Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas
» Muy buenas!
Jue Abr 30, 2015 3:40 am por Kenta

» Ethernia Ehlysea {Afiliación Élite}
Dom Mayo 25, 2014 7:56 am por Invitado

» Foro RPG Naruto (Élite) (caida de botones)
Dom Mayo 25, 2014 6:04 am por Invitado

» holau gente ^^
Lun Mayo 12, 2014 6:03 am por taider kend

» Foro RPG Naruto (Élite)
Sáb Mayo 03, 2014 7:20 am por Invitado

» School of devil way [Elite]
Dom Mar 23, 2014 7:39 am por Invitado

» Attack On Titan ;; Reapertura [Cambio de Botón - Normal.]
Mar Ene 14, 2014 1:09 pm por Invitado

» Anime Rol [Élite]
Dom Dic 08, 2013 3:51 pm por Invitado

» I Want Candy! {Invitación}
Lun Nov 11, 2013 9:54 am por Invitado

» Homines Hortum || Élite [Yaoi]
Dom Oct 20, 2013 2:42 pm por Invitado

Miembros del Staff
Bleach Legend StoryDarkest Night: El foro de rol de DC Comics Never AfterHeart BlackBleach: Shadow Of SeireiteiCity of HorrorKikanKikan Sword Art Online (SAO)Mariollette Empire ~ ROLTrono de Poniente Nova Orbis











Recordatorio: El tamaño de los botones deberá ser obligatoriamente de 40x40
Shiki Topsite! Sekai Anime Top List  Kuroi Bara Lista Top  Lista Top Onigroup ROLTop4Us BRA Topsite Roleplay Monster
Este skin ha sido diseñado por Deimos y modificado por el Staff de Souls&Swords por lo que la copia o distribución de los códigos está prohibida. El código de algunas descripciones pertenece a Remember. Agradecimientos a Haru por compartir el código de la portada con nosotros.




Un tigre fuera de su habitat [Flashback]

Ir abajo

Un tigre fuera de su habitat [Flashback]

Mensaje por Lyra el Sáb Mar 05, 2011 11:13 pm

El sol se ocultaba en el horizonte y sus últimos rayos de luz anaranjada se colaban por los huecos en las ventanas de la sala de juntas. Esta era una amplia sala rectangular de madera bastante austera en cuanto a su decoración. Los shinigamis del tercer escuadrón se sentaban en cojines dispuestos en perfecta simetría que se encontraban en el suelo, al fondo de la sala había un estrado sobre el que se colocaban otros dos cojines, en uno de ellos se sentaba con expresión divertida la capitana del tercer escuadrón, Iruna Rayka. A su derecha, siendo objeto de todo tipo de rumores, cuchicheos y risas por parte de sus nuevos compañeros de escuadrón, Lyra Wonderwall.

La apariencia del shinigami había cambiado bastante desde la última vez que había visto a la capitana del tercer escuadrón. Se había arreglado un poco aquel pelo desgreñado y se había afeitado la salvaje barba, algo que no le dejaba de hacer sentir incómodo, por lo que movía constantemente la mano en dirección a la barbilla para tratar de palpar algo que ya no estaba sobre su rostro. Tenía una expresión seria y ninguno de sus músculos se movía lo mas mínimo, como si de una estatua se tratase.

-Como siempre nos complace recibir nuevos rasos en nuestras instalaciones. Comenzó el discurso la capitana en una voz seria que sonaba demasiado fingida. Tras el discurso formal que duró aproximadamente cinco minutos todos los músculos de la capitana se relajaron y una sonrisa socarrona se dibujó en su rostro -Este es Lyra Wonderwall, nuestro nuevo esclavo. ¡Podeis acercaros a saludar que no muerde, ¿verdad tigre?! El teniente lanzó un gruñido ante la burla de su capitana y se revolvió incómodo en su asiento.

"Por que cojones me abré metido en esto..." Pensó Lyra reprimiendo un suspiro. Hacía años había soñado con este día, el día en el que se graduara y entrara en uno de los trece escuadrones. Ahora se encontraba como un animal fuera de su habitat natural, se encontraba alterado y en estado de alerta, podía oler en cada rincón de las intalaciones del escuadrón que aquel no era su sitio.

Sin poder hacer nada para evitarlo, Lyra se puso en pie para recibir una interminable y larga procesión de apretones de manos, palmadas en la espalda, y bromas que no tenían gracia ninguna. La verdad es que era realmente tedioso tener que "agradar" a todos sus compañeros si quería llevar una vida mas o menos tranquila. Poco a poco los músculos de su mano comenzaron a agarrotarse y sus piernas daban calambres... y todavía no había saludado a todo el mundo.

Lo que Lyra no sabía es que su tortura solo acababa de empezar.

[Off: Puedes rolear cualquier acción de la capitana ^^, siento la escasa longitud]
avatar
Lyra
Raso Rei
Raso Rei

Post : 133
Edad : 25

Ver perfil de usuario http://www.indielocus.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tigre fuera de su habitat [Flashback]

Mensaje por Kawasumi Hotaru el Dom Mar 06, 2011 11:49 am

Aquello era bastante diferente a lo que había vivido antaño, en el sucio y marginal Kusajishi, en los barrios modestos del Rukongai o incluso en la Academia de Artes Espirituales. Era diferente y le gustaba. En el Tercer Escuadrón había encontrado compañeros y gente afín, relaciones sociales y simpatías que no había tenido con anterioridad. El día a día en el Seireitei era movido y dejaba poco tiempo para el aburrimiento, además de que recibir un sueldo seguro como compensación a su trabajo era bastante estimulante. Ser una chica joven no era un problema cuando varios altos cargos eran mujeres, y los orígenes humildes o la dura existencia que hubiera podido tener en el pasado eran más motivo de econversación entre los compañeros que de vergüenza. Tampoco ser una descarada la convertía en el blanco de las críticas o reprimendas de otros, porque allí casi todo el mundo trataba a los demás de un modo desenfadado y próximo. Y esto precisamente se debía al carácter especial de su Taicho, que era quebradero de cabeza para más de uno de los camaradas con los que compartía título.

Iruna era una de esas mujeres inquietas que no temían mirar cara a cara al mundo. A pesar de su aspecto ordinario y la engañosa imagen de incompetente que solía inspirar en los demás, poseía una de las mentes más avispadas de toda la Sociedad de Almas. Ni siquiera las bromas pesadas que solía gastar continuamente a sus colegas y superiores ni las cuasi catastróficas consecuencias de las mismas conseguían ensombrecer los resultados de su excepcional talento. Además era imposbile permanecer mucho tiempo enemistado con ella, porque tenía un don especial para caer bien a la gente. La misma Hotaru había jurado darle muerte en más de una ocasión al verse afectada por sus payasadas, pero cada vez que se lo proponía, acababa con un brazo sobre el hombro de la mujer y el de ésta en el suyo, ambas borrachas y cantando en el salón común del Escuadrón mientras otros compañeros batían palmas o las superaban en hacer el ridículo. Y es que si por algo era conocida la División de Ataques a Distancia, era por las monumentales juergas que tenían cabida en sus muros noche tras noche.
De ahí que fueran tan criticados por los miembros de los otros doce batallones que conformaban el Gotei...

Un suspiro en la otra punta de la sala hizo que la peliblanca dejara de curiosear por un momento la cesta de potingues perfumados y mirara hacia aquella dirección.

-Si quieres, podemos decirle a Maya que venga con nosotros- comentó Akio, que estaba cepillándose el largo cabello, mejor cuidado que el de muchas mujeres que conocía, y se observaba en el espejo de la habitación. El reflejo del cristal mostraba un rostro joven y hermoso, tanto que solía despertar las envidias del género opuesto-. Aunque a mí no me cae bien; es una zorra.

Hotaru rió ante la crítica, abriendo el tarro de crema hidratante que le había cogido al coqueto shinigami. En el tiempo que llevaba en el Escuadrón había conocido a varias personas, pero sin duda, una de sus favoritas era aquel hombre con el que compartía habitación; a Iruna le traía sin cuidado la distribución de los dormitorios, ni lo que ocurriera en ellos durante la noche, mientras no hubiesen escándalos demasiado graves. Pero ellos dos no tenían precisamente una aventura, ni mucho menos, en primer lugar porque a Akio no le atraían las mujeres. Había trabajado desde muy joven en una casa de té kagema, proporcionando entretenimiento y diversiones menos sofisticadas a otros hombres. Casi nadie conocía cómo había llegado a hacerse shinigami, pero a menudo los rumores que corrían en torno a él eran crueles y peligrosos.

-¡Ni se te ocurra comértelo!- exclamó de pronto, habiendo advertido las intenciones de su amiga. Hotaru había recogido una pequeña cantidad de la crema con el dedo, que estaba compuesta a base de bayas silvestres, y se lo llevaba con toda seguridad a la boca para probarlo.

-Joder, es que huele tan bien que dan ganas...

Akio puso los ojos en blanco y fue a sentarse junto a ella, quitándole el envase de las manos para luego aplicarle el producto en la cara, como era debido. Al principio se resistió, golpeándole las manos para que las apartase de su rostro, pero finalmente se dió por vencida, dejándose hacer. Al fin y al cabo, había perdido contra él en esa guerra por hacerla ver más femenina; el cabello blanco, que prefería llevar corto y revuelto, ahora caía en una cascada de suaves ondas y rizos por su espalda. El muy maldito se divertía arreglándola como si fuera su muñequita, exhibiéndola por el Rukongai en sus horas libres, como pensaba hacer precisamente esa noche. Él decidía cómo iría vestida y maquillada, qué adornos completarían el recogido de su cabello, y todo de tal modo que combinase a la perfección con los atuendos que luciría él mismo. Y aunque la mujer se molestase en dar señas de insumisión, ambos sabían que había cedido por completo a sus caprichos, si bien no llegaba a saber el porqué de esta decisión.

El ruído de la puerta abriéndose les hizo mirar de quién se trataba, encontrando la figura del sexto al mando de la División clavada en el umbral. Allí pedir permiso o avisar antes de entrar a un espacio privado estaba fuera de lugar.

-Siento ser heraldo de malas noticias...- comenzó, con fingida gravedad.- Pero Iruna-taicho nos ha convocado a todos en la sala de juntas, y me temo que no podréis escaquearos esta vez. Está muy entusiasmada con su nueva adquisición, y quiere que todos la veamos.



~*~

Miró a Akio de soslayo para después desviar sus ojos verdes hacia una de las ventanas de la habitación, a través de la cual se veía el fulgor anaranjado que iba anunciando el final del día. Mientras ella ignoraba el discurso de la Capitana, sentada de forma tan incómoda en aquel almohadón, su amigo no se demoraba en recaudar toda la información posible del nuevo, cuchicheando con los que ocupaban el asiento cercano al suyo. No entendía a qué venía tanta expectación, ni ese interés absurdo de su superior por hacer aquellas reuniones de bienvenida. "Es una gilipollez como una casa", se repetía a sí misma mientras guardaba un malhumorado silencio. "Paso del nuevo y paso de quedarme aquí haciendo el idiota. Quiero irme a cenar, joder". Hubieron unos cuantos aplausos cuando terminó la presentación que hizo Iruna. Pero podía notarse que aquel gesto dirigido hacia el novato no era precisamente de solidaridad y compañerismo, sino más bien burlón. En el Tercer Escuadrón se lo pasaban pipa con la carne fresca.

A regañadentes se puso en pie, aguardando su turno junto a Akio, Goro y Katashi. Mientras los tres conversaban animadamente, Hotaru se cruzó de brazos y aprovechó para estudiar el aspecto del recién llegado. Desde esa distancia destacaba la complexión fibrosa del hombre, que delataba un hábito de vida sano donde abundaban los entrenamientos, además de su admirable estatura. Luego pasó a analizar su rostro, de rasgos demasiado apuestos para una basura como él.

-Es guapo, ¿verdad?- la voz de Akio junto a su oído casi la hizo saltar. Tragó saliva y giró el cuello para mirarle de reojo. El shinigami, en cambio, seguía regalándole toda su atención a ese tal Wonder...algo.- Con ese pelo rubio... Desde aquí no llego a distinguir el color de sus ojos. A ver si podemos acercanos más.

-Bah- fue toda su respuesta, llena de fastidio.

Se había negado en ir a saludarle, pero la arrastraron hasta que quedaron entre los primeros de la cola. Llegado el turno, empujaron a Hotaru hacia delante para que encarase a Lyra, encontrando que podía salir algo muy divertido de ahí. La chica arqueó una ceja y le miró fijamente, frunciendo los labios con desagrado.

-¡Eh, chico!- llamó su atención Katashi- Te llaman "El Tigre", ¿por qué?
-Parece más bien un gatito- señaló Akio, despertando algunas risas entre el público. Siempre que podía, hacía alarde de su humor mezquino.

-¿De veras?- intervino entonces Hotaru- A mí me recuerda más a un perro sarnoso... ¿De dónde coño has sacado a este inútil, Iruna? ¿No había ninguna alma más lamentable que esta en todo el Rukongai?-. Ladeó la cabeza y sonrió de medio lado, para añadir- Seguro que si ve un hollow se mea encima del miedo...

La Capitana se limitó a sonreír mientras había quienes estallaron en carcajadas. Al parecer encontraban bastante entretenido regocijarse en la humillación ajena.

-Te presento a Kawasumi Hotaru, Tigre- dijo relajadamente, sin borrar la mueca divertida de su bronceado rostro-. Estoy segura de que os entenderéis muy bien.

---
[OffRol]: Corto el post ya, que me sale la biblia! xD


avatar
Kawasumi Hotaru
Teniente Rei
Teniente Rei

Post : 1085
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tigre fuera de su habitat [Flashback]

Mensaje por Lyra el Dom Mar 20, 2011 12:46 am

Lyra estaba mas qué harto de tener que saludar y contestar a las tonterías de sus compañeros de escuadrón. A pesar de que en la academia le habían tratado de inculcar los valores del compañerismo y el trabajo en equipo, algo de lo que, supuestamente, podría depender su vida en una misión, el shinigami no se encontraba nada cómodo alrededor de los demás y, mucho menos, siendo el el centro de atención. Al poco tiempo de empezar Lyra ya se movía de forma inquieta y respondía a las preguntas de forma distraída y sistemática.

"¿Cuándo piensan darnos de comer?" Se preguntó Lyra, que se encontraba famélico. Seguro que un buen plato rebosante de comida, un par de vasos de sake y un sueño reparador le ayudaban a olvidarse de aquella tarde tan horrible.

En medio de sus divagaciones sobre la comida que servirían en el escuadrón y sus rugidos de estómago Hotaru se plantó enfrente suya. Lyra le echó un vistazo desinteresado, era una mujer de constitución fina y piel pálida, con una pentrante mirada verde. Al Lyra le pareció la shinigami mas hermosa que había en el escuadrón con diferencia, incluso aún mas que su capitana, el problema es que todavía no sabía lo afilada que tenía la lengua aquella víbora. Las mejillas del teniente se sonrojaron a la vez que le tendía voluntariamente la mano.

En aquel momento todo se torció debido a una serie de comentarios inoportunos. La profunda brecha abierta en su orgullo debido a que lo compararan con un minino se acentuó tras el comentario de Hotaru. Si se había dejado la piel para entrar en la academia de shinigamis era para dejar de lado su pasado. Para no volver a ser la escoria del Rukongai ni una paria social. El color rosado de las mejillas del rubio se convirtió en un rojo intenso que se expandió por todo el rostro de Lyra, a la vez que una vena en su cuello se inchaba de sobremanera y una sonrisa torcida se dibujaba en su rostro.

-¿¡Qué... has... dicho!?.
La voz de Lyra sonaba gutural, impregnada de furia y de odio. En apenas unos segundos Lyra había retrocedido de un salto y llevaba el cojín que había usado para sentarse agarrado en una mano. El rubio inclinó todo su cuerpo hacia atrás y levanto el brazo donde llevaba el cojín. Después, con toda su fuerza, hizo un perfecto lanzamiento de cojín directo al delicado rostro de la albina que se encontraba a apenas un metro.

Sin que esto bastara, Lyra se encontraba tratando de arrancar una de las tablas de madera que había en el suelo con la intención de golpear a Hotaru o a cualquiera que se interpusiera en su camino con ella, cuando sus compañeros de escuadrón le agarraron por los brazos y la cintura con intención de que se detuviera. Iruna contemplaba la escena sentada con una sonrisa burlona en el rostro, disfrutando de las vistas.

-¡Te mataré! ¡Te juro que te arrancaré esa lengua de víbora que tienes!
Gritaba el "tigre" a la vez que forcejeaba con sus compañeros con la intención de que lo dejaran libre. -¡Pienso aplastarte la traquea!
avatar
Lyra
Raso Rei
Raso Rei

Post : 133
Edad : 25

Ver perfil de usuario http://www.indielocus.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tigre fuera de su habitat [Flashback]

Mensaje por Kawasumi Hotaru el Dom Mar 20, 2011 8:21 am

Una sonrisa amplia, triunfal... que le duró muy poco en el rostro.

Percibió con agrado el efecto que sus palabras ejercieron sobre el chico nuevo, deformando su expresión en una mueca rabiosa y apenas contenida. Había esperado que reaccionara con enfado, sí, pero creía que no llegaría a nada más que una mirada cargada de desprecio y un par de palabras teñidas de ofensa. Por eso, cuando lo vió saltar y aferrar fuertemente el cojín, se sintió desconcertada, sin sospechar siquiera lo que vendría después.

-¡Hotaru!

El golpe la dejó atolondrada unos segundos. Parpadeó varias veces, sacudiéndose la confusión de encima, y vió que se encontraba sentada con la espalda apoyada en el pecho de Akio, que había caído junto a ella al suelo cuando trató de frenar su caída. Había un tumulto de voces a su alrededor, de gritos. "¿Qué ha...?"
Unos brazos fuertes tiraron de ella hacia arriba, ayudándola a ponerse en pie. Sintió que algo tibio le resbalaba hasta el labio superior, y al pasar la punta de la lengua por éste probó su propia sangre.

-¡Pero será cabrón!
- se la escuchó bramar cuando hubo reaccionado- ¡Yo te mato, imbécil! ¡TE MATO!

Y ahí estaban los dos, gritándose y lanzando patadas al aire mientras sus compañeros de Escuadrón hacían esfuerzos por inmovilizarlos y que no acabaran destrozándose a golpe limpio y dentelladas.
Hotaru respiraba como un dragón irritado, resollando entre dientes y fulminando al enemigo bajo la cortina de ondas blancas que le caía por el rostro. Se había atrevido a golpearla, ¡un maldito recién llegado! Tenía que hacérselo pagar y demostrarles a todos y cada uno de aquellos shinigamis quién mandaba ahí.

-Lleváosla de aquí
- escuchó que decía Goro, que luego se colocó delante de ella para evitar que mirase directamente a Lyra- Llévatela, Akio, o la cosa se pondrá fea.

Relajó sus músculos, cediendo al suave pero firme tirón de su compañero de habitación, que pretendía sacarla de allí. Al creerla más tranquila, Katashi aflojó su agarre y suspiró con alivio. Pero una vez liberada de sus manos, la shinigami se revolvió como una culebra para soltarse del último par que la retenían, y se arrojó contra el grandullón de Goro, que no pudo sino mirarla con los ojos llenos de perplejidad.
Pensó que iba a atacarle a él, presa de una rabia que la cegaba, pero sus intenciones eran, aun si cabe, más peligrosas.

-¡Cuidado! ¡Lleva mi espada!

Ante la advertencia, los más cercanos a ella retrocedieron. Hotaru, iracunda y temblorosa, sostenía el arma con ambas manos, dispuesta a cometer la peor de las acciones por conservar intacto su orgullo. El afilado acero brilló, reflejando las últimas luces del día. Se hizo el silencio.
Y antes de que nadie lo pudiera evitar, la peliblanca se abalanzó sobre el rubio, con el fuego ardiéndole en el pecho y trepándole por la garganta, hasta que brotó de sus labios en forma de gruñido.

Todo ocurrió muy rápido.
La katana de empuñadura grisácea se mantenía en ángulo obtuso, clavada en el suelo, entre un Lyra intacto y la figura de la Capitana, que había reducido a la atacante sin dificultad alguna. La maniobra pasó inadvertida para ojos de la mayoría, que seguían preguntándose qué había sucedido.

-Ya basta- la voz de Iruna, calmada pero imperativa, se elevó sobre los cuchicheos de la sala-. No estoy dispuesta a tolerar este tipo de comportamiento entre compañeros. Si no eres capaz de comprenderlo ni de medir tu actitud, no te quiero en mi Escuadrón-. Arrodillada en el suelo, Hotaru la atravesaba con la mirada ardiente de desprecio. Se frotaba el brazo que la Capitana le había retorcido, a sabiendas que había medido la fuerza para no rompérselo. Iruna arqueó una ceja, algo indiferente ante el desdén de la otra mujer, y giró sobre sus talones para mirar a Lyra- También va por ti, Tigre.

Entre la frustración, el enfado que se ovillaba en su vientre como un animalillo reprendido y su lastimado orgullo, Hotaru paladeaba el sabor amargo de algo más. Acababa de intentar algo estúpido que, si hubiese llegado a hacer, podría haberle costado muy caro. Sabía que tenía la culpa por haberle provocado, que su reacción había sido desmedida y peligrosa. Aun así, había deseado llegar hasta el final, y de conseguirlo no se habría sentido arrepentida. ¿O tal vez sí?
Aquello la hacía sentirse...

-¡Kawasumi! ¿No me estás escuchando?
- la Capitana se había inclinado hacia ella, mirándola con los ojos entrecerrados y una mueca de ligero fastidio. Llevó una mano hasta su cabellera blanca y se la revolvió, por el puro placer de molestarla- ¿Quieres quitar esa cara agria y prestarle atención a tu Taicho? Vamos a celebrar que tenemos una nueva mascota con una cena por todo lo alto.

Ya se había esfumado cualquier marca de tensión en aquel rostro moreno y joven, que había recobrado su habitual aire burlón.

-¿Y a mí qué?- respondió, arrugando el entrecejo.

-A tí mucho. Vas a preparar la comida para todos
- anunció, sonriente y perversamente divertida. Antes de que pudiera quejarse, añadió-: Y Wonderwall va a ayudarte. Es una orden, así que obedeced.

Se oyeron algunas risas y comentarios aislados, y finalmente, la fila de shinigamis se abrió para dejar paso a su Capitana, que animó el ambiente con un par de palmadas y gritos, mandando a sacar grandes cantidades de sake y que se dispusiera el comedor adecuadamente para esa noche.
Todos la siguieron, salvo Hotaru, que se quedó sola en la habitación, junto a Lyra.

Se apartó el pelo del rostro y contempló el hueco de la puerta, masticando lentamente la orden y tragándosela con desagrado. "Joder". Apretó los puños, miró alrededor, bajó la cabeza y la volvió a levantar, resopló entre dientes y se puso en pie, sacudiéndose el uniforme.

-Vamos. Si no obedecemos...
-la palabra se le atascaba en la garganta- será peor. Como mínimo nos mandará al Cuarto Escuadrón a limpiar vómitos durante un mes.

Y sin mirarle a la cara ni una vez caminó hacia la puerta, esperando que la siguiera hacia las cocinas.


avatar
Kawasumi Hotaru
Teniente Rei
Teniente Rei

Post : 1085
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tigre fuera de su habitat [Flashback]

Mensaje por Lyra el Miér Abr 20, 2011 8:52 am

En cuanto aquella belleza de lengua afilada se lanzó contra Lyra espada en ristre, todos los que antes trataban de agarrarle lo soltaron tan bruscamente que el rubio casi cayó hacia delante. El shinigami siguió rugiendo pero algo mas bajo, retrocediendo suavemente tanto como pudo hasta que chocó contra otro de sus compañeros, que habían formado una especie de pasillo entre Hotaru y Lyra. -¡Estás como una puta cabra! El shinigami cerró los ojos preparándose para un golpe que nunca llegó. Cuando volvió a abrir los párpados tardó en darse cuenta de que su capitana acababa de salvarle.

Lyra mostró una sonrisa de autosuficiencia cuando su superiora reprochó a Hotaru sus acciones aunque esta sonrisa se convirtió en una mueca agria cuando la capitana le incluyó en el sermon. El novato del tercer escuadrón miró a su alrededor buscando algún tipo de apoyo o comprensión en las miradas de sus todavía asustados compañeros... pero no las encontró. "Bah, estoy mejor solo"

Cuando se quedaron solos en la habitación, Lyra incómodo miró a Hotaru y chistó volviendo la mirada. Luego la siguió hasta las cocinas donde los recibió un shinigami fondón, con un delantal sobre el uniforme el cual estaba manchado de salsas de varios colores.

-¡Vaya vaya, si es la pequeña Hotaru! Dijo tratando de revolverle la cabellera blanca con sus manazas. ¡Yo que pensaba que te estabas portando bien! ¡Hacía tiempo que no te veía por aquí, ¿has vuelto a robar a compañeros ebrios?! Dijo entre risas, como si no se hubiera enterado de lo que había pasado hace escaso cuarto de hora en la presentación de Lyra. Tras la charla, les colocó un cuchillo en la mano a cada uno y los sentó en dos taburetes cercanos con un cubo y una centena de patatas.

Lo primero que hizo Lyra al sentarse fue apartar el taburete lo suficiente como para que Hotaru no le alcanzara con una puñalada de aquel cuchillo de cocina. Después se centró en uno de los tubérculos y comenzó a pelarlo de forma algo torpe, tratando de olvidarse de todo lo demás. -Chst, vamos mejorando, he pasado de ser un perro mascota a una sirvienta. Pensó en voz alta.
avatar
Lyra
Raso Rei
Raso Rei

Post : 133
Edad : 25

Ver perfil de usuario http://www.indielocus.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tigre fuera de su habitat [Flashback]

Mensaje por Kawasumi Hotaru el Jue Abr 21, 2011 5:51 am

Como gran parte de las instalaciones del Escuadrón, el interior de la cocina también pedía a gritos una reforma capital, aunque mantenía cierto orden y estaba limpia. Los pocos muebles que habían estaban hechos de madera maciza, surcados en los tableros por los cortes de diferentes cuchillas, algunos agujereados por la carcoma. En el ambiente se percibía el aroma intenso de las especias que daban sabor a las comidas, y el de la leña recién traída para alimentar el fuego. Hacía un calor del demonio allí dentro.

Ante el recibimiento del cocinero, Hotaru se dejó despeinar la mata de cabello blanco y guardó silencio, exhibiendo una siniestra sonrisa al recordar el motivo que les había
llevado hasta allí. Sin todavía decir nada, agarró el cuchillo que le tendían y tomó asiento en uno de los taburetes, asintiendo obedientemente a las indicaciones del hombre que no tardó en ir a ocuparse de otras labores. Sin reaccionar al gesto de Lyra, que había puesto distancia entre ellos, cogió una patata del cubo y comenzó a despojarla de la piel con la práctica de quien ha recibido muchos castigos. No fue hasta que escuchó el comentario del joven que se decidió a hablar.

-No sé de qué te quejas- comenzó a decir, apenas moviendo los labios y hablando muy bajito. Sabía que el cocinero tenía un oído demasiado fino, y no quería ser sorprendida con un golpe de cucharón.- Seguro que Iruna te sacó de una ciénaga, medio muerto.

Reprimió una sonrisa y fingió seguir distraída en su quehacer cuando el cocinero pasó cerca, silbando una cancioncilla pegadiza. Transcurrieron unos minutos en los que el hombretón permaneció por la zona, paseando su manchado delantal mientras iba poniendo a hervir ollas con agua y revisaba los ingredientes que iba a emplear en la elaboración de la cena. La shinigami no tardó en encontrar inconvenientes a su larga cabellera, que le caía por encima de los enormes ojos de un verde ponzoñoso. Dejó el cuchillo sobre su regazo y sacó de entre sus ropas una cinta de tela negra, con la que procedió a atarse las rebeldes ondas y rizos. Con la espalda erguida y las manos entretenidas a la altura de la nuca, contempló con aparente indiferencia el aspecto del Tigre. Sus ojos, orlados por unas rubias pestañas, eran terriblemente fríos y del color del acero. El tono de su piel era de un rosado claro, un poco encendido en las mejillas por el calor que hacía en la estancia, y perlado en la frente de una ligera capa de sudor. Inclinado como estaba por exigencias del trabajo que tenía entre manos, el diseño del keikogi enseñaba disimuladamente el cuello y el comienzo de los hombros, zona que parecía tentar a que se le diera un mord... "¡Joder! ¿¡Pero qué diablos estás mirando, Hotaru!?". Alterada, apartó la vista de inmediato y volvió la cabeza en dirección a la ventana, a través de la cual, si no hubiera sido por la montaña de cacharros que tenía enfrente, se habrían podido apreciar los últimos colores del atardecer.
Cuando retomó la faena no pudo evitar llevarse en los primeros cortes parte de la carne del tubérculo junto a la cáscara, hasta que logró sobreponerse a su turbación.

-Apuesto a que...- aguardó a que el cocinero estuviera un poco más lejos de su posición para poder continuar.- Apuesto a que te pensabas que ibas a ser el favorito de la Capitana o algo, ¿verdad?- observó a Lyra con una equívoca expresión, y de un soplo se apartó un rizo de encima del ojo.- Pues que sepas que no va a estar siempre para salvarte el culo... La próxima vez que te pases de listo, minino, no habrá nadie que me impida rajarte como a un cerdo.




avatar
Kawasumi Hotaru
Teniente Rei
Teniente Rei

Post : 1085
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tigre fuera de su habitat [Flashback]

Mensaje por Lyra el Sáb Abr 23, 2011 9:17 am

Aquella mujer tenía una cualidad especial para sacarlo de sus casillas, eso era algo que Lyra no ponía en duda. Ante su último comentario, el shinigami apretó la mandíbula y se concentró en mirar su patata atentamente, tratando de controlar su ira para no ser el quien apuñalara a Hotaru. Cuando calmó un poco sus nervios se dió cuenta que había estado pelandola tan fuerte que había cortado gran parte de la carne del tuberculo, que todavía seguía pegada a la rugosa piel marrón, por lo cual lo que tenía ahora en la mano era una pequeña porción de forma irregular de lo que antes era una patata.

-Tsk...
Quizás lo que le molestaba en realidad del comentario de Hotaru era que en cierto sentido tenía razón. Muchos hubieran comparado esa zona del Rukongai con una ciénaga. No obstante, su orgullo estaba en juego y no podía darle la razón aquella maldita mujer que, si no fuera por la intervención de su capitana, lo habría atravesado con una katana momentos antes.

Lyra la miró fulminantemente en un momento de distracción del cocinero jefe, mirada que aprovechó para fijarse bien en ella. Sus rostros eran extrañamente suaves, contrastando totalmente con su carácter y aquella melena de color niveo le daba cierto toque místico. ¿Cómo podía una chica tan bella tener una lengua tan afilada y un carácter tan árido? Seguro que uno de sus pasatiempos favoritos era destrozar el ego de la multitud de enamorados que trataban de conquistarla. Cuando el rubio atisbó por el rabillo del ojo un movimiento del rechoncho shinigami que se encargaba de las cocinas, volvió la cabeza rápidamente a su tarea de pelar patatas y dejó la mente en blanco un rato.

Entonces, el comentario de Hotaru lo sacó de su ensimismamiento. La primera reacción de Lyra fue sonrojarse, la verdad es que la shinigami había dado en el clavo. Cuando conoció a Iruna, pensó que lo quería dentro de su escuadrón por que era alguien especial por algún motivo. Mas tarde comprendió que la capitana era solo lo que parecía, una mujer excéntrica que lo quería en su escuadrón por simple capricho. Había descubierto que no era mas que ningún otro shinigami y, después del comportamiento de sus compañeros aquella tarde, podría llegar a pensar que era menos que los demás ya que se encontraba solo en aquel escuadrón.

La segunda reacción fue una mueca llena de ironía, sarcasmo y escepticismo. Quizás en la sala de reuniones Hotaru hubiera tenido la oportunidad de herirle, principalmente por el barullo y la sorpresa de ser atacado por uno de sus compañeros pero... ¿de verdad pensaba esa fragil criatura que podía siquiera arañar a un Lyra totalmente alerta?

-No necesito a nadie que cuide mis espaldas y menos si de quien tengo que tener cuidado es una zorra debilucha como tu.
Le respondió dejando el cuchillo y la patata a medio pelar sobre la mesa de madera.
avatar
Lyra
Raso Rei
Raso Rei

Post : 133
Edad : 25

Ver perfil de usuario http://www.indielocus.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tigre fuera de su habitat [Flashback]

Mensaje por Kawasumi Hotaru el Mar Abr 26, 2011 9:04 am

El filo rebanó la patata mientras ella imaginaba que era la garganta del atrevido rubiales que tenía delante. Suspiró, echó la cabeza hacia atrás y le observó por debajo del cabello que se colaba con insistencia entre sus ojos. Aquel tipo se estaba pasando de listo, y Hotaru no iba a permitir que aquellos aires de prepotencia le durasen mucho.

-¿Sabes? Cuando te vi, pensé que eras un idiota- dijo, y su voz era en esos momentos tan fría como el acero de un arma bien afilada. Ladeó la cabeza y los rizos siguieron el movimiento, derramándose por sus hombros hasta caerle en el pecho.- Ahora estoy convencida de ello. Y si bien puedo tolerar la estupidez ajena, no ocurre lo mismo con los insolentes que no saben cuál es su sitio; y tu sitio, Lyra, está en el lodo, con la cabeza debajo de mi sandalia... ¿Entiendes lo que te digo?- sus ojos se agrandaron cuando abrió más los párpados, enfatizando sus palabras- Pues si no lo entiendes, ya te lo aclaro: no te pases de listo conmigo ni intentes jugar con unas reglas que no conoces, porque entonces agarraré esa bonita cara tuya y...

El shinigami no llegó a enterarse qué haría con su cara, pues justo en ese momento entraron otros compañeros de Escuadrón, armando gran alboroto. Se protegieron los uniformes con delantales blancos y los que tenían el cabello largo se lo recogieron detrás de la nuca. Por la seguridad con la que se movían allí dentro no cabía duda de que solían encargarse de las tareas de la cocina.
Hasta a ellos se acercó entonces una persona menuda y delgada, con los cabellos del color del café bien cortitos. Ni por su carita de rasgos dulces ni la voz aguda quedaba demasiado claro si era un chico o una chica.

-¡Ah! ¿Pero qué estáis haciendo? ¡Menudo desastre!- exclamó, señalando las patatas que habían sido castigadas por la frustración de ambos shinigamis- Las habéis pelado mal, así no se hace. ¡Aihara-san, mira lo que están haciendo! Jo, yo no pienso servir algo así en la cena, qué corte.

Apareció a los pocos segundos un hombre de aspecto adormilado, que posó sus manazas sobre los menudos hombros del shinigami de sexo indefinido y miró hacia el cubo. Le restó importancia al asunto pero acabó ofreciéndose a pelar él los tubérculos visto que el otro continuaba quejándose. Hotaru dejó el cuchillo y se fue a limpiar el pescado fresco que habían traído, comprobando con fastidio que también le habían encomendado a Lyra la misma faena.

-Ten cuidado y no te atragantes con ninguna espina... sería una desgracia que tuvieras un accidente nada más llegar al Escuadrón- le advirtió en un susurro, cerca de él, mirándole como si ella esperase ser dicho accidente que lo sacara de en medio.- No sabríamos qué hacer con tu cadáver; seguro que ni para comida de perros sirve...


avatar
Kawasumi Hotaru
Teniente Rei
Teniente Rei

Post : 1085
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tigre fuera de su habitat [Flashback]

Mensaje por Lyra el Lun Mayo 28, 2012 9:11 am

El joven rubio se encontraba allí sentado en aquel taburete con un tubérculo en una mano y un cuchillo en la otra. La herramienta metálica se deslizaba de forma algo grotesca alrededor de aquel vegetal, cuya piel caía en forma de trozos irregulares al cubo metálico que se encontraba a los piés del nuevo recluta del tercer escuadrón. Era increible, el rubio se había convencido a si mismo horas antes de que ahora que llevaba un uniforme, mejor dicho, un uniforme que representaba ideales que merecían ser respetados, debía dejar de comportarse como cualquier chusma callejera con ganas de camorra. Mala suerte era que en su fiesta de despedida hubiera conocido alguien que se comportaba precisamente como el se había propuesto no hacerlo y... aquella aparente falta de respeto por los ideales de justicia de un guerrero shinigami realmente ponían al tigre del Rukongai bastante furioso. A pesar de tratar de ignorarla, conforme el discurso de aquella mujer tan irritante avanzaba su vista comenzaba a volverse borrosa y su sentido del oido comenzaba a distorsionarse, de tal manera que a penas podía oir los ruidos ambientales, solo aquella voz femenina tan agresiva soltando improperios, poniendo en peligro su bienestar físico con cada palabra que se escapaba de sus labios.

La mano que sujetaba el cuchillo temblaba con furia lo que provocaba que cada vez que Lyra trataba de separar la piel de la carne de la patata se llevaba un buen trozo del tubérculo con el corte. Cuando, ya al borde de explotar, se levantó del asiento para atacar una vez mas a su compañera su trance violento y sanguinario se vio interrumpido por la entrada de los cocineros del escuadrón. Uno de sus compañeros, un hombre de rasgos muy femeninos o una mujer de curvas poco provocativas, se acercó hacia ellos y se quejó de la poca maña que se daban para cortar patatas. Otro shinigami, esta vez un hombre de aspecto perezoso y algo fondón se ofreció a llevar a cabo la tarea por lo que Hotaru y Lyra fueron resignados a limpiar pescado.

Aquella interrupción había servido para calmar los ánimos del "tigre" aunque para su desgracia el principal motivo por el que estos estaban alterados seguía trabajando a su lado. "No podré aguantar mucho tiempo por aquí... no si sigo en guerra con esta zorra durante mucho tiempo" Lyra la mataría o ella lo mataría antes a el, no había diferencia, aquello era una historia de amor destinada a la tragedia desde el comienzo. Lanzó una mirada de reojo a Hotaru, quien destripaba pescados con mas elegancia y gracia que cualquier otro shinigami en la sala, bueno, con toda la elegancia y gracia que se puede poseer cuando se está destripando un pescado. Su cuchillo se deslizó por el vientre de una pescadilla, despues, utilizandolo como si fuera una espátula extrajo los órganos y espina del pescado y dejó el cadaver abierto en el plato junto con sus congéneres, cuando Hotaru volvió a hablar sobre una de sus complacientes teorias sobre como deberia morir Lyra, lo dejó por un momento encima de la mesa y volvió a mirar a aquella bruja.

-Espero que si muero sin haber completado mi tarea mi cadaver sirva para algo mas que para alimentar chuchos. Comentó Lyra ignorando lo ofensivo del comentario por una vez y volviendo a la tarea impuesta por aquel hombre fondón. -¿Sabes? Me ha dado tiempo a crear una larga lista mental con tus defectos y virtudes y creo que aunque estemos cocinando el banquete mas cuantioso de la historia no terminaria con los defectos antes de irme a dormir... no obstante he sacado una virtud, lealtad. Le dirigió a Hotaru una mirada seria, carente de violencia alguna. -Se que tienes fe en Iruna de alguna forma, yo también, y se que igual que me trajo por que vio algo de provecho en mi estoy seguro de que lo mismo hizo contigo, por lo que te pido que no me consideres un inútil al igual que yo no te considero una, eso es poner en duda el criterio de nuestra capitana. Concluyó. -Te propongo una tregua, aunque ya se que estás deseando que rompa alguna regla para asi tener una excusa para agarrar mi atractivo rostro. Añadió con una sonrisa socarrona.
avatar
Lyra
Raso Rei
Raso Rei

Post : 133
Edad : 25

Ver perfil de usuario http://www.indielocus.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tigre fuera de su habitat [Flashback]

Mensaje por Kawasumi Hotaru el Sáb Jun 02, 2012 2:01 am


Las entrañas golpearon el pequeño montón de tripas con un sonido viscoso, deslizándose hasta acabar en el fondo del recipiente, donde el agua había adquirido un color sucio a causa de la sangre que se iba diluyendo. Hotaru se rió por lo bajo, lanzándole una mirada fugaz y burlona a Lyra. Ahora el gatito le proponía una tregua.

- Te deben haber contado muchas tonterías en la Academia sobre lealtad y compañerismo para que me salgas con esas, ¿eh? ¿Sí? Seguro que lo han hecho. Te equivocas de medio a medio, guapo, Iruna no tiene criterio. Hace las cosas según le viene en gana.

Vació el último pescado de su zona y lo colocó junto al resto, dejando el cuchillo sucio sobre la encimera. Gente como Lyra, que se creía especial por haber despertado el interés de su caprichosa Capitana, originaba en ella una mezcla de risa, lástima y fastidio que, especialmente en ese joven, le parecía muy molesta. Si el chico se hubiese limitado a agachar la cabeza o mandarla a la mierda no habrían acabado de ese modo, pero el estúpido había tenido que hacerle frente y destacar. En fin, él lo había convertido en algo personal. Mala suerte para el Tigre.

-Lo siento por ti, Lyra, pero no tengo el más mínimo interés en dejarte en paz- dijo, encogiéndose despreocupadamente de hombros tras abrir el grifo y meter la manos debajo. Las gotas de color escarlata fueron borradas rápidamente de su piel por el agua, que las arrastró hacia el sumidero.- Pienso hacerte la vida imposible hasta que la palabra "infeliz" te quede grande. Cuando acabe contigo no habrá mucha diferencia entre el barro del camino y tú.

Cerró la manija y sacudió las manos, salpicando de paso al shinigami. Le centellearon los ojos verdes, con malicia.

-Te convendría más cambiarte de Escuadrón- sugirió, esbozando una sonrisa lobuna.- ¿No crees?

Aún rió una última vez, antes de darse la vuelta para ir a avisar a algún encargado de cocina de que ya había terminado con su parte del pescado y podía encargarse de alguna otra tarea. La mandaron a preparar los platos que se servirían fríos, y después de que terminara con eso, le dieron permiso para ir a asearse un poco antes de la cena.
La joven se despidió distraídamente antes de marcharse. Había mantenido la mirada y la atención demasiado puestas en Wonderwall, atenta a sus movimientos y a las tareas que le habían asignado, esta vez diferentes a las suyas. Él todavía seguía trabajando, y por un momento pensó en esperar en el pasillo para sorprenderle, pero el hambre y la urgencia de cambiar su uniforme por otro que no apestara a condimentos la hizo abandonar la idea.

"Bueno, me queda toda la noche para molestarle. Con suerte abandona el Escuadrón antes de que llegue el alba..."


Hotaru sonrió, animando el paso. Pensar en las maldades que podría hacerle a Lyra le ponía de un extraño buen humor.


avatar
Kawasumi Hotaru
Teniente Rei
Teniente Rei

Post : 1085
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tigre fuera de su habitat [Flashback]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.