Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas
» Muy buenas!
Jue Abr 30, 2015 3:40 am por Kenta

» Ethernia Ehlysea {Afiliación Élite}
Dom Mayo 25, 2014 7:56 am por Invitado

» Foro RPG Naruto (Élite) (caida de botones)
Dom Mayo 25, 2014 6:04 am por Invitado

» holau gente ^^
Lun Mayo 12, 2014 6:03 am por taider kend

» Foro RPG Naruto (Élite)
Sáb Mayo 03, 2014 7:20 am por Invitado

» School of devil way [Elite]
Dom Mar 23, 2014 7:39 am por Invitado

» Attack On Titan ;; Reapertura [Cambio de Botón - Normal.]
Mar Ene 14, 2014 1:09 pm por Invitado

» Anime Rol [Élite]
Dom Dic 08, 2013 3:51 pm por Invitado

» I Want Candy! {Invitación}
Lun Nov 11, 2013 9:54 am por Invitado

» Homines Hortum || Élite [Yaoi]
Dom Oct 20, 2013 2:42 pm por Invitado

Miembros del Staff
Bleach Legend StoryDarkest Night: El foro de rol de DC Comics Never AfterHeart BlackBleach: Shadow Of SeireiteiCity of HorrorKikanKikan Sword Art Online (SAO)Mariollette Empire ~ ROLTrono de Poniente Nova Orbis











Recordatorio: El tamaño de los botones deberá ser obligatoriamente de 40x40
Shiki Topsite! Sekai Anime Top List  Kuroi Bara Lista Top  Lista Top Onigroup ROLTop4Us BRA Topsite Roleplay Monster
Este skin ha sido diseñado por Deimos y modificado por el Staff de Souls&Swords por lo que la copia o distribución de los códigos está prohibida. El código de algunas descripciones pertenece a Remember. Agradecimientos a Haru por compartir el código de la portada con nosotros.




División Dividida 3: El equipo de investigación

Ir abajo

División Dividida 3: El equipo de investigación

Mensaje por Izumi Kaori el Jue Jun 09, 2011 7:07 am

Una mujer. Una joven de cabello oscuro, liso y largo aguarda en su habitación. Su rostro, del mismo color de la porcelana, se muestra ausente, perdida en mil emociones, en mil recuerdos. Su esbelto cuerpo, pulido a base de entrenamiento, se encuentra oculto por un hakama negro y encima de éste, el haori que daba fe de quien era su portadora, la temible Dama de Hierro, dirigente del Sexto Escuadrón. De brazos cruzados, junto a la ventana, deja que el sol, el divino astro rey, la envuelva de luz y entonces el lector ve lo que lleva en las manos: una máscara, pero un antifaz normal o un simple objeto de decoración. Este trozo de hierro es una amenaza, una que llevaba su nombre, o más bien el mismo símbolo que la muchacha portaba en la espalda, el 六de color negro. Apretó la máscara en su mano enguantada y entonces se dio la vuelta, con el rostro ya no tan sereno, sino más bien lleno de decisión. Sin pensarlo demasiado desliza las puertas de sus aposentos y encamina sus pasos hasta su despacho. Y es entonces cuando su mente intenta unir todos los hilos, hacerse una composición de lugar y decidir que es lo que va a hacer a continuación.

Han pasado muchas cosas desde que fue nombrada capintana, tantas que a veces se le escapa de las manos algún detalle, pero no el suceso de Yagami y Sagara, que aún se encuentran en su cárcel a la espera de ser juzgados. Todo había ocurrido en una tranquila noche de hermosa luna, mientras todos dormían. Una persona desconocida ( al menos que no se dejaba conocer) había tenido la osadía de entrar en los aposentos de Kaori y sus intenciones eran, más bien, oscuras, pero su fuerza, insuficiente. Tras que los eficientes shinigamis del cuarto escuadrón curaran el rasguño que el ataque le produjo en la mano, el siempre altanero Yagami Haruki había sido apresado para ser interrogado, pero las cosas no habían salido como ella habría podido esperar. De ahí que se viera a sí misma, junto a los shinigamis curanderos y a los propios soldados que ella había mandado para buscar a su atacante (el desaparecido teniente Natsu y las shinigamis rasas Amako Noriko y Takanawa Saki) enzarzados en la búsqueda de éste y del mismo Yagami que, tras darles una sorpresa durante su cautiverio, también había escapado.

La conclusión fue clara, la superioridad numérica y el estado del atacante (el ya nombrado y herido Sagara) hicieron que los dos shinigamis que habían perpetrado el asalto a la división, fueran puestos a buen recaudo en los calabozos que allí se encontraban para tal efecto. Y aunque se negaban a hablar, todos (o al menos la gran mayoría) pensaron que aquello que había ocurrida solo había sido un plan de esos dos que habían perpetrado y llevado a cabo sin la menor organización. La recepción de la máscara que llevaba en la mano mientras encaminaba sus pasos al despacho había hecho saltar todas las alarmas, al menos las de su cerebro, porque el único que conocía la información, además de sí misma, era Liang, el joven y apuesto shinigami (ya tercer oficial) del séptimo escuadrón. Y en él, aunque no exclusivamente, pensaba, cuando se sentó en su escritorio y sacó pergamino y pluma. No era la mejor estratega de la Sociedad de las Almas, ni mucho menos, esos trabajos se los dejaba al brillante capitán Kobayashi, pero su escuadrón era el que se encargaba de defender la seguridad, la justicia, y era su labor como capitán encargarse de estos asuntos. Pero no era tan ilusa como para permitir dejar todo en manos de sus chicos. Una comisión de investigación debía estar formada por un equipo bien completo, de modo que pensó en aquellos shinigamis que mejor realizarían el trabajo, tanto dentro como fuera de su escuadrón. Empezó a garabatear a toda velocidad y fue componiendo una lista de soldados en los que pudiese confiar.

Amako Noriko
Había participado en la primera parte de la investigación y estaba segura que con las sensaciones que había vivido entonces podría hacer un buen trabajo. Era una chica fuerte y decidida y no dudaba de lo lejos que podía llegar sino se desviaba de su camino. Era el diamante en bruto de la División, y aunque a veces quería correr demasiado y metía la pata (la última vez que con el absurdo asunto de los pitapollos) confiaba lo suficiente en ella como para darle esta oportunidad.

Miyamoto Kenji
Uno de los hombres más interesantes de la División, un guerrero nato, un samurai que había cambiado su caballo y sus riquezas por ayudar a los demás. La mujer sabía cuanto podía ofrecer el shinigami, y también lo bien que podría hacerlo en este asuntos Aunque en algunas cosas no estaban de acuerdo, incluso Valeria-taichou se había dado cuenta de el problema que tenía Kenji con la autoridad, la nueva capitana sabía que aquel hombre de cabello desaliñado y barba incipiente era un justiciero, y contaba con él.

Hasekura Akako
El extraño shinigami de cabello rojizo siempre le había parecido a la insufrible Dama de Hierro un enigma. Aunque le consideraba un buen conservador y alguien con mucha chispa, nunca había destacado especialmente en las misiones, de ahí que la capitana quisiera tenerle en esta. A fin de cuentas, y a Kaori le importaba bien poco su aspecto, era un shinigami de su escuadrón, y debía poder demostrar sus habilidades. La joven capitana estaba deseando verlas.

Liang
Pese a haberlo conocido en unas circunstancias especiales, el tercer oficial del séptimo escuadrón le daba una confianza que muchos de su escuadrón aún no habían conseguido. Le parecía una persona sincera, fiel a sí mismo y con muchas ganas de aprender. Además había sido él quien había entregado el paquete y Kaori tenía muchas ganas de ver hasta donde era capaz de llegar por encontrar la verdad de todo aquello. Eso era lo que más le importaba a Kaori.

Kantarou Naboru y Karuga Tatsuro
Los chicos del Cuarto Escuadrón habían sido todo un descubrimiento para Kaori, que había encontrado en ellos durante el ataque todo el respaldo que le hubiera cabido esperar de sus propios soldados. Además de haber curado la herida de su mano, habían sido tan gentiles como para ayudarla en el interrogatorio. Estaba segura que contar con su experiencia y saber hacer vendrían muy bien para el buen fin de la misión que prontamente iba a encomendarles.

Kawasumi Hotaru
La efervescente Hotaru, como siempre pensaba Kaori cada vez que la tenía delante, era la apuesta personal de la capitana con menos paciencia del Seireitei. Había pensado mucho sobre ella y la idea de incluirla en la investigación. La curiosidad y la esperanza habían finalmente ganado la partida y esperaba poder ver más de la chica con la que se había bañado y bebido sake en el Rukongai. ¿Quién sabe si aquella misión servía para poner a prueba a la controvertida shinigami del tercer escuadrón?

Hatsuya Yamato
A medio camino entre su propia división y la de Kaori, a la chica le llamaba poderosamente la atención este muchacho. En su primer encuentro habían saltado emociones de todo tipo entre ellos, desde que la joven le había golpeado en el patio hasta que la dama de Hierro le había propuesto que se alistase en su escuadrón. Había contado en la misión con él porque admiraba su fuerza y su determinación, ambas, sin dudas, cualidades necesarias para la investigación que pronto tendría lugar.

Renshū Otokonoko
En vistas que había decidido tener un abanico amplio de shinigamis y sus correspondientes habilidades para llegar al fondo de todo aquel turbio asunto, había decido pedirle a Yoruko referencias sobre alguno de sus muchachos. Ante la sorpresa de Kaori ella le había ofrecido a Ren, un niño de alrededor de 12 años. Aún así, la impaciente capitana había decidido seguir los consejos de su amiga y aceptar al jovencito en el grupo. No sabía casi nada de él, pero confiaba en Yoruko.

Hattori Hideyoshi
El último en incorporarse a su grupo. Y seguramente ni siquiera supiese porqué Izumi había pensado en él para esta misión. Lo había conocido durante una misión conjunta de su escuadrón y el de Kuchiki fukutaichou. No es que el joven hubiera hecho nada especial para que Kaori quisiera tenerlo en el grupo. Era algo más bien de tipo sensorial. Por alguna extraña razón, que ni ella misma entendía, aquella tranquilidad que despedía el shinigami le parecía imprescindible en la investigación.

Una vez hubo elegido a las personas que creía más idóneas para realizar el trabajo, observó los nombres allí escritos y tomó otro trozo de pergamino para confeccionar la carta que mediante una mariposa negra les llegaría a todos. Con letra clara rasgó el papel y tras releer varias veces lo que había plasmado allí se sonrió a si misma y creyó que había escrito lo que debía, ni más ni menos.

La capitana del sexto escuadrón, Izumi Kaori taichou requiere vuestra presencia en su despacho dentro de dos horas para tratar un asunto de vital importancia y para el que cuenta con vosotros.

[FDI: Por fin he podido colgar esto. Espero que os guste mucho y que os involucréis en esta trama. He estado hablando con Noriko y ella termina los exámenes dentro de dos semanas. De momento vamos a dejarla la última, y si vemos que sigue sin llegar ya la introduciré yo luego. Si alguno de los aquí nombrados no puede postear o ya no le apetece, que me lo comente para editar este post. Saludos a todos ^^]
avatar
Izumi Kaori

Post : 584

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: División Dividida 3: El equipo de investigación

Mensaje por Kawasumi Hotaru el Lun Jun 13, 2011 2:02 pm

Hotaru disfrutaba examinando aquel libro; admiraba la belleza de los grabados y la musicalidad exquisita de los poemas, que iban relatando de forma muy hermosa diversas historias tradicionales. La mayoría trataban sobre amor, y, tal y como en la mayoría de escritos que empleaban este tema para sus obras, el desenlace solía ser bastante trágico para sus protagonistas, aunque no era algo que le desagradase. Realmente, nadie sabía escribir bien sobre amores felices.

Siento el vacío
crecer en la montaña.
Las flores,
ojos del mundo,
han desaparecido todas.


El jugo de la ciruela le resbaló por la comisura de los labios al morder el fruto. La pulpa era blanda y casi se le deshacía en la boca, bañándole la lengua con un gusto dulce y refrescante. Se relamió y prosiguió con la lectura entre bocado y bocado, hasta que un ruido le hizo levantar la cabeza y mirar en derredor. El viento agitaba las hojas de los arces del jardín. Entre la descuidada fronda del Tercer Escuadrón y los troncos de los árboles, la luz del sol se escurría con un destello blanco y dorado, creando irregulares manchas de luz sobre el suelo. Había escogido ese sitio porque era solitario y tranquilo, el lugar idóneo para entregarse al placer de leer cosas como aquella sin tener que soportar las miradas o risitas de algún estúpido de su División.

"A ver quién viene a joder ahora" pensó con molestia mientras se ponía en pie, cerrando el volúmen encuadernado y colocándoselo bajo el brazo. Caminó, agudizando el oído y escudriñando entre las ramas. No había nadie, y sin embargo...

"¿Un cascabel...?"

Guiada por ese sonido, similar al repicar de una campanilla de cristal, condujo sus pasos sobre el apelmazado manto de hojas caídas y barro seco que adornaban la tierra a modo de tapiz natural. Un nuevo tañido y la encontró, enredada en el confuso diseño de una tela de araña.

-Joder. Ya podrías traer la noticia de que hay guerra y no nos llega porque se te come una araña- comentó, observando cómo el insecto hacía temblar el entramado con su nervioso aleteo. Alargó una mano y lo despegó cuidadosamente de los filamentos de seda, deshaciendo por accidente el frágil tapiz. Por fin libre de su cautiverio, la Jigokucho revoloteó alrededor de Hotaru, como agradeciéndole el gesto.- Supongo que de nada.
Para su sorpresa, la mariposa se posó sobre uno de sus hombros, transmitiéndole un mensaje de voz:

"La capitana del sexto escuadrón, Izumi Kaori taichou requiere vuestra presencia en su despacho dentro de dos horas para tratar un asunto de vital importancia y para el que cuenta con vosotros."

-¿Izumi-taichou...?- murmuró, perpleja, al tiempo que la Mariposa Infernal se alejó, alzando el vuelo.

~*~



Había tenido tiempo de sobra para ir hasta su habitación a dejar el libro, asearse un poco y tomar su zanpakutou. También había tenido la oportunidad de comerse un poco la cabeza con el mensaje, que no aclaraba nada sobre el motivo de que su presencia fuera requerida en el Sexto Escuadrón. "Vital Importancia" resultaba un término muy confuso si pensaba en que no pertenecía a la División de la Dama de Hierro ni era persona de su confianza. ¿Por qué la necesitaría entonces?

Con curiosidad e inquietud se internó en las dependencias del Escuadrón de Justicia -ya sólo por el nombre impresionaba-, dirigiéndose al despacho de la Capitana, cuya ubicación le habían indicado al preguntar en la entrada. Caminaba con cierta premura a pesar de ir bien de tiempo, quizás porque estaba deseando descubrir qué le esperaba. El mensaje transmitido por la jigokucho daba a entender que Izumi-taichou había convocado a varias personas, si bien en ningún momento pronunció ningún nombre.

"Veamos qué nos depara este encuentro."

Contuvo el aliento y avanzó con paso firme por el pasillo, viendo ante sus ojos la puerta shoji que daba acceso al despacho de la temible Capitana.


avatar
Kawasumi Hotaru
Teniente Rei
Teniente Rei

Post : 1085
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: División Dividida 3: El equipo de investigación

Mensaje por Renshū Otokonoko el Mar Jun 14, 2011 12:04 am

La Capitana Yoruko le había recomendado para una nueva misión, esta vez era para ayudar a la jefa del Sexto Escuadrón, le había dicho el nombre, pero no se acordaba era un nombre muy raro...Irumi, Ifumi Kagori....tenía que ser ese nombre, estaba seguro de ello...tan seguro como puede estar una mente distraída cuando le dan ordenes.

Total, que le habían dado una nueva misión, pero que tenía que esperar a que aquella Capitana con extraño nombre le llamase. Para hacer tiempo y no aburrirse se fue a su habitación con su peluche. La habitación era sobria, demasiado para lo que serían los cánones de un niño. Abriendo la puerta del cuarto podía verse un armario incrustado, donde guardaba sus trajes de repuesto, en la pared izquierda y un futón azul de su tamaño. De frente se veía el único punto de luz, una gran ventana con vistas a la torre blanca y el senkaimon.

Abrió la puerta del armario y sacó una caja de madera con esfuerzo, las baldas estaban un poco altas y tenía que ponerse de puntillas para poder alcanzarla, y la depositó en el suelo para poder cerrar la puerta del armario. Empujó la caja con el pié y metió a Makoto dentro -Tu eres el maquinista y yo soy el pasajero y tienes que llevarme hastaaaa...- miró la habitación con una sonrisa, eligiendo el punto de destino de aquel magnífico tren -¡ahá!...allí- dijo, señalando a la ventana. -Pasajeros al treeeen....chucu,chucu,chucu, chuuuuu,chuuuuuu- arrastró la caja por el suelo imitando el sonido de los trenes, haciendo eses para que el recorrido fuese más largo. Llegó a su destino y se apeó del tren, recogiendo al maquinista y abrazándolo con fuerza en el proceso. Miró el cielo a través de la ventana cerrada y le apeteció asomarse, pero era muy alta. De una patada le dio la vuelta a la caja y con un ligero empellón la puso pegada a la pared. Con mucho cuidado se subió en lo alto y abrió el ventanal, sacó la cabeza y apoyó sus brazos en el quicio, una suave brisa le revolvió los rubios cabellos. Le gustaba aquél paisaje, tantas casas juntas, tanta gente por conocer y a la que hacer bromas...sonrió, allí sí que se estaba bien y no en el rukongai, con tanta gente mala y extraña.

Una mariposa negra apareció impulsada por el viento, acercándose a Renshu. Este tendió un dedo para que el animalito se posara. El niño la protegió del aire metiendola en el cuarto. El insecto traía un mensaje para él. -Aaaah, así que se llama Izumi Kaori. No lo olvidaré esta vez- Salió de su cuarto arrastrando el peluche consigo. Tendría que preguntar a alguno de sus compañeros del segundo donde quedaba el sexto escuadrón y cuales eran las dependencias de la Capitana.

***

Era extraño, cuando preguntaba la gente torcía el gesto y se marchaba dando una rápida escusa. Frunció el ceño, si aquello seguía así llegaría tarde, haría quedar mal al escuadrón y se llevaría la bronca. No quería llevarse la bronca de ninguna manera así que al siguiente shinigami que se cruzó con él le salto encima, apoyando los pies en el pecho del shinigami y agarrándolo con la mano libre por el cuello del kimono -Dime como llegar al Sexto Escuadrón, ¡ahora!- Su cara había cambiado y su voz también. El sorprendido levantó la mano temblando y señaló en una dirección. Él sonrió y saltó al suelo, hizo una reverencia y dio las gracias con una sincera sonrisa. Ya sabía lo que necesitaba, así que se encaminó a su destino tarareando una infantil melodía.

(La canción que tararea: http://www.mamalisa.com/mp3/donguri.mp3 )
avatar
Renshū Otokonoko
Raso Yu
Raso Yu

Post : 162
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: División Dividida 3: El equipo de investigación

Mensaje por Amako Noriko el Vie Jun 17, 2011 6:50 am

Un lazo verde envolvía el suave y largo cabello rojizo de Noriko. Algunos cabellos eran tan cortos que difícilmente podía apartárselos de su rostro lleno de sudor. Entrenaba como todos los días en el mismo lugar de siempre. Había preferido quitarse el keikogi tanto el blanco como el negro y vendarse el pecho. No quería ensuciarse el keikogi nuevo que le habían dado hace poco con rasguños de katana y sangre. Prefería tener un par de cortes en su piel antes que volver a pedirle otro a la capitana y ocasionarle más problemas.

Blandía su zampakutoh de un objetivo a otro. Había dejado por un tiempo el entrenamiento de Kidoh por lo ocurrido con aquel joven. Y prefería centrarse en el zanjutsu y después pasar a su Shikai, el cual no le resultaba muy costoso manejarlo si dominaba primero la katana sin problemas. Ella interpretaba el Shikai como una magia, como un Kidoh unido a la zampakutoh, y no quería depender siempre de él. Debía proteger a los suyos con uñas y dientes si era preciso, antes que acostumbrarse a aquello. ¿Qué pasaría si un día no pudiese liberarlo? No, no quería depender de él.

Un sonido parecido al de un cascabel recorría su oído derecho. Y allí estaba, la mensajera del dios de la muerte, una pequeña criatura alada y negra. Su capitana le necesitaba con urgencia al parecer, y no quería llegar impuntual, pero tampoco desarreglada. De una fuente cercana cogio agua con sus manos puestas como si fuese un cuenco y se derramó el agua por toda su tez y su cuerpo. Se secó con una pequeña toalla que siempre llevaba limpia a los entrenamientos y se vistió con sus dos keikogis.

Corría en dirección el despacho de su capitana, mientras se deshacía su coleta y se soltaba su melena ondeando con los pasos ligeros y sus grandes zancadas. Esquivaba a todo aquel que podía. Parecía que el suelo crujía por donde ella pasaba de la fuerza y el empeño en que ponía llegar. Intentaba no tocar a la gente para pasar, ellos mismos se apartaban al ver aquella ráfaga pelirroja corriendo por los pasillos.

Finalmente llegó a su puerta, se colocó de rodillas y se sentó sobre sus propios talones, llamó a la puerta y abrió con ambas manos. Agachó todo su cuerpo como una reverencia, de las que hacían las mujeres cuando traían el té a los hombres, una mujer sumisa, pero no con cualquiera, solo ante su capitana.

- Aquí estoy Izumi Kaori taicho
avatar
Amako Noriko
Raso Gi
Raso Gi

Post : 482
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: División Dividida 3: El equipo de investigación

Mensaje por Hattori Hideyoshi el Sáb Jun 18, 2011 1:09 am

Estaba frente a su mesa, rodeado de papeleo de lo más aburrido: limpieza del Seireitei, insubordinaciones, cuestiones sobre vestuario... en definitiva, asuntos internos del Seireitei. El cometido de la sección daba a entender seriedad, orden y mantenimiento de los valores del Seireitei; pero la realidad es que por su mesa pasaban informes de toda índole.

Estaba exhausto. Llevaban una temporada faltos de personal y eso se hacía notar en el trabajo de cada individuo, aunque siempre había alguno que no cumplía. Su aguante se terminó por aquel día, retiró la silla, dejó todo ordenado y salió a la zona ajardinada que tanto le agradaba.

Allí tenía su árbol reservado, uno que daba una sombra excepcional según el shinigami. Era un lugar tranquilo, siempre ambientado por el fluir del agua de la fuente y por el cantar de algún espontáneo pajarillo. Lo único que rompía de vez en cuando aquella serenidad eran los pasos sobre la madera de loa pasillos cercanos, pero por suerte era la hora de comer y todo el mundo estaba a ello.

Un cascabel mecido por la brisa irrumpió en la melodía. Yosh estaba recostado sobre el tronco con una rodilla flexionada, y fue en ella donde la mariposa decidió apoyarse. —¿Una misión...? Izumi-taicho...¿Por qué me hará llamar?—Tenía tiempo, así que se dirigió primero a su habitación para adecentarse un poco mientras intentaba adivinar mentalmente de qué trataba todo el asunto.

~*****~

Su caminar ya se localizaba en el 6º Escuadrón. A pesar de que en teoría sabía donde estaba, había decidido no ir por los tejados, lo que le había costado cinco minutos por una equivocación de calle, la magia del Seireitei.

Pero por suerte ya estaba en el escuadrón y en busca del despacho de la Dama de Hierro. Realmente no sabía donde estaba dicho despacho así que siguió su intuición y siguió a lo que parecía un mensajero cargado de informes. Realmente el mensajero no se dirigía al despacho pero por el camino pudo distinguir a una shinigami pelirroja corriendo por los pasillos. —Noriko-chan... siempre tan enérgica. Sin duda debe dirigirse hacia el despacho.—Se apresuró y l aalcanzó en el mismo umbral de la puerta. Esperó a que terminase de presentarse, para antes de que cerrase la puerta hacer lo propio.

Hincó una rodilla en el suelo haciendo la típica reverencia de los informadores.

Hattori Hideyoshi del 9ºEscuardón, a su servicio.
avatar
Hattori Hideyoshi

Post : 70
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: División Dividida 3: El equipo de investigación

Mensaje por Liang el Dom Jun 19, 2011 12:01 am

La mañana despertó tibia y tranquila, siendo observaba por aquel jinete olvidado como todas las mañanas que había pasado desde el primer día en el Gotei. Recibía al sol como al primer mensajero del día, como si esperase, de alguna forma vislumbrar en el horizonte alguna caravana a la que escoltar y vigilar; un sueño lejano y difuso que perdía su forma y despertaba como un frágil sentimiento que se quebraba poco a poco.

Como todas las mañanas, el recién nombrado oficial del séptimo escuadrón había despertado poco antes del amanecer, cuando las primeras luces pálidas comenzaron a inundar las estancias silenciosas del escuadrón. Aunque a diferencias de otras mañanas, aquella pálida y serena salida del sol, la había recibido desde las salas de entrenamiento. Ahora que tenía mayores responsabilidades no quería dormirse en los laureles, la necesidad imperiosa de sentirse útil se le había impuesto como un yunque sobre la espalda. Una responsabilidad a la que desafiaba cada mañana. Tras un arranque vigoroso del día, Liang había terminado zambullendo la cabeza en el agua de los baños para despejarse y el cabello goteando agua, terminaba de ajustarse el vendaje que cubría sus pesados brazales. No le gustaba admitir que un par de días sin entrenamiento lo habían entumecido un poco y ahora, sus muñecas estaban siendo sacudidas por ligeros y molestos calambres. Listas las vendas y el cabello desordenado, se aseguró de haber revisado bien las tareas programadas del día cuando el suave aleteo de una mariposa llegó hasta su hombro.

El mensaje no podía ser más claro. Dispuso cuando pudo para dejar sus tareas en orden, pues la petición de Izumi-taicho no se haría de esperar. Además estaba casi seguro de porqué lo había mandado llamar a él: la máscara. No sabía qué otra cosa podía aportar, pero asumió que debía tomar su papel en aquel asunto. Dejó una nota a nombre del capitán Kobayashi explicándole en sucintas palabras que la capitana Izumi lo reclamaba para un asunto importante, y que cuando terminase y la capitana lo dispusiera, le relataría su intervención.

Dejó el escuadrón con tiempo holgado para dirigirse al sexto. Sus pisadas no se parecían a las de cualquier shinigami, porque a diferencia de ellos, iba con botas; le gustaba tener los pies bien cubiertos. Vislumbró a un par de shinigamis por los pasillos a los que no conocía de nada y parecían ir con prisa; no aligeró el paso. Correr en un espacio cerrado causaba mala impresión. Así que cuando la puerta se cerró delante suyo, éste volvió a abrirla.

-Buenos días -saludó con una sonrisilla leve; inclinó la cabeza al ver a la capitana-. Izumi-taicho... Aquí presente Liang, tercer oficial del séptimo escuadrón.



OFF: Kaori, Kenji vendrá con retraso... no tiene internet.
avatar
Liang
Oficial Meiyo
Oficial Meiyo

Post : 151
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: División Dividida 3: El equipo de investigación

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.