Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas
» Muy buenas!
Jue Abr 30, 2015 3:40 am por Kenta

» Ethernia Ehlysea {Afiliación Élite}
Dom Mayo 25, 2014 7:56 am por Invitado

» Foro RPG Naruto (Élite) (caida de botones)
Dom Mayo 25, 2014 6:04 am por Invitado

» holau gente ^^
Lun Mayo 12, 2014 6:03 am por taider kend

» Foro RPG Naruto (Élite)
Sáb Mayo 03, 2014 7:20 am por Invitado

» School of devil way [Elite]
Dom Mar 23, 2014 7:39 am por Invitado

» Attack On Titan ;; Reapertura [Cambio de Botón - Normal.]
Mar Ene 14, 2014 1:09 pm por Invitado

» Anime Rol [Élite]
Dom Dic 08, 2013 3:51 pm por Invitado

» I Want Candy! {Invitación}
Lun Nov 11, 2013 9:54 am por Invitado

» Homines Hortum || Élite [Yaoi]
Dom Oct 20, 2013 2:42 pm por Invitado

Miembros del Staff
Bleach Legend StoryDarkest Night: El foro de rol de DC Comics Never AfterHeart BlackBleach: Shadow Of SeireiteiCity of HorrorKikanKikan Sword Art Online (SAO)Mariollette Empire ~ ROLTrono de Poniente Nova Orbis











Recordatorio: El tamaño de los botones deberá ser obligatoriamente de 40x40
Shiki Topsite! Sekai Anime Top List  Kuroi Bara Lista Top  Lista Top Onigroup ROLTop4Us BRA Topsite Roleplay Monster
Este skin ha sido diseñado por Deimos y modificado por el Staff de Souls&Swords por lo que la copia o distribución de los códigos está prohibida. El código de algunas descripciones pertenece a Remember. Agradecimientos a Haru por compartir el código de la portada con nosotros.




La flor encerrada en hielo.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La flor encerrada en hielo.

Mensaje por Hokori Yoruko el Vie Nov 23, 2012 9:50 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
"Cuando todo parece romperse, todo se congela a tu alrededor, calando hasta lo más hondo de tu ser. El corazón y la pasión no tienen su lugar, pequeña...
Sigue tu camino, olvídate del resto y sé valiente. Ahora es el momento."


Ansei había hecho llamar a su hermana pequeña a muy altas horas de la noche. Nunca solía hacerlo de forma tan oficial, con un mensaje directo al despacho de su escuadrón: un pergamino sellado y que solo podía ser visto por sus ojos. Había pasado su mirada por rapidez sobre la caligrafía excelente de su mano y frunció el ceño suavemente antes de ponerse en pie. Guardó aquel mensaje en el interior de su obi y se marchó inmediatamente a su hogar en la parte norte del Seireitei.

Allí, en la penumbra de varias velas encendidas, le esperaba su hermano con expresión seria. La chica cerró los ojos, un pequeño tic que tenía cada vez que le veía con aquel semblante, sabiendo que había algo que había hecho mal o que le preocupaba enormemente. Dio un par de pasos al frente, quedándose a poca distancia de su hermano, conteniendo el impulso de abrazarle. No era el momento. Todo parecía demasiado grave para que le tratase con tanta familiaridad.

De lo que se habló en aquella habitación, nadie sabe aún hoy en día. La capitana se quedó en su hogar en el Seireitei durante unos días por asuntos personales. Ajustando su mente a la conversación que había tenido Ansei organizando sus pensamientos de la forma más recta y fácil de interpretar posible. Había demasiado que tener en cuenta para tomar una decisión precipitada pero no había tiempo para retrasarlo más.

Al volver a su escuadrón, las puertas, normalmente entreabiertas del Segundo Escuadrón quedaron completamente selladas. Las guardias se habían duplicado y el movimiento era constante tanto de día como de noche. Hokori se encerró en su despacho durante días sin salir teniendo reuniones constantes con apuntados líderes de grupos. Lo que hicieran o no era incluso un misterio entre sus propios compañeros. El secretismo se había elevado hasta límites insospechados y la sonrisa cálida se la capitana, había desaparecido de su faz sin dejar rastro.

Los únicos momentos en los que aparecía en público era cuando marchaba al Seireitei por unos días o cuando asistía a reuniones de capitanes para mantener a sus compañeros al tanto de los estrictamente necesario. El estado crítico del comandante había dejado en una situación extremadamente precaria la situación de la Sociedad de Almas y Yoruko no estaba dispuesta a que nadie metiera las narices en sus labores como Comandante de las Fuerzas Especiales.

Con el anuncio de la Cámara, al tiempo, las cosas se habían tensado entre sus propios compañeros de armas. Capitanes que se lanzaban miradas iracundas por pensar que el otro estaba en un bando o en otro. La joven capitana se había mantenido neutral, evitando cualquier muestra de afinidad aunque muchos tenían su postura clara. ¿Cómo iba a traicionar a su familia? Después de todo, según la opinión de algunos, una vez noble, siempre noble. Y la mirada estrecha de aquellos que acechaban el poder se había achacado a la chica de rostro de muñeca.

Su relación con Kato se había congelado hasta cierto punto en el que alguna vez ni siquiera cruzaban una mirada en las reuniones. Siempre había sabido que aquel compromiso había sido importante para ella, pero solo un lastre para aquel chico revoltoso que conocía desde hacía tantos años. Y por primera vez, aquello empezaba a dejar de importarle. Se sentía impotente queriendo aferrarse a un clavo ardiendo cuando claramente no estaba clavado en nada más que humo que se llevaba el viento. Tal vez era el momento de soltar ese clavo y dejar de abrasarse las manos.

Ahora, con la formación del escuadrón del Coraje, Yoruko tenía aún más trabajo. La brutalidad del undécimo escuadrón no encajaba con su forma de llevar el segundo, pero decidió mantener una división clara con dos frentes de contención. Así evitaría problemas entre unos y otros. Con la ayuda de algunos de los oficiales del undécimo, programó rutinas de entrenamiento, guardias, fuerzas de apoyo para la limpieza del Rukongai de Hollow y mecánicas de estrategia que podrían ser usadas en un futuro, mezclando ambas técnicas de combate con sorprendente eficacia. Algunos pensarían que los exprimía demasiado, sin darles tiempo para acomodarse a la nueva situación pero no había tiempo para ello. Era avanzar o morir y la joven Hokori no pensaba permitir que su labor muriera por su vida personal.

Así que como una flor encerrada en hielo, mantuvo latente aquella parte de ella hasta que pudiera lidiar con sus sentimientos. No podía hacer más.
avatar
Hokori Yoruko

Post : 387
Edad : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.