Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas
» Muy buenas!
Jue Abr 30, 2015 3:40 am por Kenta

» Ethernia Ehlysea {Afiliación Élite}
Dom Mayo 25, 2014 7:56 am por Invitado

» Foro RPG Naruto (Élite) (caida de botones)
Dom Mayo 25, 2014 6:04 am por Invitado

» holau gente ^^
Lun Mayo 12, 2014 6:03 am por taider kend

» Foro RPG Naruto (Élite)
Sáb Mayo 03, 2014 7:20 am por Invitado

» School of devil way [Elite]
Dom Mar 23, 2014 7:39 am por Invitado

» Attack On Titan ;; Reapertura [Cambio de Botón - Normal.]
Mar Ene 14, 2014 1:09 pm por Invitado

» Anime Rol [Élite]
Dom Dic 08, 2013 3:51 pm por Invitado

» I Want Candy! {Invitación}
Lun Nov 11, 2013 9:54 am por Invitado

» Homines Hortum || Élite [Yaoi]
Dom Oct 20, 2013 2:42 pm por Invitado

Miembros del Staff
Bleach Legend StoryDarkest Night: El foro de rol de DC Comics Never AfterHeart BlackBleach: Shadow Of SeireiteiCity of HorrorKikanKikan Sword Art Online (SAO)Mariollette Empire ~ ROLTrono de Poniente Nova Orbis











Recordatorio: El tamaño de los botones deberá ser obligatoriamente de 40x40
Shiki Topsite! Sekai Anime Top List  Kuroi Bara Lista Top  Lista Top Onigroup ROLTop4Us BRA Topsite Roleplay Monster
Este skin ha sido diseñado por Deimos y modificado por el Staff de Souls&Swords por lo que la copia o distribución de los códigos está prohibida. El código de algunas descripciones pertenece a Remember. Agradecimientos a Haru por compartir el código de la portada con nosotros.




Reunión shinigami (Asistencia obligatoria)

Ir abajo

Reunión shinigami (Asistencia obligatoria)

Mensaje por Izumi Kaori el Jue Nov 15, 2012 6:43 am

Apretó las manos y vio como los mitones se adaptaban perfectamente a la forma de sus dedos, largos y delicados, suspiró. Era hora de encarar los acontecimientos de una maldita vez, de decirle a los shinigamis que iba a ocurrir a partir de ahora, que rumbo debían tomar y cómo estaban las cosas en el Gotei. Dejó escapar el aire de los pulmones y lanzó una última mirada al espejo en el que se reflejaba: llevaba el pelo negro y liso suelto más allá de los hombros, perfectamente peinado y brillante. Una escueta máscara de pestañas transparente en sus ojos rasgados, brillo de labios y un poco de colorete natural era todo lo que adornaba su cara. El haori resplandecía en contraste con el keikogi y el hakama negros. Se colocó bien su zampakutoh en el cinto y sonrió. “¿Estará él allí? negó con la cabeza, no era el momento de pensar en eso (con toda seguridad estaría, todos losshinigamis iban a darse cita en esta ocasión) y con paso decidido salió por fin de sus aposentos. La Dama de Hierro iba a presidir una reunión multitudinaria.

Parecía que casi todos habían salido ya hacia el importante encuentro, pues el escuadrón estaba casi vacío, los soldados que se quedaban de guardia y los rezagados eran los únicos que la capitana veía mientras caminaba a paso rápido. Apretó los labios, convenciéndose a sí misma que diría lo correcto, que era lo que debía hacerse, y corrigió su postura, en cuanto saliese de las instalaciones del Escuadrón Gi debía estar recta como un palo, mostrarse decidida y segura. Así lo hizo, fueron pocos los que se cruzaron con ella, pero los que lo hicieron pudieron percatarse de la determinación de sus ojos, brillantes y resolutivos.

Con la idea de hacer las cosas perfectas continuó caminando, hasta llegar a las instalaciones del Primer Escuadrón, se mordió los labios e inclinó la cabeza en señal de respeto, “por usted, mi comandante”, pasó de largo y se dirigió a una de las enormes plazas que adornaban el Seireitei, aquel lugar había sido el elegido para llevar a cabo la reunión. A tal efecto, se había colocado un estrado con una larga mesa para los capitanes, que serían los que hablasen al resto de shinigamis, que ocupaban la zona contraria y aguardaban de pie a que los altos cargos fueran llegando. Reconoció algunas caras, gente del escuadrón, y otras que no compartían techo con ella.

Repartió inclinaciones de cabeza aquí y allá y subió al estrado, donde Mizugame Zanshiro, el teniente del comandante, la esperaba con una carpeta en la mano. La chica lo saludó y él le señaló una silla, su nombre estaba escrito en un trozo de pergamino frente a ella, pero prefirió esperar a que apareciese alguien más, de modo que meneó secamente la cabeza y permaneció a su lado.
- Así que soy la primera- a pesar de la neutralidad y desapasionamiento quiso dar a sus palabras, el chico de las gafas de pasta y el cabello castaño se lo tomó de otra manera.
- Y se lo agradezco mucho, Izumi-taichou- la joven se encogió de hombros y se dijo a sí misma que era demasiado pronto para sacar su mal genio y lo ocultó con una cortina de silencio de lo más incómoda. Para disiparla, o tal vez por pura apetencia, Mizugame-fukutaichou, la hizo fijarse en la gran cantidad de shinigamis congregados allí.

Kaori volvió la cara y vio a la marea negra que se ubicaba justo delante de ellos, que estaban un poco más altos en la tarima para que todos los viesen. Decenas de cabezas estaban centradas en ellas: rubias, morenas, pelirrojas, castañas, cabellos azulados, blancos… todos esos ojos sobre su persona la hicieron dudar un momento y carraspear para tener su atención.
- Buenos días, la reunión comenzará cuando llegue el resto de capitanes- había usado uno de esos utensilios que le habían facilitado los shinigamis del duodécimo escuadrón que amplificaba la voz y seguro que está el soldado más lejano la había oído- gracias por vuestra asistencia- hubo murmullos de aprobación y la muchacha bajó del estrado. El teniente del primero estaba allí y le dedicó una sonrisa, ella no se la devolvió. “Oh, mierda, ¿cuándo van a venir los demás?”
avatar
Izumi Kaori

Post : 584

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reunión shinigami (Asistencia obligatoria)

Mensaje por Kobayashi Hayato el Miér Nov 21, 2012 8:44 am

"Nunca permitas que tu adversario defina los términos de la lucha", le advirtió el Capitán Tsukiho, con su habitual gesto severo, "Debes cambiar, adaptarte. Debes usar sus debilidades contra él. Nunca le permitas estar cómodo. Si le gusta luchar rápido, encuentra el modo de ralentizarlo; si le gusta tomarse su tiempo, sé más rápido; si su estilo es el cuerpo a cuerpo, acósale desde lejos; si le gusta esconderse y disparar, atácalo sin tregua... Nunca le permitas hacer lo que sabe hacer. Debes asegurar tu ventaja. En todo momento."

Kobayashi recordaba aquel día como si todavía se estuviera recuperando de las magulladuras. Apenas hacía unas semanas que había sido ascendido a teniente. Desde entonces, no se había ido a dormir un solo día sin que le acunara el dolor. Tsukiho Raho tenía la manía de atacarle, golpearle y obligarle a enfrentarse a él, y además de hacerlo por sorpresa y en los momentos en que Hayato estaba más agotado por el entrenamiento. El día anterior, Hayato había conseguido desarmarle, sólo para ser derribado en el mismo instante de un directo en la mandíbula. Aquel día, el capitán había traído un bokken para él, pero no para Hayato. Los brazos le dolían tanto que creía que le iban a estallar, pero finalmente había encontrado la manera de avanzarse a sus ataques y meterse en su zona antes de que la madera le golpeara. Otro mentor tal vez habría mostrado su aprobación de alguna forma, pero Tsukiho-taichou se limitó a decir:

"A partir de ahora tu entrenamiento se centrará en tus debilidades. No quiero que te vuelvas demasiado bueno en nada. No quiero que dependas de un sólo recurso..."

Más de diez años habían pasado y las palabras de Tsukiho Raho no habían perdido ni un ápice de su claridad. Sus brazos ya no estaban llenos de moretones, pero el legado del difunto capitán se había introducido en sus carnes hasta llegar a los huesos.

Debes asegurar tu ventaja, recordó, por enésima vez, En todo momento.

Aquel era un día sin precedentes. No sólo era la primera reunión desde que la Cámara de los 46 pusiera las cartas sobre la mesa, sino que además era una reunión de todo el Gotei 13 -¿O debería llamarle 'Gotei 7', ahora?-. No una reunión de escuadrón, ni una reunión de capitanes, sino un encuentro de todos los shinigamis en activo. Y nadie era más consciente de su importancia que Kobayashi Hayato.

Llegó con paso deliberadamente lento, escudriñando los alrededores. ¿Dónde estaban? Se resistía a creer que ningún miembro de la Cámara fuera a aprovechar la situación para hacer otra aparición estelar. Los términos de la lucha eran todos suyos: tramar e intrigar eran lo que sabían hacer y, en aquel sentido, su ventaja era incontestable. No había nada que pudieran hacer para cambiar eso. A menos que...

A menos que las tornas cambiaran de una manera irreal y pasmosa, resolvió, descartando aquel pensamiento antes de terminar de formularlo. Le había dado vueltas durante días y sabía que no iba a llevarle a nada. Él era un capitán, un guerrero, no un conspirador. Aquella no era una batalla que pudiera esperar ganar. Pero, aún así, se resistía a la idea de permitir que la Cámara se hiciera con el control de los escuadrones. Hayato había pasado toda su infancia entre nobles. Sabía como pensaban. Incluso había conocido personalmente a gran parte de ellos, aunque no creía que ninguno -salvo unos pocos miembros de la familia a la que había servido-, pudiera relacionar su cara con aquella sombra que mantenía llenas sus tazas de te. Y precisamente por eso tenía más claro que nadie que el Gotei debía ser un baluarte contra la amenaza arrancar, no una especie de guardia pretoriana que las familias nobles pudieran usar como peones.

Le complació encontrar a la Capitana Izumi Kaori en el lugar. Sabía que ella no le veía con muy buenos ojos, pero Izumi-taichou era de lo mejor que quedaba entre los diezmados rangos de los oficiales: responsable, correcta, eficiente... La Dama era todo lo que Hayato debería haber sido desde el principio, todo lo que todos deberían haber sido desde el principio. Menos ilusión le hizo la presencia del Teniente Mizugame. Todavía no tenía muy claro de qué lado estaba realmente aquel supuesto Comandante en funciones. Cuando Hiromashi-sama irrumpió en la reunión, su comportamiento fue poco menos que ambiguo, por no calificarlo de dócil. Por todo lo que sabía, el noble podía encontrarse en aquella sala con su beneplácito. Al fin y al cabo, ¿quién sino el máximo oficial del Escuadrón Chugo era el responsable de la seguridad en sus propias dependencias?

Les saludó educadamente, dedicándoles a ambos la mejor de sus sonrisas. Cinco años atrás había sido incapaz de mostrarse amable en situaciones graves como aquella, pero aquello había cambiado.

Tu entrenamiento se centrará en tus debilidades, repitió para sí.
avatar
Kobayashi Hayato

Post : 272
Edad : 30

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reunión shinigami (Asistencia obligatoria)

Mensaje por Hokori Yoruko el Vie Nov 23, 2012 10:04 pm

Una última horquilla y su elaborado recogido había quedado perfecto. Se miró en el espejo durante unos segundos acariciando su mejilla con suavidad buscando aquellas marcas azuladas bajo sus ojos que hasta hacía escasos minutos habían adornado su rostro. Ahora no había ni un solo rastro de ellos bajo el delicado maquillaje que se había aplicado con esmero. Debía estar perfecta, presentable como la capitana, y la noble que era.

Con los últimos acontecimientos cualquiera habría pensado que era presuntuoso e incluso arrogante hacer tal gesto pero la joven capitana no se arrepentía de absolutamente nada de lo que hubiera ocurrido. Hizo lo que pensaba que era lo correcto. Nada más y nada menos. Tan solo sus compañeros podrían juzgarla en algún momento y dudaba que lo hicieran con dureza teniendo en cuenta su estatus y sus obligaciones para con la Sociedad de Almas.

Sus pasos eran silenciosos por los pasillos de aquel enorme edificio siguiendo las indicaciones de algunos guardias apostados por el interior hasta llegar a la sala donde se encontraban sus compañeros. O al menos dos de ellos. Observó a Hayato, Kaori y el teniente del comandante en una sola mirada y se inclinó en una perfectamente elaborada reverencia sin decir nada al respecto con una sonrisa cortés que no revelaba nada de lo que aquella muchacha pensaba.

Luego posó su mirada en el mar negro que había ante ellos preguntándose que es lo que esperarían aquellos hombres y mujeres de ellos ahora que parecía que todo se había derrumbado a su alrededor. Cumplirían sus expectativas o simplemente pensaban que les darían todas las respuestas bien masticadas, listas para ser tragadas como buenos polluelos.

Dudaba que aquello fuera como la seda, pero aún así allí estaba, esperando con los demás la llegada de los capitanes restantes, con las manos entrelazadas en una postura cómoda y tranquila. Como si no hubiera pasado nada en los últimos años y todo estuviera en su perfecto orden y lugar.
avatar
Hokori Yoruko

Post : 387
Edad : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reunión shinigami (Asistencia obligatoria)

Mensaje por Shihōin Katō el Dom Nov 25, 2012 2:29 pm

Cuando dicen que debes dar un cambio a tu vida te aconsejan realizar un giro, uno de ciento ochenta grados. Suele bastar, sí, con girar, con mirar hacia otro lado y volver a empezar, intentar otras formas de encauzar tu futuro. Sin embargo, en el caso de Kato, el último golpe recibido -el único literal que le tenía guardado su sino- le había devuelto al punto de partida, tras trescientos sesenta grados de giro. Por el camino, mientras oscilaba sobre su eje, la realidad se tornó borrosa y los que en ella habitaban se nublaron bajo sus dorados ojos. Pero al menos le quedaba el reconforte de saber que enfrentaba su vida, de nuevo, en la dirección y el correcto. Ahora sólo debía encajar de nuevo las piezas del paradigma de su realidad personal.

El primer paso, uno grande quizá para comenzar, pero obligado por sus deberes como shinigami, fue presentarse frente a la marea de keikogis negros, respaldados sólo por unos cuantos haoris blancos que se le antojaban extraños, vagamente familiares. Subió a la platea, a reunirse con sus colegas capitanes, repasando con una tímida mirada cada rostro.
La Dama de Hierro había tomado, al parecer, las riendas del asunto. Antes de llegar al recinto, el Shihoin ya había oído su voz amplificada, intentando calmar los ánimos del impaciente personal. Poco trato había tenido con aquella shinigami, a pesar de las amistades comunes que se profesaban, pero su implacable carácter la precedía. Hueso duro que roer, y necesitaba roer algo para tranquilizar su ánimo.
El siguiente en la lista era Kobayashi Hayato-taicho. Pocos encuentros compartía también con este ser, pero en los escasos momentos en los que se cruzaron chispas saltaron. En alguna ocasión, incluso literalmente. Tampoco encontraría ahí su apoyo.
El último de los haoris, a priori su mejor opción, iba a ser la más dura. Apenas quiso o supo devolverle la mirada. Tampoco supo que decir, así que no dijo nada. A nadie.

No se sentía para nada a gusto paseando por tales antisociales derroteros, pero era algo que debía afrontar si quería seguir adelante y no dejarse marear por tanto giro de perspectiva. Pasó frente a ellos, luciendo su mejor sonrisa falsa, y se sentó junto a Kaori, dejando entre ellos un sitio, por pura cortesía, aunque fuera más un gesto preventivo. Quizá Chiesa, si daba con el lugar antes de que la reunión acabara, se sentara entre ellos y rompiera el hielo con alguna inoportuna broma de las suyas.

“Podría haber ido peor, podría haberme matado alguna de esas miradas asesinas…”

Ahora sólo restaba esperar. Desvió su atención del gélido ambiente de aquel escenario, mirando al público que esperaba las buenas nuevas, cansado de tantas malas. Buscó, sin ganas y sin poner mucho esmero, algún rostro conocido entre la multitud. Quizá la plácida y sabia mirada de su más anciano mentor, quizá la estoica presencia de su teniente. O quizá se encontrara a sí mismo entre el resto, riéndose a carcajadas de la incómoda situación en que el tipo del haori y pelo blanco se había visto envuelto.


Última edición por Shihōin Katō el Jue Jul 04, 2013 5:32 am, editado 1 vez


Hablo - Pienso - Narro - Zanpakuteo



Shihōin Katō

¿Me juzgas por las apariencias? No deberías, pues mi aliado es el Kidō, y un poderoso aliado es...

avatar
Shihōin Katō
Capitán Makoto
Capitán Makoto

Post : 2253
Edad : 33

Ver perfil de usuario http://bautizadoentinta.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Reunión shinigami (Asistencia obligatoria)

Mensaje por Chiesa el Vie Nov 30, 2012 3:43 pm

Varios shinigamis de su escuadrón habían sido bastante insistentes en acompañarle hasta la reunión que tenía lugar enfrente de todos los shinigamis, la cual iba a estar comandada por los capitanes de la Sociedad de Almas y el teniente del 1er escuadrón, que ejercía de comandante en funciones.
Sin embargo, Chiesa los había rechazado, pues quería acudir solo a la reunión, concediéndole la importancia que requería aquel acontecimiento, pues no podía acudir rodeado de sus shinigamis, como si se tratara de una vulgar banda de matones. Su llegada debía de ser solemne y solitaria, demostrando que se había convertido en un capitán por derecho propio, sin una división que tuviera que arroparle detrás. O dos, después de la unión de los distintos escuadrones, comandada por el 1º, debido a la falta de capitanes y altos mandos.

Y por lo menos llegó con cierta puntualidad a la cita con el resto de shinigamis, pues debido a que había salido con bastante tiempo de su escuadrón, mucho más del necesario, salvando así su tendencia a perderse por aquellas empedradas y blancas calles del Gotei, situación que no le pasaba, extrañamente, en los barrios del Rukongai. Por lo menos en la mayoría.

Así, con sobriedad y tranquilidad, se acercó al estrado donde se encontraban el resto de capitanes.
- Buenos días – Comentó con voz serena. Y antes de ocupar su asiento correspondiente en aquella tarima, y tras fijarse en que era el último de los capitanes en activo que llegaba a la reunión, remató su intervención con una disculpa. – Lamento mi leve tardanza.
Su semblante se mostraba impávido y conciliador, totalmente opuesto a la imagen que el resto de capitanes tenía de él. Mejor así, realmente allí no habría nada de diversión aunque quisiera y mostrara su lado más jovial e irreverente.
Hayato y Hokori seguían con su palo metido por el culo, tanto si fuera un palo noble o no, por lo que poco podría sacar de ahí. Quizás Kato pudiera seguirle, pero hace tiempo que no hablaba con él y se le veía bastante tranquilo como para una improvisación semejante.
Con Kaori-chan si habría palos, pero directos a su cabeza, si hacía algo incorrecto.
Pero a pesar de aquellos juegos mentales que le hacían evadir a su volátil mente de aquella solemne, y por tanto, aburrida reunión, debía de mostrar la imagen que se requería de un capitán. Así que miró hacia el frente, donde se encontraba el grueso de los shinigamis, esperando que Mizugame-fukutaichô o Izumi-taichô comenzaran a hablar.
avatar
Chiesa
Capitán Rei
Capitán Rei

Post : 1243
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reunión shinigami (Asistencia obligatoria)

Mensaje por Kawasumi Hotaru el Lun Dic 03, 2012 10:21 pm

La extraordinaria plaza que habían escogido para la conferencia la llenaban shinigamis de diverso género y grado, todos vestidos con el severo negro de los uniformes, tan sólo roto por el cuello y el obi de color blanco. De pie, con la frente en alto y la espalda recta, todo un paradigma de la disciplina, aparentaban solemnidad y sosiego. Y sin embargo, mientras miraban el estrado que ocuparían los Capitanes, se sentían extraordinariamente agitados.

Mientras Kawasumi Hotaru pasaba de largo las filas de Dioses de la Muerte de camino al puesto que le correspondía como Teniente de un Escuadrón, le costaba reprimir el mal humor que a veces le destellaba en la mirada. Había tenido que encargarse de las cosas con máxima premura, y había intentado hacerlo lo mejor posible para que no quedase un solo cabo suelto. Tras recibir el enjambre de Mariposas Infernales que había solicitado al criadero, tuvo que asegurarse de que todas cruzasen el Senkaimon para que transmitiesen el contenido de la reunión a los shinigamis que se encontraban de servicio en el Mundo Humano, y llegó con el tiempo justo para no violar el protocolo. Afortunadamente los cerebritos del Octavo, que había pasado a formar parte del Escuadrón Rei al fusionarse con el Treceavo, habían ejecutado impecablemente las instrucciones que les había dado sobre la organización de los shinigamis que se congregarían en la plaza. Estaban distribuídos por Divisiones, para que a la hora de finalizar el evento abandonasen ordenadamente el lugar para seguir a sus Capitanes. Esto no solamente era necesario porque guardaban el orden con dicha formación, sino que además los escribas destinados a los puntos de control se habían encargado de registrar los datos de los asistentes. Más tarde se cotejarían los nombres de los ausentes con los hombres destinados al mundo de los vivos, los que estaban de baja médica, los que se encontraban haciendo guardia o misiones y aquellos recluídos en las celdas del Escuadrón de Justicia, puesto que toda inasistencia injustificada sería motivo de investigación. Hotaru tan sólo podía cruzar los dedos y esperar que no se les hubiera escapado nada.

Los Capitanes fueron llegando de uno en uno, comenzando por Izumi Kaori y finalizando, cómo no, en Bastian Chiesa. Al menos aquella mañana el bueno de Bastian se estaba esforzando por parecer alguien respetable y hasta podía decirse que el haori de Capitán le sentaba mejor que otros días. Hotaru no probó a buscar la mirada de su Taicho, no fuera que al muy idiota, viéndola arreglada y con la actitud correspondiente a su cargo, le diese la risa tonta y estropease su pose, así que se dedicó a estudiar el aspecto del resto de Capitanes en silencio. Todavía no había acudido ningún respresentante del Escuadrón Jin, y la ausencia del Comandante le hacía preguntarse si ya alguno de los presentes que todavía desconocían las novedades sospecharía algo.

Aquella iba a ser una mañana muy intensa...


avatar
Kawasumi Hotaru
Teniente Rei
Teniente Rei

Post : 1085
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reunión shinigami (Asistencia obligatoria)

Mensaje por Vincent Morrow el Mar Dic 04, 2012 1:38 am

Vincent llegó caminando distraídamente. Aquella plaza estaba llena hasta los cimientos, costaba creer que algún dios de la muerte no estuviera allí. Alzo una ceja delante de aquella escena sin duda el futuro seria prometedor si se llegara a grabar a fuego este día. El día en que todos los shinigamis se unían como un solo ser esperando hacer el futuro aun más brillante. Pese a eso la experiencia le decía que todo empezaría de forma espectacular para dejar paso a la dejadez, al mero recuerdo y posteriormente al olvido. Vincent estaba decidido a no olvidar aquel día y a recordar cada palabra que allí se llegara a pronunciar pues cada palabra que se decía era un paso más que recorrían como colectivo.

Fue hasta el lugar designado para su escuadrón respondiendo a diversas salutaciones con ligeros movimientos de cabeza acompañados de una suave sonrisa. Una vez llegó a su lugar observo pacientemente la tarima de los capitanes, solo faltaba uno. Sonrió torcidamente, los compadecía, en sus hombros había mucho peso, tanto que quizás alguno de ellos llegara a flaquear. Además tenían poder. El poder y la presión era malos compañeros, solo esperaba que aquellas almas jóvenes y poderosas llegaran a entender lo que tenían entre manos y que hicieran un buen uso de ello. Pese a eso parecían nerviosos como un cervatillo delante de su depredador. Ahora hacia falta esperar, ver que harían si huir corriendo o enfrentarse a el.

Pese a eso Vincent se sentía incomodo todavía no tenían a nadie que llevara el timón de su escuadrón. Aquello tendría que ser solucionado rápidamente. El escuadrón era poco productivo sin un capitán gobernándolo y guiándolo. En su interior esperaba que saliera alguien en esa reunión capacitado para realizar dicha hazaña.

Vincent se puso todo lo cómodo que pudo entre ese gentío, se ajusto su traje de shinigami, comprobó que su zapakutoh pendía de su costado derecho y espero a que la historia sencillamente siguiera su curso, moldeada por lo que aquel día pasaría.
avatar
Vincent Morrow
Raso Jin
Raso Jin

Post : 11
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reunión shinigami (Asistencia obligatoria)

Mensaje por Chimamire Natsuki el Jue Dic 06, 2012 12:54 am

Había observado el lugar con detenimiento cuando aún habían shinigamis que entraban y salían dudando de en si ser los primeros en colocarse. Llevaba días moviéndose en varios círculos, escuchando opiniones, divagaciones, sopesando los comentarios de los distintos grupos que se estaban formando, haciendo lo que mejor se le daba hacer: Prevenir qué iba a ocurrir.

El estado de alarma aún estaba latente, había muchos shinigamis que no interiorizaban todavía el significado de los hechos que se les había venido encima, otros que esperaban su momento para mover los hilos convenientemente a su favor y otros muchos que se mantenían en su puesto, sabiendo que ellos pasase lo que pasase, solo serían un un peón más de los tantos que serían sacrificados antes del jaque mate de esa gran partida de ajedrez.
Buscó el sitio perfecto para poder escuchar al gentío y a aquellos que se supone que llevarían la voz de la razón, lo justo para pasar desapercibida y no perderse nada.

Sabía que las opiniones reales, lo que mueve realmente el mundo, no son de los de los que tienen el poder, sino del que los escuchan, aquellos que hacen que las palabras vomitadas de posiblemente discursos escritos por gente como ellos, tomasen el valor que cada uno quisiese darle. Solo eran burdos juegos de palabras para ovejas perdidas.

Sentía que algo más se estaba cociendo en las altas esferas. Qué había problemas que no les contarían y que les pintaría la verdad. Pero a ella no, ella había estado observando los movimientos de su propia Capitana y de otros como ella, las familias nobles del Seireitei, habían cambiado sus galantes palabras de superioridad ante cualquiera, a un recelo masivo donde cualquiera podría ser el enemigo de ese plan que solo compartían "los mejores". Era peligroso dar rienda suelta a la imaginación cuando se mezclan el poder de esas Casas Nobles, la ambición y el caos que ahora reinaba.

Había despertado del coma hacía ya algún tiempo y sentía ahora más nunca la conexión con Hitomihyaku, sus ojos ya no eran solo dos. Mirase donde mirase, sentía los múltiples ojos de su zanpakuto en su mente, vigilando y escuchando a todos los que iban llenando aquella gran sala, aunque no hablasen, se entendían. No era necesario más.

Vio entrar algunas caras conocidas, notó en sus reiatsus leves alteraciones que no hacían más que alimentar sus sospechas. Desde el principio, ella ocultó el suyo hasta niveles corrientes, nadie debía saber aún por lo que había pasado, ni qué había cambiado en ella. Saludaba con voz neutral y autómata a los que pasaban por su lado. Cuando vio al completo el mando en el centro, un escalofrío atravesó su columna vertebral, poniéndola en guardia como un gato cuando se ve acorralado. En su rostro solo se reflejaba una total impasibilidad.








๑Para mí, todo es cuestión de tejer la fantasía indicada.๑


~Ficha~
avatar
Chimamire Natsuki
Raso Yu
Raso Yu

Post : 79
Edad : 28

Ver perfil de usuario http://soysuperchachiymisteriosaperonotengopagina.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Reunión shinigami (Asistencia obligatoria)

Mensaje por Akiyama Yuka el Vie Dic 07, 2012 5:36 am

El escuadrón Rei era el que se encargaba de organizar ese tipo de reuniones, así que no era de extrañar que la siempre diligente Yuka estuviese en la preparación del evento desde bien temprano. En la Academia les habían dado el día libre a todos y el propio capitán Chiesa (aún no terminaba de acostumbrarse ni a su nuevo capitán ni a la siempre atolondrada Kawasumi Hotaru-fujkutaichou, aunque siempre les trataba con el respecto que le merecían) le había dado la orden de acudir a aquel lugar y ayudar con los preparativos con la ayuda de la propia teniente. En el caso de la señora Hokori, había tenido que ayudar con la disposición de los shinigamis por escuadrones. Su buena caligrafía la había hecho pasar toda la mañana tirada en el suelo, con el cabello recogido en una cola de caballo, y haciendo los carteles que diferenciaban a los dioses de la muerte. Tras colocarlos junto a sus compañeros se habían dedicado a hacer (con cuerdas) varias columnas en las que deberían ubicarse cada división. El resto del grupo había terminado con el atril y los de Jin se encargaron del sonido.

- Hokori-san, ¿qué hacemos con las cuerdas qué sobran?- debido a su rango de profesora de Historia parecía casi natural que los recién llegados al escuadrón se pegasen a ella. Era una persona que daba seguridad y era buena enseñando. Se echó hacía atrás un mechón de cabello rebelde con una mano y sonrió a la joven guerrera.
- Llevad los materias que no hagan falta al primer escuadrón, han habilitado un almacén para ello, luego volved aquí, que está a punto de comenzar la reunión.
La rubia señora observó los carteles, habían quedado bastante bien: Chugo, Yu, Makoto, Jin, Gi, Meiyo y Rei. Poco a poco se iban llenando las filas, aunque prefirió centrarse en los jóvenes shinigamis de su escuadrón, todos estaban allí.

Los capitanes llegaron poco a poco. El primero en hacerlo fue el líder en funciones de escuadrón Chugo, el impertérrito Mizugame Zanshiro seguido de la Dama de Hierro, la capitana del escuadrón Gi y un hueso duro de roer, según decían muchos, fue la segunda en llegar allí y en asegurarles que la reunión empezaría enseguida. El siguiente que dio la cara fue el elegante Kobayashi Hayato, Yuka había coincidido con él en alguna ocasión y pese a la fama de matón que tenía, a ella le había parecido muy simpático.

Estaba segura que su capitán tardaría en aparecer, su fama le precedía. Así, cuando su cuñada (Yoruko era una auténtica belleza a los ojos de Yuka) se personó en el lugar no se sorprendió. Se había recogido el cabello de un modo espectacular y muchos de los hombres del lugar dejaron escapar más de un piropo. Shihōin-taichou fue el próximo en aparecer, serio y concienciado, un ejemplo para todos. Se amonestó mentalmente, algo había cambiado en su propio superior, ella lo sabía, así que no debía pensar de aquella manera, había sido tremendamente comprensivo con su embarazo y el posterior nacimiento del pequeño Shun, no debía juzgarle. Menos cuando acababa de aparecer.

Llegó serio, como se esperaba, e intercambió unas palabras con sus iguales. Yuka exhaló aire, sabía que las cosas iban mal para todos, no había que ser muy inteligente para no haberse dado cuenta. Mucho más perteneciendo, por matrimonio, a una de las familias nobles para importantes de la Sociedad de las Almas, era consciente de que algo se cocía. Volvió la cabeza, para ver si todos habían llegado ya y se dio cuenta que la multitud se iba agolpando poco a poco, pasó la mirada por la fila Jin más rápido de lo habitual y volvió a centrarse en su propia columna, allí estaba su teniente. Si, ella tampoco estaba demasiado contenta, la saludó con un gesto de su mano y levantó la mirada hasta el atril donde los haoris se movían par ocupar sus puestos.
“¿Qué irán a decir?” fue lo último que pensó antes de centrarse por completo en ellos.
avatar
Akiyama Yuka
Raso Rei
Raso Rei

Post : 116
Edad : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reunión shinigami (Asistencia obligatoria)

Mensaje por Chiesa el Dom Jun 30, 2013 2:18 pm

- Bueno, habrá que comenzar con el espectáculo - Comentó el capitán en voz baja para los presentes de la mesa del estrado donde se situaban los capitanes.

Se levantó con un gesto lento pero decidido. Había que transmitir tranquilidad y fortaleza al resto de shinigamis, a todos aquellos que se encontraban en aquel momento, prestando la máxima atención a todo lo que podía ocurrir encima de aquella tarima. 
Sin embargo, como realmente a Chiesa no se le daba muy bien aquello de la tranquilidad y la fortaleza, rasgos en los que no había destacado nunca en su carrera como shinigami ni en toda su existencia. Así que intentó suplir su falta de experiencia en esas lides con una dosis extra de tranquilidad y lentitud en sus movimientos, como si dispusiera de todo el tiempo del mundo, como si no importara gastar el tiempo en ademanes más sofisticados en vez de ir directos a la acción. 

Sin embargo, una vez de pie, ya pudo ver como su intención de hacerse el serio y permanecer con adusto gesto ya iba camino de fracasar, pues empezaba a acariciarse suavemente su perilla mientras leía parte de lo que tenía que decir. 
Miró a todo el público con la vana esperanza de que no estuvieran realmente atentos a él, de que no le hubiera visto nadie, pero los cientos de ojos que le devolvían la mirada cualquiera que fuera el punto donde mirara. Quizás con suerte un par se lo habría perdido, pero eso no aliviaba su sensación de no estar actuando al 110% con el papel con el que se suponía que debía de estar representando. 

- Como muchos sabréis, se ha producido una reciente reestructuración de los escuadrones del Gotei 13. Los antiguos miembros de los escuadrones 2 y 11 permanecen bajo las órdenes de Hokori Yoruko. Los antiguos miembros de los escuadrones 3 y 5, bajo la supervisión de Shihoin Kato. Los antiguos miembros de los escuadrones 4 y 12, serán dirigidos por Murakami Aoki. El capitán del dicha división, denominada ahora Jin, se encuentra asistiendo al Comandante, motivo por el cual no ha podido acudir a la reunión. - El tono usado por Chiesa era monótono, leyendo de forma casi automática lo que se había dispuesto en las notas que tenía justo delante suya. - Los antiguos miembros de los escuadrones 6 y 9 estarán al mando de Izumi Kaori. Los antiguos miembros de los escuadrones 7 y 10 a disposición de Kobayashi Hayato. Por último, los antiguos miembros de las divisiones 8 y 13 permanecerán bajo las órdenes de un servidor, Bastian Chiesa. 


Su mirada había bajado muchas veces hacia los papeles que se disponían delante suya, intentando no equivocarse en nada de lo dicho, aunque fueran referencias y datos muy obvios incluso para el shinigami más despistado, porque, quien más o quien menos, ya había recibido instrucciones de como se iba a desarrollar aquellos movimientos de cambio en la organización del Gotei. 

Una vez terminado su discurso, intentó seguir con su gesto serio, logrando más bien mantener solo la rigidez de su postura. Por ello, cuando fue a mirar los gestos que podían mostrar el resto de capitanes sentados a su lado, su cuerpo dio más la impresión de ser un maniquí o marioneta al que un titiritero le está moviendo la cabeza que el movimiento natural de una persona normal. 

Con la misma torpeza y falta de gracia, volvió a mirar a todos los ojos que se centraban en la figura del único capitán que se encontraba de pie, así que, tras carraspear ligeramente, decidió sentarse de nuevo, a la espera de que otro capitán hablara o alguno de los shinigamis hiciera algo de interés para continuar con la reunión.
avatar
Chiesa
Capitán Rei
Capitán Rei

Post : 1243
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reunión shinigami (Asistencia obligatoria)

Mensaje por Shihōin Katō el Miér Jul 10, 2013 7:44 am

Los capitanes fueron llegando con cuenta gotas, hasta que estuvieron todos. Todos salvo el grandullón Aoki, claro está. La escena se oscurecía con cada nueva sombra de aquellos rostros que ya conocían la noticia. El ambiente era fúnebre, aunque no fuera un cadáver lo que se velara.

Fue Chiesa quien, asumiendo las funciones heredadas del Duodécimo, comenzó con la oratoria. A Kato le llamó la atención la tranquilidad de su amigo y Capitán. Supuso que sería una medida para inspirar desasosiego al resto, a la multitud que les escuchaban. Tomó buena nota de ello, pues necesitaría una buena dosis en su turno.

El pequeño discurso del Capitán Rei explicó, de manera clara y concisa, la nueva distribución de poderes dentro del Gotei. No entró mucho más en detalles, pero tampoco había mucho más que decir. De todos modos, quiso añadir algo antes de pasar al siguiente punto de la reunión:

— La reestructuración ha sido necesaria debido a la merma de efectivos en nuestras fuerzas, junto con la desaparición de algunos líderes. — Mantenía el tono de Chiesa, como si su frase no fuera un saludo, sino una prolongación del discurso anterior. Para cualquier duda sobre la nueva infraestructura del Gotei, deberéis acudir a vuestros Capitanes, los cuales además os definirán las nuevas funciones a tomar. — añadió. — Ahora pasemos al siguiente tema.

Para ganar algo de tiempo, e imitando a su compañero, se movió con lentitud para meter la mano bajo su keikogi y extraer el portafolios que en él guardaba. Estaba marcado con el sello del Hospital Shinigami, aunque no viniera de allí, sino de las estancias de la antigua Primera División. Era una copia del informe sobre el estado de salud de Koyuki-sama. Kato lo depositó sobre el atril, abriéndolo y hojeándolo con paciencia. Lo había recogido esa misma mañana de manos del propio Aoki. A falta de éste en la reunión, Kato era el más indicado para informar del parte médico. Leyó un poco, continuando con el silencio que había prologando por una par de minutos, pero en seguida descartó la carpeta. Demasiados tecnicismos para exponer siempre lo mismo: que no tenían ni idea de qué le ocurría al Comandante. Levantó la vista, por primera vez desde que había hecho instaurar ese silencio, y observó los expectantes rostros de la multitud. Se asió al atril, como si la tarima bajo sus pies se tambaleara, y tomó aire para comenzar.

— Supongo que muchos habréis oído rumores, pero estamos aquí para confirmar lo ocurrido y exponeros todos los datos de lo que disponemos. — introdujo. Su tono era más ceremonial que con sus palabras anteriores; más solemne y sombrío. — Hemos sufrido un ataque en el corazón del Seireitei. — declaró, otorgando unos instantes para que la idea fluyera entre las masas. — No conocemos la identidad de los responsables, ni tan siquiera estamos seguro de que haya sido un ataque arrancar. Lo único certero del ataque son sus consecuencias: el Comandante Koyuki ha sido herido durante éste y se encuentra incapacitado. — Esta vez dejó menos tiempo ante tal declaración, para no hacer cundir el pánico. — Su salud es estable, pero se encuentra sumido en un profundo estado de inconsciencia. No sabemos aún por qué se encuentra en ese estado, ni como traerlo de vuelta, pero se halla en las mejores manos. El Capitán Aoki no tardará en encontrar una solución. — Se dio un respiro y lo dio al resto, para que asimilaran la noticia. Habrían corridos rumores por todo el Gotei, pero la información certera, antes del discurso del Shihoin, estaba en posesión de los capitanes, solamente. — También se investiga el ataque, para defendernos frente a otros en el futuro, además de para encontrar las causas de las… heridas del Comandante. — Usó esa palabra por no contar con una más precisa, aunque no era demasiado exacta, pues no mostraba agresiones externas.

El Gotei, como él, necesitaba un cambio sustancial. Se dice que el motor de estas catarsis debe surgir del corazón de cada persona, como individuo. Pero Kato no creía que fuera la única opción, ni la más efectiva. El entorno, las personas que lo rodeaban, podrían ser el detonante hacia la mejoría. El cambio no tendría que ser de dentro hacia fuera, por tanto, sino un cambio originado en el exterior y que se arraigue en cada uno de los allí presentes. En su caso, la transformación se había puesto en marcha tras el golpe de una huesuda mano. Kato se miró las suyas, cerrando el puño con firmeza. Lo apoyó sobre el atril, en gesto de firmeza.

— Hasta hoy siempre hemos contado con un líder sobre el que respaldarnos. Él ha sido nuestra red de seguridad. — comenzó de nuevo, tras la larga pausa. — ¿Significa eso que nos encontramos ahora solos ante el abismo? Yo no lo creo. — se contestó a sí mismo, con solidez en su voz. — Ahora todos seremos esa red para el resto. Necesitamos, más que nunca, la unidad de todos los shinigamis. — Por su mente se paseaban los enemigos del Gotei, más numerosos que nunca. A los arrancar se le sumaban el desconocido atacante, además de la erosión interna creada por la Cámara y los nobles. Tragó y respiró hondo. — Hemos sufrido demasiadas pérdidas. Las batallas se han sucedido sin que podamos recuperarnos de la anterior. Sin embargo, somos todos veteranos de muchas guerras, aunque muchos seáis aún jóvenes. — Recorrió con su mirada la multitud, localizando a esos rostros jóvenes de curtidas miradas en batalla. —  Debemos aprovechar esos ataques, ese sufrimiento compartido, para crear la comunión que nos permita afrontar los peligros que están por llegar. Os necesitamos, shinigamis. A todos y cada uno de vosotros. — Volvió a cruzar miradas con el público, tomando fueras para concluir y armando la mejor de sus pícaras sonrisas: — ¡Hagamos que Koyuki-sama se sienta orgulloso!

La multitud se puso en pie, irguiéndose en un perfecto gesto militar. El peliblanco capitán dejó que aquel sentimiento de unión aflorara un poco más, antes de dar por concluida la reunión. “Con este discurso habré completado mi más firme candidatura hacia la desheredación”, pensó para sí, con aires burlones. Y deseó que su padre se hubiera colado allí, por un instante, para que escuchara su particular declaración de guerra hacia su familia y su patriarca.  

— Con esto se da por terminada la reunión. Sé que ha sido corta, — No pudo evitar que su humor rompiera el protocolo. — pero os merecíais una explicación de lo ocurrido y aquí la tenéis. ¡Manos a la obra!

Y con la más radiante de sus sonrisas, se alejó del atril y volvió junto a sus compañeros que ya se levantaban. No quiso hablar con nadie, por lo que se limitó a dedicar unas cuantas sonrisas y a despedirse. Prefería volver a casa con buen sabor de boca.


Hablo - Pienso - Narro - Zanpakuteo



Shihōin Katō

¿Me juzgas por las apariencias? No deberías, pues mi aliado es el Kidō, y un poderoso aliado es...

avatar
Shihōin Katō
Capitán Makoto
Capitán Makoto

Post : 2253
Edad : 33

Ver perfil de usuario http://bautizadoentinta.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Reunión shinigami (Asistencia obligatoria)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.