominios, ya, del ahora Escuadrón Gi, Kotta aminoró el paso y cruzó el umbral del despacho del oficial Kuchiki. Como había supuesto, al oír las voces desde el otro lado de la madera, llegaba tarde. Se mordió su endemoniada lengua para no soltar un discurso de bienvenida, limitándose a inclinar su cabeza en un ademán que pretendía ser un saludo y una disculpa al mismo tiempo.

Llegó en el preciso momento en que Washiru indicaba que se trataba de una misión de incógnito, por lo que debían deshacerse de los uniformes shinigamis antes de viajar al lugar de los hechos. Una versión aún más diminuta del Kotta original saltó de alegría en su fuero interno. Al fin podría trabajar con vestimentas propias. Pero pronto se calmó, externa e internamente, pues comenzaba el turno de preguntas.

Ya había coincidido en una misión con aquel shinigami, hacía mucho tiempo. No tenía recuerdos personales de él, pese a haber compartido escuadrón durante años. Tampoco recordaba con nitidez los detalles de la misión, pese a su memoria casi perfecta. Era prodigiosa, pero no infinita, por lo que se guardaba de retener cualquier dato que no fuera útil. Sin embargo sí recordaba, o al menos al escucharle interrogar al Kuchiki este recuerdo voló al primer plano de su mente, su gran competencia en casos de investigación como aquél. Por un momento Kotta imaginó al joven Yukihiro con una pipa en la boca y un sombrero de caza, aunque pronto descartó la idea. “Demasiadas preguntas para el observador de Holmes. Quizá le vendría mejor el espeso bigote de Poirot.” Sea como fuere, por aquella gran capacidad de recabar información que otrora había llamado la atención del pequeño Kotta, Yukihiro satisfizo todas las dudas que traía consigo, por lo que no tuvo que añadir ninguna otra pregunta, por el momento. Mejor así: cuanto más tardara en empezar a hablar, más tardaría en no dejar de hacerlo.
Para ello, volvió a morderse la lengua en espera que Kuchiki se pronunciara, distrayendo su mente con una pintoresca escena donde Eliot Ness, Sherlock Holmes y Hércules Poirot cooperaban a través del tiempo y el espacio para que los suburbios del Rukongai volvieran a recuperar la falsa paz que los caracterizaba.

Aunque no fue un esfuerzo muy fructífero.

— Yo también tengo un par de preguntas. — interrumpió, precipitando sus palabras, como si se estuvieran liberando con brusquedad tras ser retenidas tras la presa de su dentadura. No había dejado responder al oficial que los había convocado, pero supuso que sería mejor que tuviera todas las dudas sobre la mesa antes de comenzar a resolverlas. Kotta estaba dispuesto a añadir unas cuantas más.

— Lo primero… ¿quién está al mando de la operación? — preguntó. No se le había escapado el detalle de que todo el destacamento convocado estaba formado por shinigamis rasos. — Es decir, obviamente usted está al mando, pero si vamos a estar de incógnito habrá que tomar algunas decisiones importantes sobre el terreno y no creo que la comunicación con el Escuadrón Gi sea constante, no sería muy recomendable, de todos modos. — continuó, con su velocidad de parloteo habitual. — Creo que sería necesario que alguien asumiera ese papel en el lugar.

Llegado a este momento, se detuvo un instante, pues el resto de dudas que tenía ya las había formulado su compañero. ¿Sólo debían investigar, nada de actuar de encontrar a los responsables? Todo estaba demasiado atado de manera laxa e inefectiva. Debían salir de allí suficientemente informados para no tener que recibir datos de refuerzo en mitad de una misión de incógnito.

— ¿Qué ha querido decir con que se esfumaron como la niebla? — continuó apresuradamente, como si acabara de recordar esa frase. — ¿Son palabras textuales de los testigos o acaso conoce la naturaleza de los responsables? Un plus normal y corriente no puede desaparecer así como así. ¿Existe alguna facción sospechosa? ¿Quizá teman que no sean ni siquiera de la Sociedad de Almas? — Las ideas brotaban en su mente espontáneamente y se dirigían a su boca, de la que manaban casi sin ningún tamiz previo.

Se calló de golpe, en parte porque notaba los ojos del resto comenzando a clavarse sobre sí, en parte porque había llegado tarde y no había escuchado toda la información previa, por lo que temía preguntar algo que ya se hubiera indicado. El resto de shinigamis, la verdad, no le importaba demasiado. Solía hablar hasta quedarse solo y no era algo que le preocupara. En cambio, pecar de estúpido por haberse retrasado unos minutos… eso sí le avergonzaría. Así que, en un esfuerzo sobrehumano, volvió a morderse la lengua, esta vez tan literalmente que incluso notó el metálico sabor de la sangre en el paladar.
avatar
Sarutobi Kotta
Raso Rei
Raso Rei

Post : 46
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problemas en los suburbios.

Mensaje por Kuchiki Washiru el Dom Jul 28, 2013 3:57 pm

Washiru observó y escuchó atentamente las preguntas que había invitado que hicieran los shinigamis a los que atendía. 

Tosió ligeramente antes de empezar a contestar las preguntas una por una. 

- Si la misión trata sobre un problema determinado, el objetivo de ésta siempre es el resolverlo en la medida de lo posible, Kyuusei-san. - Contestó en primer término a Yuki de forma seria, acorde a como se había comportado en el resto de la charla. - Es primordial que recojáis toda la información que podáis. En eso trata básicamente la misión y no podréis hacer nada más teniendo solo lo que se ha proporcionado, que la verdad, es bastante exiguo. 

A pesar de la rudeza natural con la que había empezado a contestar, su tono final iba tranquilizándose más. Si no actuaba él mismo en la misión era por una imposibilidad propia, no por su culpa. Ellos habrían sido sus compañeros, así que debía de tratarlos con más deferencia. 

- Coger a los culpables permaneciendo en el más absoluto anonimato y sin mucha violencia sería el mejor resultado que tiene la misión. - Si pudieran hacerlo, sería lo ideal, una misión completa sin problemas. Pero eso raramente ocurre, y ahora, que sería el mejor momento para ir quitándose esta clase de inconvenientes, seguro que no pasaba. - Si la situación no es la propicia, podréis esperar o actuar si el alboroto que se va a provocar va a ser mínimo. 

- No será algo que se vaya a mirar con lupa, a no ser de que se monte un gran altercado y se empeore la situación. - Realmente, en el informe que había recibido tampoco se indicaban grandes límites, así que los tendría que marcar él, ya que no podía imponerlos directamente en el campo de investigación. - Por supuesto, la prioridad es que no haya bajas de ningún tipo. Si veis necesario que se conozca vuestra identidad si con ello se evita una muerte innecesaria, hacedlo. Se marcará la misión como un fracaso, pero un fracaso más asumible. 

Tras las contestaciones al primero que preguntó vino la interrupción de un novato que se unía a la misión. Realmente no parecía la mejor misión para iniciarse, pero lo mismo un chico de la división Yu ponía algo de orden entre la acumulación de Rei que se había presentado. 

- Que los demás te pongan al corriente de la misión. Intenta aprender de tus compañeros y no crear muchos problemas - No le seguía pareciendo lo más correcto, pero es cierto que todos habían empezado alguna vez y hay que dejar que los demás aprendan. Además, aquello le ayudaba a enlazar con la respuesta de la pregunta de Kotta. - Todos vosotros sois rasos y no hay un rango que establezca prioridad en la cadena de mando, así que quien se considere preparado, podrá tener una relativa importancia, así como responsabilidad, ante los demás. 

No quería que hubiera lucha de poderes, así que podía dárselo a quien considerara más preparado o más considerado a tomar la responsabilidad. Aunque si no se proponía nadie, debería nombrar a Lyra. Su anterior actividad como teniente debería ser reconocida, aunque no siguiera con su rango. Por lo menos, tendría más experiencia que los demás. 

- Y por último, no se vaporizaron, literalmente hablando. Ha sido más una expresión. - Quizás sonaba tan serio a veces que se había tomado a la tremenda aquel dicho - Técnicamente, atacaron y dejaron a todos los que los vieron inconscientes. Incluso alguno sigue desaparecido. Y desde el incidente no se les ha vuelto a ver. - Parecía que las dudas ya quedaban aclaradas. El informe era muy corto, así que supuso que las siguientes preguntas serían realizadas en el Gesshoku - En cuanto a las descripciones, con los shinigamis que han recogido la información han sido muy parcos en palabras, por ello se ha recurrido a esta misión. Lo que parece claro es que era la primera vez que eran vistos allí. Con lo que deberéis descubrirlo casi todo vosotros. 
avatar
Kuchiki Washiru
Oficial Gi
Oficial Gi

Post : 116
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problemas en los suburbios.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.