Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas
» Muy buenas!
Jue Abr 30, 2015 3:40 am por Kenta

» Ethernia Ehlysea {Afiliación Élite}
Dom Mayo 25, 2014 7:56 am por Invitado

» Foro RPG Naruto (Élite) (caida de botones)
Dom Mayo 25, 2014 6:04 am por Invitado

» holau gente ^^
Lun Mayo 12, 2014 6:03 am por taider kend

» Foro RPG Naruto (Élite)
Sáb Mayo 03, 2014 7:20 am por Invitado

» School of devil way [Elite]
Dom Mar 23, 2014 7:39 am por Invitado

» Attack On Titan ;; Reapertura [Cambio de Botón - Normal.]
Mar Ene 14, 2014 1:09 pm por Invitado

» Anime Rol [Élite]
Dom Dic 08, 2013 3:51 pm por Invitado

» I Want Candy! {Invitación}
Lun Nov 11, 2013 9:54 am por Invitado

» Homines Hortum || Élite [Yaoi]
Dom Oct 20, 2013 2:42 pm por Invitado

Miembros del Staff
Bleach Legend StoryDarkest Night: El foro de rol de DC Comics Never AfterHeart BlackBleach: Shadow Of SeireiteiCity of HorrorKikanKikan Sword Art Online (SAO)Mariollette Empire ~ ROLTrono de Poniente Nova Orbis











Recordatorio: El tamaño de los botones deberá ser obligatoriamente de 40x40
Shiki Topsite! Sekai Anime Top List  Kuroi Bara Lista Top  Lista Top Onigroup ROLTop4Us BRA Topsite Roleplay Monster
Este skin ha sido diseñado por Deimos y modificado por el Staff de Souls&Swords por lo que la copia o distribución de los códigos está prohibida. El código de algunas descripciones pertenece a Remember. Agradecimientos a Haru por compartir el código de la portada con nosotros.




A la vista de todos, cuando nadie mira.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A la vista de todos, cuando nadie mira.

Mensaje por Chiesa el Vie Nov 30, 2012 3:18 pm

Los gritos provenían del dojo de entrenamiento de la 13ª división, ahora convertida en parte del escuadrón Rei.
Últimamente Chiesa se había vuelto más serio y más centrado en apariencia, mostrando ese aspecto de su personalidad, más acorde a su nuevo cargo de capitán de la división Rei, que promovía la cortesía y el respeto, a los shinigamis de otras divisiones o a los altos mandos, tenientes y capitanes, del resto del Gotei 13. Pero entre las paredes de la división seguía mostrando de vez en cuando también su habitual vena más despreocupada y sonriente, existiendo entre los más atentos y observadores miembros del escuadrón la impresión de que posiblemente el capitán tenía algo entre manos o que, quizás, la bebida le había afectado demasiado y los problemas psicológicos empezaban a hacerle mella.


Sin embargo, en ninguna de sus dos o múltiples personalidades, habían escuchado a Chiesa-taichô gritar de aquella manera, siendo tan exigente e intransigente con un subordinado. Un par de estallidos atronadores provenientes del chocar de dos espadas siguieron a otra retahíla de gritos y quejas.
Ninguno de los shinigamis del escuadrón se atrevía demasiado a acercarse por allí, debido principalmente a lo extraño de la situación y la posibilidad de que Chiesa no respondiera como alguien lógico, ya que su actitud no estaba siendo la normal para un personaje como él.


Al final, fue él el que terminó con aquello, saliendo de manera rápida, simplemente con los ropajes de entrenamiento, de forma apresurada y con rostro de pocos amigos. Sin ningún shinigami que le impidiera el paso, salió, ostensiblemente cabreado, de las dependencias del escuadrón.
Mientras, los shinigamis aprovecharon para entrar a la sala de entrenamiento para ver a un atemorizado shinigami todavía perplejo y shockeado por la experiencia.

- ¿Akito-san, estás bien? – Le preguntaron enseguida, cuando pudieron entrar al dojo.
Como respuesta, el shinigami, uno de los más novatos y jóvenes del escuadrón, tan solo pudo lloriquear ante las atenciones de los demás.



Por otra parte, Chiesa estuvo largo rato andando. Tanto que se había adentrado profundamente en el Rukongai, pasando desapercibido sin su haori de capitán. Aunque siempre reconocible a quien prestara algo de atención a su rostro y no quisiera meterse en un lío del cual sería muy difícil o doloroso salir.

Pero eso no le importaba al capitán, que seguía vagando sin rumbo fijo. Todos los caminos son correctos cuando no se sabe dónde ir y siempre hay prisa para llegar a ninguna parte.
Tanta, que, al no irse fijando demasiado hacia donde iba, acabó chocando de manera brusca contra uno de los trabajadores que cargaban un carro lleno de carne proveniente del matadero.

Una palabra malsonante salió de su boca, recriminando, mitad al aire, mitad a aquel inoportuno obstáculo humano, aquel tropiezo. Sin embargo, y a pesar de tratarse de un trabajador honrado sin más preocupación que llevar un sueldo suficiente a casa y tener una vida tranquila, la casualidad hizo que el pobre Rôtaro, el cual era tan grande como Chiesa y tan ancho como aquel carro al que seguía, no tuviera precisamente el mejor día de su vida y, para más inri, sabía que todavía le esperaba una bronca de su mujer en casa por no haber podido conseguir un aumento de sueldo que ella tanto insistía en que consiguiera, pero que sabía que su jefe era incapaz de darle según iba el negocio.
Dicha frustración reprimida dio como resultado un directo de derecha directo al rostro del capitán, de la fuerza de un expreso con dirección a Siberia, lo cual hizo que Chiesa cayera de culo al suelo, sorprendido, más que dolorido, por aquel golpe limpio.
Lo normal en aquella situación era que el capitán se levantara como un resorte, haciendo que su reiatsu ardiera como el volcán Fuji y haciéndoselas pagar a aquel bruto de tres al cuarto, o, cuanto menos, haciendo que suplicara llorando por su vida unos cuantos minutos. Pero sin embargo, lo único que ocurrió fue que Chiesa se levantó sin decir nada, solo sujetándose su dolorida mandíbula, prosiguiendo su camino. Que ahora si tenía un destino fijado.




Y ese destino no era otro que una oscura taberna, con poca y rara clientela, pero con un aire más cercano al bar americano que al tradicional japonés. Y por si quedaba alguna duda, el neón de la puerta y el jazz que sonaba de fondo hacía que toda dubitación se disipara.

- ¿El portero ya ha decidido dejar pasar a todo tipo de escoria? – Preguntó de forma sarcástica el camarero una vez lo vio aparecer por la barra.
- ¿Portero? Como se pudieras permitirte el lujo de no dejar entrar a gente a este antro. – Le contestó de igual manera el capitán, sentado ya en uno de los taburetes . – Este es un tugurio de mala muerte que no quieren pisar ni los moribundos.
- ¿Qué se le ha perdido al señor capitán entonces en este tugurio de mala muerte entonces?.
- Sigues siendo el único de estos bares que sirve buen whisky escocés. Y sigo sin saber de dónde lo sacas.
- Si te lo dijera, irías directo a él – Comentó mientras llenaba un vaso con dos cubitos de hielo y un generoso chorro de whisky. – De todas formas, ¿ya te bebiste las botellas que te dí para tu despacho?
- No. Pero esas las tengo escondidas, que si no mi teniente me las roba.
- ¿La dulce Hoto-chan aprovechándose del listo de Bastian?- Comentó tras una sonora carcajada. – Vas a tener que traértela al bar para que le enseñemos como somos los hombres de verdad.
- De todas formas, no he venido a hablar de eso – Le respondía Chiesa mientras cogía uno de los hielos de su whisky y se los tiraba al camarero. – Mi querido Jacques, he venido a proponerte un negocio.
- ¿Un negocio? – La risa del camarero ya era inaguantable y hacía que apenas pudiera contestarle. – Hermano, los dos sabemos que eres pésimo para los negocios. Pero eso sí, siempre acaban siendo muy divertidos.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Chiesa
Capitán Rei
Capitán Rei

Post : 1243
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.